¿QUÉ TAN LI­BRE ERES?

Ritmo Social - - Bodyandsoul.ritmo Personal -

¿Qué tan li­bre eres con res­pec­to a tus bie­nes? cues­tio­na­ba una her­mo­sa re­fle­xión que me lle­gó a tra­vés de mi ami­go Paúl Ro­drí­guez, co­mo ca­da ma­ña­na a la luz del evan­ge­lio del día. Re­pa­ré en ella du­ran­te lar­go ra­to. Fue co­mo si mar­ti­lla­ra mi co­ra­zón. De to­do el tex­to, ex­qui­si­to por de­más, es­ta pre­gun­ta era la más con­tun­den­te. Nos ufa­na­mos de te­ner el con­trol, de que to­do es­tá so­me­ti­do a nues­tra vo­lun­tad, que so­mos due­ños y se­ño­res de lo que po­see­mos, sin em­bar­go, sin dar­nos cuen­ta, mu­chas ve­ces, es to­do lo con­tra­rio: las co­sas nos tie­nen a no­so­tros… Un ejem­plo sen­ci­llo, pe­ro tan real y po­pu­lar es­tos días, es el ce­lu­lar. Real­men­te ¿te­ne­mos el mó­vil o él nos tie­ne a no­so­tros? Si ha­ce­mos un aná­li­sis pro­fun­do, ¿pue­do pres­cin­dir de mis redes so­cia­les, cohi­bir­me de gri­tar al mun­do en qué país me en­cuen­tro de va­ca­cio­nes, pue­do dor­mir sin que na­die se en­te­re que fui al res­tau­ran­te de mo­da de la ciu­dad?... Hay otras per­so­nas que su vi­da es su vehícu­lo. No mon­tan más de una x can­ti­dad de per­so­nas, pues­to que es­to lo pue­de “da­ñar”, amén del pe­so que pue­dan te­ner di­chos in­di­vi­duos, na­die pue­de co­mer den­tro de él y tal pa­re­ce que pue­den es­tar al bor­de de un in­far­to, si por al­gu­na ca­sua­li­dad, apa­re­ce un ra­yón en la ca­rro­ce­ría. Hay otros que su cuen­ta ban­ca­ria es su equi­li­brio y sos­tén. Los nu­me­ri­tos dic­tan su es­ta­do de áni­mo, por es­to, de­pen­den de es­te su­be y ba­ja tan na­tu­ral co­mo la vi­da mis­ma. To­dos es­tos ejem­plos, (hay mu­chos más), nos per­mi­ten res­pon­der a la pre­gun­ta ini­cial. Oja­lá que na­da ni na­die nos ro­be la li­ber­tad que nos ha­ce fe­li­ces, es­tar li­bres de cual­quier ape­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.