DIA­NE VON FURS­TEN­BERG

Ritmo Social - - P.s.it’sfancy. -

Tan ex­plo­si­va co­mo las do­ce cam­pa­na­das del día de su na­ci­mien­to, aque­lla no­che del 1946, Dia­ne es una mu­jer de­ter­mi­na­da, de ca­rác­ter fuer­te, re­vo­lu­cio­na­ria co­mo su épo­ca, ge­nui­na, sa­bia y un tan­to arries­ga­da. De ni­ña no sa­bía exac­ta­men­te a qué de­di­car­se, pe­ro sí el ti­po de mu­jer en el que que­ría con­ver­tir­se, una in­de­pen­dien­te y va­ya que lo lo­gró. No tar­dó de­ma­sia­do, an­tes de de­jar­se se­du­cir por el di­se­ño, con­vir­tién­do­se la mo­da, en su com­ple­ta área de in­te­rés. A pe­sar de ha­ber ini­cia­do es­tu­dios en Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra, acep­tó pa­san­tía en el ta­ller de un ami­go di­se­ña­dor en Ita­lia don­de apren­dió el ar­te de los es­tam­pa­dos, los jer­seys y la ro­pa ín­ti­ma. Pau­só pa­ra vi­vir un mes en New York City, jun­to a su no­vio de aquel en­ton­ces, Egon von Fürs­ten­berg, hi­jo ma­yor del prín­ci­pe Tas­si­lo zu Fürs­ten­berg. Allí se enamo­ró… de las vi­bras y pro­pues­ta de los di­se­ña­do­res "ame­ri­ca­nos" y pu­so sus sue­ños en sin­to­nía. Co­no­ció la ma­gia de ese mun­do, hi­zo im­por­tan­tes con­tac­tos y re­gre­só a ca­sa. Al po­co tiem­po, con 22 años, es­pe­ra­ba su pri­mer hi­jo (la pa­re­ja tu­vo dos) y re­cién se ca­sa­ba con Egon. Es­to úl­ti­mo la con­vir­tió prin­ce­sa de Fürs­ten­berg, pe­ro esos son frag­men­tos de la his­to­ria que ella muy ra­ra vez to­ca, al igual que las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les que le si­guie­ron al divorcio; des­pués de to­do, es­to no la lo­gró de­fi­nir nunca, tam­po­co de­tu­vo ni trans­for­mó sus sue­ños. Re­gre­só a aquel ta­ller en Flo­ren­cia, hi­zo sus pri­me­ros di­se­ños y vo­ló a Es­ta­dos Uni­dos. To­có puer­tas, va­rias, has­ta que lle­gó al des­pa­cho de Dia­na Vree­land, edi­to­ra de Vo­gue en aque­lla épo­ca; y fue cuan­do su nombre se hi­zo pú­bli­co. No fue­ron pre­ci­sa­men­te las mues­tras que lle­vó

des­de Ita­lia, las que cam­bia­ron su des­tino, sino la que creó es­tan­do en la Gran Man­za­na, el icó­ni­co

Wrap Dress (1974); o más bien una re­in­ter­pre­ta­ción de él, ins­pi­ra­do en el abri­go de las bai­la­ri­nas de ballet, en jer­sey y con es­tam­pa­dos. Eran los años 70, y las mu­je­res ca­da vez ga­na­ban más "te­rreno", es­te ves­ti­do les per­mi­tió sen­tir­se se­gu­ras, pro­pias, sin de­jar de ser sen­sua­les, has­ta el pun­to don­de en re­tros­pec­ti­va se po­dría con­si­de­rar uno de los “uni­for­mes” y sím­bo­los de las fé­mi­nas de la dé­ca­da. “Se lo de­bo to­do a es­te ves­ti­do, me per­mi­tió vi­vir el sue­ño ame­ri­cano, pa­gar mis cuen­tas, la edu­ca­ción de mis hi­jos, me hi­zo fa­mo­sa e in­de­pen­dien­te, pe­ro so­bre to­do, me per­mi­tió em­po­de­rar a las mu­je­res al­re­de­dor del mun­do”, di­jo Dia­ne pa­ra los 40 años del ves­ti­do. Y es que to­da­vía hoy, 43 años des­pués del “lan­za­mien­to”, el Wrap Dress de

DVF si­gue vi­vien­do, lu­cién­do­se en per­so­na­li­da­des co­mo Ma­don­na, Ka­te Mid­del­ton y Mi­che­lle Oba­ma, quien lo lle­vó en la pri­me­ra tar­je­ta de Na­vi­dad de la fa­mi­lia pre­si­den­cial co­mo pri­me­ra da­ma. Es­to sin men­cio­nar su par­ti­ci­pa­ción en el ci­ne, don­de ha si­do per­so­na­je en pe­lí­cu­las de Al­mo­dó­var. Lo cier­to es que es­te fue so­lo el prin­ci­pio de su fir­ma, que no se de­di­có ex­clu­si­va­men­te a los ves­ti­dos, tam­bién ha di­se­ña­do otras pie­zas, fra­gan­cias, to­dos los es­tam­pa­dos de sus te­las y has­ta equi­pa­je. Fue la pri­me­ra di­se­ña­do­ra en com­bi­nar la mo­da con la tec­no­lo­gía, in­clu­yen­do los len­tes de Goo­gle en su des­fi­le de pri­ma­ve­ra-ve­rano de 2013. Su ca­rre­ra en la in­dus­tria tie­ne mu­chas ca­pas, pe­ro so­lo tres eta­pas que ella ca­te­go­ri­za co­mo: 1. Cum­plir el sue­ño ame­ri­cano, 2. Re­gre­sar a la in­dus­tria, ca­si 15 años des­pués de ha­ber ven­di­do su em­pre­sa y 3. Tra­ba­jar el le­ga­do; y en es­ta úl­ti­ma, es don­de se en­cuen­tra jus­to aho­ra.

"De ni­ña nunca su­pe a lo que que­ría de­di­car­me, pe­ro sí en el ti­po de mu­jer en la que que­ría con­ver­tir­me".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.