Mues­tra de la Chi­na más abier­ta

Ritmo Social - - Bitácora.ritmo Personal -

A tan so­lo 70 ki­ló­me­tros al su­r­es­te de Hong-kong, se en­cuen­tra

Ma­cao, en el sur de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, y que cuen­ta con la consideración de Re­gión Ad­mi­nis­tra­ti­va Especial. Ac­tual­men­te en po­se­sión del "tí­tu­lo" de re­gión más den­sa­men­te po­bla­da del mun­do, su más de me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes se con­cen­tra en los apro­xi­ma­da­men­te 30 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que tie­ne de ex­ten­sión.

Su te­rri­to­rio com­pren­de tres par­tes: la pe­nín­su­la de Ma­cao, que es­tá uni­da a Asia, y dos is­las: Co­loa­ne y Tai­pa. Su nombre sig­ni­fi­ca en chino "La puer­ta de la bahía", da­do que se ubi­ca en la desem­bo­ca­du­ra del río de las Per­las. Has­ta aquí lle­ga­ron los por­tu­gue­ses en el si­glo XVI y se res­pi­ra por to­do el te­rri­to­rio una at­mós­fe­ra mul­ti­cul­tu­ral que ha con­ver­ti­do a es­ta re­gión, con­for­ma­da por Ma­cao, Hong Kong y Can­tón con las ciu­da­des de Zhuhai y Shenz­hen, en la más ri­ca y prós­pe­ra de Chi­na. La pe­nín­su­la la ha­bi­ta­ban pes­ca­do­res lle­ga­dos de las pro­vin­cias de Fu­kien y Can­tón cuan­do lle­ga­ron los por­tu­gue­ses, allá por el año

1513 cuan­do arri­bó a sus cos­tas el ex­plo­ra­dor Jor­ge Ál­va­res, y se es­ta­ble­cie­ron en la re­gión, don­de crea­ron va­rios pun­tos de in­ter­cam­bio. Ma­cao se con­vir­tió, des­de en­ton­ces, en un ri­co en­cla­ve de co­mer­cio en­tre Chi­na, Ja­pón, In­dia y Eu­ro­pa.

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de lu­gar de con­tac­to en­tre orien­te y oc­ci­den­te, se ha man­te­ni­do con el pa­so de los si­glos e hi­zo de Ma­cao una puer­ta abier­ta de Chi­na al ex­te­rior. Y es­ta mis­ma par­ti­cu­la­ri­dad per­mi­tió que los mi­sio­ne­ros se es­ta­ble­cie­ran allí y, de su pa­so, que­dan im­por­tan­tes mues­tras, co­mo el Co­le­gio de San Pau­lo, del si­glo XVI, que se con­si­de­ra ac­tual­men­te co­mo la pri­me­ra "uni­ver­si­dad" crea­da en Asia Orien­tal, se­gún los cá­no­nes oc­ci­den­ta­les.

Con las ca­rac­te­rís­ti­cas co­mer­cia­les de Ma­cao, re­sul­ta ló­gi­ca la lle­ga­da de la británica Com­pa­ñía de las In­dias Orien­ta­les y otros or­ga­nis­mos si­mi­la­res que es­ta­ble­cie­ron sus tien­das en lu­ga­res, co­mo la Ca­sa Gar­den, una de las vi­si­tas im­pres­cin­di­bles hoy en día pa­ra el via­je­ro que vi­si­ta es­te en­cla­ve. Y fue es­te com­po­nen­te de pun­to de re­fe­ren­cia mer­can­til mun­dial, el que hi­zo de Ma­cao un lu­gar de re­po­so y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra los co­mer­cian­tes eu­ro­peos en lo que fue­ron los orí­ge­nes del des­tino tu­rís­ti­co que es hoy. Por­que, a pe­sar de que tras la crea­ción de Hong Kong (en 1839) per­dió mu­cha im­por­tan­cia co­mer­cial, con­ti­nuó go­zan­do de esa at­mós­fe­ra ro­mán­ti­ca, ese am­bien­te mul­ti­cul­tu­ral que le pro­por­cio­na la ar­mo­nio­sa mez­cla de la cul­tu­ra chi­na y la por­tu­gue­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.