EMI­LIA DÍAZ VE­GA

“LO QUE SOY SE LO DE­BO A MIS PA­CIEN­TES; SI NO FUE­RA POR ELLOS, EDV NO EXISTIERA”

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - entrevista Nat­ha­lie Her­nán­dez foto Sil­ve­rio Vidal

LA EQUINOTERAPIA MÁS QUE SU PRO­FE­SIÓN, ES SU MI­SIÓN DE VI­DA, ASÍ NOS LO HI­ZO SA­BER EN UNA IN­TERE­SAN­TE ENTREVISTA.

Su ofi­ci­na no es na­da con­ven­cio­nal. Le­jos de ser un es­pa­cio con fi­nos mue­bles y cli­ma­ti­za­do, son las ins­ta­la­cio­nes de un es­ta­blo, su lu­gar de la­bo­res: las del Cen­tro Ecues­tre Pal­ma­re­jo. Es allí don­de la jo­ven si­có­lo­ga y equi­no­te­ra­peu­ta, Emi­lia Díaz Ve­ga, jun­to con sus co­la­bo­ra­do­res (se­res im­pen­sa­bles, pe­ro in­creí­bles, los ca­ba­llos), re­ci­be a sus pa­cien­tes, pa­ra a rit­mo de ca­bal­ga­tas, con la equi­ta­ción te­ra­péu­ti­ca: tra­ba­jar di­ver­sos as­pec­tos emo­cio­na­les, fí­si­cos, cog­ni­ti­vos y si­co­ló­gi­cos.

An­tes de em­bar­ca­se en el uni­ver­so de la si­co­lo­gía clí­ni­ca, al fi­na­li­zar el ba­chi­lle­ra­to, Emi­lia em­pren­dió un via­je por Asia, pa­ra en­con­trar­se con­si­go mis­ma, re­co­rrien­do Cam­bo­ya, Tai­lan­dia y Viet­nam. En es­te úl­ti­mo lu­gar des­cu­brió su pro­pó­si­to de vi­da. Pe­se a no te­ner nin­gu­na conexión con Viet­nam, fue allí don­de se per­ca­tó de que su mi­sión en la vi­da es ser­vir, al ser to­ca­da por las di­fi­cul­ta­des so­cia­les, fí­si­cas y más que na­da emo­cio­na­les, se­cue­las de la gue­rra. Así na­ció su in­te­rés por el vo­lun­ta­ria­do, por el que­rer y re­ga­lar­se a los de­más, a raíz de lo cual, de­ci­de cur­sar la que se­ría la ca­rre­ra de su vi­da.

Cur­sa­ba su se­gun­do año de li­cen­cia­tu­ra, cuan­do des­cu­brió la equinoterapia gra­cias a una ex­pe­rien­cia per­so­nal. “En un mo­men­to de mi vi­da atra­ve­sé di­fi­cul­ta­des, las que tra­ba­jé con equi­ta­ción te­ra­péu­ti­ca y de ahí ini­cié a in­ves­ti­gar por­que tu­ve una conexión con es­te mé­to­do; sen­tía que ha­bía al­go su­pe­rior, inex­pli­ca­ble y mi­la­gro­so. Fue ahí cuan­do de­ci­dí na­ve­gar en es­tas aguas e in­gre­sé a la Pro­fes­sio­nal As­so­cia­tion of The­ra­peu­tic Hor­se­mans­hip In­ter­na­tio­nal (PATH Intl.), e igual­men­te par­te de mi for­ma­ción la re­ci­bí en el VICTORY The­rapy Cen­ter en Da­llas, Te­xas y Hearts The­ra­peu­tic Eques­trian Cen­ter, en Ca­li­for­nia, durante dos años”, nos cuen­ta.

Lue­go de al­can­zar la cer­ti­fi­ca­ción co­mo equi­no­te­ra­peu­ta, las ex­pe­rien­cias de Díaz han si­do mu­chas. Al ha­blar de su pri­me­ra te­ra­pia, ex­pli­ca evi­den­te­men­te emo­cio­na­da de los di­ver­sos sen­ti­mien­tos que ex­pe­ri­men­tó en el mo­men­to, una mez­cla de emo­cio­nes jun­tas. “Al te­ner fren­te a mí a un ni­ño de seis años que es­ta­ba den­tro del es­pec­tro del au­tis­mo, y a una ma­má con mu­cha fe”, re­cuer­da.

A pe­sar de ha­ber lo­gra­do re­sul­ta­dos im­pre­sio­nan­tes en el cam­po de la equi­ta­ción de te­ra­pia, Emi­lia

Díaz Ve­ga as­pi­ra a se­guir ofre­cien­do la te­ra­pia con fi­nes reha­bi­li­ta­do­res e in­di­ca­da pa­ra per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con pa­rá­li­sis ce­re­bral, sín­dro­me de down, dé­fi­cit de aten­ción, an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, víc­ti­mas de abu­so de cual­quier ín­do­le o pa­ra aque­llos que bus­can co­nec­tar­se con­si­go. En ese sen­ti­do, la jo­ven con­clu­ye: “Equinoterapia EDV (Emi­lia Díaz Ve­ga), es al­go que va a cre­cer, a lle­gar le­jos, pues creo mu­cho en es­to, el que con­si­de­ro no es un ne­go­cio, es mi pro­yec­to de vi­da, es pa­ra siem­pre y la in­ten­ción es ayu­dar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.