CREER O NO CREER, HE AHÍ EL DI­LE­MA

Ritmo Social - - Avataresylunas. - Ma­ri­na Os­bor­ne

La no­ve­la em­pie­za con un gua­po y jo­ven Ro­mán Sa­ba­té, lleno de du­das, per­di­do en la vi­da, flu­yen­do sin rum­bo de­fi­ni­do. Un en­cuen­tro for­tui­to con Se­bas­tián Petit, tal vez más per­di­do que él, pe­ro con más ce­re­bro, lo lle­va a Bue­nos Ai­res y a en­trar en el círcu­lo, el ani­llo, el cir­cui­to ex­clu­si­vo, de uno de los po­lí­ti­cos de más arrai­gue en el mo­men­to, Fer­nan­do Ro­vi­ra, ex­po­nen­te de la “nue­va po­lí­ti­ca", há­bil y ma­ni­pu­la­dor.

Clau­dia Pi­ñei­ro, nues­tra au­to­ra de hoy y una de las más leí­das en la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na, es economista y con­ta­do­ra. La es­cri­tu­ra la vi­vía en pa­ra­le­lo, has­ta que sa­lió a la luz pú­bli­ca en el 1992. De ella co­no­cía Tu­ya y Las viu­das de los jue­ves, am­bas lle­va­das a la pan­ta­lla. De Las

mal­di­cio­nes, di­ce: que “La po­lí­ti­ca siem­pre me in­tere­só... ” y cri­ti­ca los dis­cur­sos va­cíos de los po­lí­ti­cos de hoy “… pa­re­ce que al­guien di­jo que es me­jor dar men­sa­jes más sen­ci­lli­tos, que la gen­te en­tien­da. Yo sien­to que un po­lí­ti­co me sub­es­ti­ma cuan­do me ha­bla de co­sas tan po­co ela­bo­ra­das”.

Y por eso ella “ela­bo­ra” es­te li­bro en cua­tro di­men­sio­nes: Fer­nan­do Ro­vi­ra y su afán por di­vi­dir la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res; Ro­mán Sa­ba­té, se­cre­ta­rio per­so­nal del lí­der, y su in­ge­nua lu­cha por sa­lir del ani­llo de Ro­vi­ra; la Chi­na, pe­rio­dis­ta que es­tá es­cri­bien­do un li­bro so­bre la "mal­di­ción" que im­pi­de que nin­gún go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res lle­gue a pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca; y la ma­gia y le­yen­das que ron­dan La Pla­ta.

Si hay o no sím­bo­los ma­so­nes en to­da la ciu­dad, si hay ca­lles sub­te­rrá­neas o pa­sa­di­zos se­cre­tos, no lo sé... lo que es in­dis­cu­ti­ble es que la Pi­ñei­ro nos en­tre­ga una no­ve­la que es a la vez his­to­ria de una ciu­dad, ra­dio­gra­fía de la cú­pu­la de un par­ti­do po­lí­ti­co, en­sa­yo psi­co­ló­gi­co so­bre las reac­cio­nes y lo que se­ría ca­paz de lle­gar a ha­cer la gen­te so­me­ti­da a es­trés ex­tre­mo, y so­bre to­do, una no­ve­la so­bre la im­por­tan­cia de de­cir lo que el otro quie­re oír. En es­te ca­so, el elec­to­ra­do. En­tre­la­za­dos en es­tas tra­mas, hay per­so­na­jes en­tra­ña­bles, co­mo el tío Al­fon­so, el ob­se­si­vo Se­bas­tián y el pe­que­ño Joaquín. Y el hi­lo conductor, no lo ol­vi­déis, que son las mal­di­cio­nes... Mal­di­cio­nes di­chas por una he­chi­ce­ra (o un he­chi­ce­ro, que no so­lo las mu­je­res, usa­mos es­tos po­de­res) en un mo­men­to de la his­to­ria, y que pa­san si­glos y aún per­sis­ten, o la gen­te las si­gue cre­yen­do. Pa­ra mues­tra, la ma­dre de Ro­vi­ra, Ire­ne, que tie­ne “un don” que usa pa­ra ayu­dar a su hi­jo a lo­grar sus fi­nes.

Clau­dia Pi­ñei­ro sor­pren­de con una no­ve­la dis­tin­ta a to­das las an­te­rio­res, pe­ro sin per­der su es­ti­lo, su pro­sa mo­der­na y cui­da­da, su rit­mo y su fi­na iro­nía. Y si que­réis, po­déis com­pa­rar­la con la que os re­co­men­dé en los Ava­ta­res pa­sa­dos, y ve­réis ¡cuán­to tie­nen en co­mún! Y ya me con­ta­réis...

“Nos pa­sa­mos la vi­da tra­tan­do de des­ci­frar es­to, la mal­di­ción con la que na­ce­mos, el man­da­to, el kar­ma, el pe­ca­do ori­gi­nal, el sino trá­gi­co, el trau­ma de ori­gen o co­mo ca­da uno quie­ra lla­mar­lo. No pa­ra cum­plir ese man­da­to, sino pa­ra huir de él. O pa­ra ele­gir a quién echar­le la cul­pa de nues­tros ma­les”. CP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.