“¿SA­BER O NO SA­BER? ESA ES LA CUES­TIÓN”

Ritmo Social - - Taconescercanos. -

Ga­brie­la Llanos

HA­LLAR UNA PE­LÍ­CU­LA ITA­LIA­NA en la car­te­le­ra de ci­ne, es siem­pre una bue­na no­ti­cia. Más aún si se tra­ta de una co­me­dia, pues sue­len aña­dir la pro­me­sa (nor­mal­men­te cum­pli­da) de dis­fru­tar de las exa­ge­ra­cio­nes pro­pias del gen­ti­li­cio y el acen­to can­ta­rín que ex­tre­ma la di­ver­sión. Los sie­te pro­ta­go­nis­tas del fil­me “Per­fec­tos des­co­no­ci­dos” tie­nen tan­tos pun­tos de co­mi­ci­dad co­mo os­cu­ri­da­des, se­cre­tos que sa­len a la luz du­ran­te una inofen­si­va ce­na de ami­gos que se tor­na una ex­tra­ña par­ti­da de Strip Po­ker, en la que ca­da uno de ellos se irá des­po­jan­do de sus men­ti­ras.

To­do co­mien­za cuan­do Eva, la due­ña de ca­sa, le re­ga­la a sus in­vi­ta­dos (sus más ín­ti­mos ami­gos) el si­guien­te ti­tu­lar: los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res son pa­ra nues­tras vi­das, lo que las ca­jas ne­gras pa­ra los avio­nes, ar­te­fac­tos di­se­ña­dos con la fi­na­li­dad de re­co­ger da­tos y con­ver­sa­cio­nes ocu­rri­das du­ran­te el tra­yec­to. Con es­ta pre­mi­sa, to­dos los asis­ten­tes a la ce­na, Eva y su es­po­so, otros dos ma­tri­mo­nios y el ami­go re­gor­de­te sol­te­rón, de­ci­den lan­zar­se en caí­da li­bre a un jue­go al­ta­men­te pe­li­gro­so que con­sis­te en co­lo­car sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en el cen­tro de la me­sa y, de ahí en ade­lan­te, com­par­tir con el gru­po ca­da lla­ma­da y ca­da men­sa­je que se re­ci­ba.

Pa­ra ali­via­nar el spoi­ler al que les ten­go acos­tum­bra­dos ca­da quin­ce días, mis que­ri­dos lec­to­res, gros­so mo­do voy a de­cir que aque­llos ce­lu­la­res fue­ron po­co me­nos, que una Ca­ja de Pan­do­ra. En ma­yor o me­nor gra­do los sie­te ami­gos se men­tían mu­tua­men­te, al­gu­nos por omi­sión y otros co­mo au­tén­ti­cos pro­fe­sio­na­les del en­ga­ño. En­tre vino, ño­quis y ri­sas que se iban pe­tri­fi­can­do, se des­cu­brie­ron in­fi­de­li­da­des, te­mo­res, odios, pro­ble­mas fa­mi­lia­res, de tra­ba­jo, vi­cios, frus­tra­cio­nes e, in­clu­so, pre­fe­ren­cias se­xua­les.

Y pre­ci­sa­men­te en el pun­to ál­gi­do de la pe­lí­cu­la, cuan­do han ex­plo­ta­do to­das las bom­bas emo­cio­na­les, es cuan­do los es­pec­ta­do­res em­pe­za­mos a du­dar de la ve­ro­si­mi­li­tud de la his­to­ria. Por­que, va­mos a ser cla­ros, si uno tie­ne tan­tos fren­tes abier­tos, tan­tos y tan tur­bios asun­tos qué es­con­der, ¿có­mo se pres­ta a un jue­go del que sal­drá irre­me­dia­ble­men­te des­ca­be­za­do? De ahí, mis que­ri­dos lec­to­res, mi pri­me­ra re­fle­xión: ob­vian­do los agra­vios sin re­torno (me re­fie­ro a las men­ti­ras tan do­lo­ro­sas que cues­ta per­do­nar y ol­vi­dar), ¿quién se con­si­de­ra lo su­fi­cien­te­men­te trans­pa­ren­te co­mo pa­ra sol­tar su ce­lu­lar en el me­dio de una me­sa y ver­se des­nu­do fren­te a sus más ín­ti­mos ami­gos? Me ex­pli­co: ¿se­ría us­ted ca­paz de leer en voz al­ta un men­sa­je de su me­jor ami­ga pa­ra co­men­tar “con sa­pien­cia” la vi­da de otra de sus ín­ti­mas ami­gas? ¿Pon­dría el ma­nos li­bres du­ran­te la lla­ma­da de un em­plea­do, acu­san­do otro? ¿Re­ve­la­ría el con­te­ni­do del What­sapp con uno de sus her­ma­nos, que­ján­do­se de un ter­ce­ro? ¿Y los de sus hi­jos? ¿Sus mé­di­cos? ¿Su ban­co? ¿Su em­plea­da do­més­ti­ca? ¿Sus je­fes? Pién­sen­lo, mis que­ri­dos lec­to­res, nues­tras ca­jas ne­gras, nues­tros te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, re­co­gen quie­nes so­mos, y tam­bién, quie­nes no que­re­mos ser de ca­ra al pú­bli­co.

Pe­ro vol­vien­do al fil­me, pa­sa­do el mo­men­to de las te­rri­bles re­ve­la­cio­nes, los sie­te ami­gos do­li­dos y las pa­re­jas des­trui­das se van mar­chan­do de aque­lla ca­sa con la fir­me in­ten­ción (o eso cree­mos los es­pec­ta­do­res) de no vol­ver­se a jun­tar nunca más… Pe­ro un in­te­li­gen­te gi­ro del guion nos ha­ce vol­ver a creer en la pe­lí­cu­la y des­con­fiar un po­co más de la vi­da: aque­lla no­che de re­ve­la­cio­nes ja­más exis­tió, fue un “fu­tu­ri­ble”, una me­ra po­si­bi­li­dad en una no­che de eclip­se lu­nar, una qui­me­ra o qui­zás un sue­ño. En­ton­ces los ami­gos sa­len del as­cen­sor co­mo si na­da hu­bie­se ocu­rri­do, co­mo si en una reali­dad pa­ra­le­la hu­bie­sen si­do esas otras per­so­nas que se des­en­mas­ca­ra­ron unos a otros. El sol­te­ro re­gor­de­te se mar­cha una no­che más, sin po­der abrir­se fren­te a sus me­jo­res ami­gos, y las tres pa­re­jas se co­gen de las ma­nos aguan­tan­do el pe­so de sus con­cien­cias, acep­tan­do arras­trar sin re­me­dio su fe­li­ci­dad de ca­bo­ta­je. Y aquí mi se­gun­da re­fle­xión: ¿nos que­da­mos con la pri­me­ra o con la se­gun­da op­ción de la pe­lí­cu­la? ¿Pre­fe­ri­mos en­fren­tar­nos a la ver­dad o se­guir ade­lan­te con la men­ti­ra sin es­tri­den­cias? ¿Exi­gi­mos sin­ce­ri­dad o mi­ra­mos pa­ra otro la­do? ¡Sa­ber o no sa­ber, se­ño­res! “Esa es la cues­tión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.