Jor­ge Brown

“¿QUE HA­CIA DÓN­DE QUIE­RO LLE­GAR? SO­LO SÉ QUE VOY HA­CIA ADE­LAN­TE, DON­DE ME LLE­VE LA VI­DA, QUIE­RO DE­JAR­LE ESO A DIOS. SI­GO DAN­DO LO ME­JOR QUE PUE­DO DAR Y LU­CHAN­DO POR SER ME­JOR PRO­FE­SIO­NAL Y ME­JOR PER­SO­NA”

Ritmo Social - - Artista. -

Jor­ge sa­be lo que quie­re y va tras ello. Es pre­ci­sa­men­te es­te en­fo­que, lo que le ha da­do el éxi­to. To­do lo que to­ca, lo con­vier­te en ar­mo­nía, equi­li­brio, be­lle­za... El ar­te co­rre por sus ve­nas, le sa­le a bor­bo­to­nes. En to­das las eta­pas de su vi­da pro­fe­sio­nal, lo ha ex­pre­sa­do de una ma­ne­ra u otra. Hoy en día el di­se­ño de in­te­rio­res ocu­pa su agen­da. Sus clien­tes son exi­gen­tes y él mu­cho más. Con su pe­cu­liar for­ma de ver la vi­da, es ca­paz de crear los ambientes so­ña­dos pa­ra los que con­fían en su ta­len­to. Su ca­rre­ra no tie­ne te­cho, su crea­ti­vi­dad, tam­po­co, pues no hay lí­mi­tes pa­ra quien es­tá se­gu­ro de su ca­mino. La es­te­la de pro­yec­tos exi­to­sos que tie­ne en su ha­ber, es su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción. Ca­da di­se­ño es úni­co, no obs­tan­te, hay quie­nes pue­den ad­ver­tir su hue­lla en los so­fis­ti­ca­dos ambientes que crea. Es un di­se­ña­dor a car­ta ca­bal: in­te­rio­res, even­tos, es­pa­cios efí­me­ros, mue­bles, di­rec­ción de ar­te pa­ra mo­da; to­do es­to nos ha­bla de un ser hu­mano de mu­chas pa­sio­nes, co­lo­res, his­to­rias. Co­noz­ca en una en­tre­vis­ta sin­ce­ra y sin cor­ta­pi­sas a un jo­ven so­ña­dor, quien a ba­se de es­fuer­zo y en­fo­que, va tra­zan­do su ca­mino lleno de ilu­sio­nes, ar­mo­nía y buen gus­to. RS: Us­ted es una per­so­na que siem­pre ha es­ta­do li­ga­do al ar­te en va­rias ra­mas, ¿có­mo po­dría de­fi­nir gros­so mo­do, el ar­te y su re­la­ción con él?

JB: Pa­ra mí, ar­te es aque­llo que te crea emo­cio­nes, te des­pier­ta in­te­rés y de una ma­ne­ra u otra te enamo­ra. En mi tra­ba­jo co­mo di­se­ña­dor de in­te­rio­res es vi­tal te­ner sen­si­bi­li­dad por la be­lle­za, por el ar­te y el di­se­ño. Yo me con­fie­so un aman­te fiel de las tres, lo cual ha­ce que mi tra­ba­jo sea una eter­na aven­tu­ra.

RS: ¿A qué edad se con­ven­ció de que tra­ba­ja­ría en lo que ha­ce pa­ra to­da la vi­da?

JB: No re­cuer­do a qué edad di­je que que­ría vi­vir de es­to, pe­ro siem­pre su­pe que que­ría crear be­lle­za y ex­pre­sar­me me­dian­te el di­se­ño, mi al­ma lo lle­va por den­tro. Des­de pe­que­ño mi ima­gi­na­ción tran­si­ta­ba al­re­de­dor de di­fe­ren­tes ofi­cios, en­tre ellos: pin­tor, ac­tor, pro­duc­tor de Broadway, ar­qui­tec­to… Siem­pre vi­vía so­ñan­do y su­per­cu­rio­so por to­do lo que tie­ne que ver con la es­té­ti­ca. El di­se­ño de in­te­rio­res es al­go que in­cons­cien­te­men­te vie­ne

con­mi­go des­de pe­que­ño. Mi abue­la era mo­dis­ta. Mis her­ma­nas, tam­bién tra­ba­ja­ban en mo­da y mi ma­dre una mu­jer de mu­chas cos­tum­bres, to­das ha­cían una fies­ta en ca­sa por ca­da adorno nue­vo, siem­pre cam­bian­do de co­lo­res las pa­re­des y bus­can­do te­las pa­ra las cor­ti­nas o una nue­va bu­ta­ca pa­ra la sa­la. Creo que des­de que ten­go uso de ra­zón la re­vis­ta Ar­chi­tec­tu­ral Di­gest es­tá en mi ca­sa. Las fies­tas en mi ho­gar eran un even­to, lle­nas de “mo­men­tos” y has­ta te­má­ti­cas, la me­sa siem­pre ves­ti­da con de­ta­lles nue­vos, el ár­bol de Na­vi­dad te­nía que su­pe­rar el del año an­te­rior. Mi ma­dre te­nía una pe­que­ña ob­se­sión por las va­ji­llas y por las tar­des a mí era que me to­ca­ba mo­jar el pa­tio, pa­ra que el jar­dín se con­ser­va­ra en per­fec­tas con­di­cio­nes. To­do te­nía im­por­tan­cia en el con­jun­to de co­sas que tu­vi­mos, pe­ro la ver­dad es que lo que nunca fal­tó en ca­sa, fue­ron va­lo­res y cos­tum­bres. Me en­se­ña­ron que el ho­gar de­be re­fle­jar quien eres, tu edu­ca­ción y tus gus­tos.

RS: Su tra­ba­jo siem­pre ha si­do bien va­lo­ra­do, no im­por­ta en lo que ha­ya em­pren­di­do, siem­pre po­ne su pro­pio se­llo y eso pro­du­ce mu­chos fru­tos, en es­ta eta­pa de su vi­da es­tá to­tal­men­te com­pro­me­ti­do con el di­se­ño de in­te­rio­res, ¿des­de cuán­do es­tá ha­cien­do es­te tra­ba­jo y qué sa­tis­fac­cio­nes le ha re­por­ta­do es­ta la­bor?

JB: Ten­go prác­ti­ca­men­te cua­tro años en­fo­can­do mi ener­gía en desa­rro­llar pro­yec­tos de in­te­rio­res. Sien­to que es ma­ra­vi­llo­so di­se­ñar­le el ho­gar a per­so­nas que con­fían en mi cri­te­rio. Lo ha­go con mu­cha pa­sión, soy aman­te de los es­pa­cios con ca­rác­ter y per­so­na­li­dad.

RS: ¿Pien­sa que el ar­tis­ta na­ce o se ha­ce?

JB: De­fi­ni­ti­va­men­te, yo na­cí con el al­ma de ar­tis­ta. Me apa­sio­na la be­lle­za, me en­can­ta to­do lo que ten­ga que ver con crear, lo es­té­ti­co y la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na. Aho­ra bien, el ojo se edu­ca, los via­jes te en­se­ñan y la cla­se se cul­ti­va.

RS: ¿Cuál ha si­do su for­ma­ción aca­dé­mi­ca?

JB: Es­tu­dié pu­bli­ci­dad, por­que no te­nía re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra es­tu­diar fue­ra, pe­ro siem­pre me es­ca­pa­ba a Cha­vón a des­cu­brir­me y to­mar cur­sos. Es­tu­dié Pin­tu­ra y Ar­tes Dra­má­ti­cas.

RS: Po­dría­mos de­cir, que es un di­se­ña­dor en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra… ¿qué otro ti­po de tra­ba­jos rea­li­za?

JB: A par­te del di­se­ño de in­te­rio­res, ten­go ex­pe­rien­cia en la di­rec­ción de ar­te, en la di­rec­ción de even­tos; he tra­ba­ja­do en mo­da, tea­tro y aho­ra es­toy di­se­ñan­do mue­bles pa­ra mis pro­yec­tos.

RS: Es di­fí­cil ha­blar de uno mis­mo, pe­ro ¿cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas que sus ami­gos y fa­mi­lia­res más cer­ca­nos des­ta­can a me­nu­do de su per­so­na?

JB: Soy muy de fan­ta­sías, de so­ñar en gran­de, per­fec­cio­nis­ta. Siem­pre quie­ro dar lo me­jor de mí, soy muy exi­gen­te a la ho­ra de fir­mar mis tra­ba­jos, quie­ro ser re­cor­da­do por mi es­ti­lo, por­que real­men­te ne­ce­si­to amar lo que en­tre­go y sen­tir que lo pu­se to­do.

RS: Quien ve sus di­se­ños co­rro­bo­ra de in­me­dia­to que es un tan­to per­fec­cio­nis­ta, a su en­ten­der, ¿ca­be es­te tér­mino en su per­so­na­li­dad? JB: Sí, soy muy de que las co­sas sean per­fec­tas, con­tro­la­dor, de que no se que­den de­ta­lles... pe­ro, cuan­do se sa­le del plan, he apren­di­do a no vol­ver­lo frus­tran­te, sino a sa­car­le el me­jor par­ti­do. Me ocu­po de vi­vir aten­to a ca­da de­ta­lle en el pro­ce­so pa­ra que en el mo­men­to de im­pro­vi­sar, las co­sas sal­gan or­gá­ni­cas y ahí fir­mo.

RS: ¿Có­mo lo­gra ar­mo­ni­zar lo que en­tien­de que de­be ser en un es­pa­cio de­ter­mi­na­do y lo que el clien­te quie­re en reali­dad?, ya que mu­chas ve­ces, no van de la mano ¿Có­mo me­diar, de mo­do que que­de com­pla­ci­do y el clien­te tam­bién?

JB: El es­pa­cio te ha­bla, te en­se­ña los ca­mi­nos, es al­go que má­gi­ca­men­te me pa­sa. Tam­bién la on­da del clien­te te da pau­tas, yo me ha­go una pe­lí­cu­la de quién vi­vi­rá en ese es­pa­cio y qué me ins­pi­ra, lue­go voy or­gá­ni­ca­men­te ar­man­do, con sus ne­ce­si­da­des y mis con­cep­tos el es­pa­cio. Aho­ra bien, co­mo pro­fe­sio­nal mi ta­rea es en­se­ñar de lo que sé y edu­car.

RS: ¿Có­mo po­dría de­fi­nir su pro­pio es­ti­lo de di­se­ño de in­te­rior, su re­fu­gio, su ho­gar, có­mo lo tie­ne di­se­ña­do?

JB: Mi es­ti­lo son to­dos los es­ti­los, de mu­cha mez­cla, de bus­car ar­mo­nía, ser di­ver­ti­do, re­in­ter­pre­tar tendencias del pa­sa­do, atem­po­ral. Mi ho­gar es muy yo, ca­da de­ta­lle tie­ne his­to­ria, tie­ne ca­rác­ter y es­tá lleno de ar­tis­tas que ad­mi­ro… to­dos en li­bros (ri­sas)

RS: ¿Qué dis­fru­ta ha­cer cuan­do no es­tá tra­ba­jan­do?

JB: Oír Stai­cey Kent y ver ar­te, des­cu­brir nue­vos ar­tis­tas y nue­vas tendencias. No es par­te de mi tra­ba­jo, es el ali­men­to pa­ra mi al­ma.

RS: ¿Cuál es ese o esos lu­ga­res al que pu­die­ra vol­ver cien­tos de ve­ces y lo dis­fru­ta­ría igual?

JB: New York: Sien­to que par­te de mí, es­tá en esa ciu­dad. Lo en­cuen­tras to­do, lo vi­ves to­do y si te lo pro­po­nes, lo dis­fru­tas to­do. Amo ca­mi­nar con mú­si­ca en esa ciu­dad y ha­cer­me pe­que­ños cor­to­me­tra­jes. Me in­yec­ta mu­cha ener­gía. Pa­rís me ins­pi­ra, dis­fru­to ca­mi­nar­lo so­lo, me po­ne a so­ñar.

“BUS­CO INS­PI­RA­CIÓN EN LA MO­DA, MIS LI­BROS, EN LA MÚ­SI­CA Y POR SU­PUES­TO, EN LOS VIA­JES”

RS: ¿Dón­de bus­ca ins­pi­ra­ción?

JB: La mo­da, mis li­bros, en la mú­si­ca y, por su­pues­to, en los via­jes. Soy muy cu­rio­so, me gus­ta des­cu­brir y en­con­trar­me en el ca­mino con pro­pues­tas que me re­fres­quen, que me ins­pi­ren a rein­ven­tar­me, a ex­pe­ri­men­tar co­sas di­fe­ren­tes.

RS: ¿Qué es vi­tal en sus in­te­rio­res?

JB: El ar­te, una bue­na obra es vi­tal en un pro­yec­to, tam­bién aquel mue­ble úni­co del que to­do el mun­do tie­ne qué ha­blar, aque­lla bu­ta­ca o si­lla de his­to­ria con va­lor, o esa cre­den­za ex­cén­tri­ca que de­co­ra ella so­la un es­pa­cio va­cío.

RS: ¿Po­dría iden­ti­fi­car cuál ha si­do el tra­ba­jo más re­ta­dor de su ca­rre­ra?

JB: No sue­lo com­pa­rar mis pro­yec­tos, ca­da uno tie­ne su afán, sus li­mi­tan­tes.

Pe­ro uno de los pro­yec­tos que siem­pre re­cor­da­ré, fue mi ex­po de “Chairs for Cha­rity” a be­ne­fi­cio de la Fun­da­ción St. Ju­de.

RS: ¿Has­ta dón­de quie­re lle­gar?

JB: Es muy ex­tra­ño con­tes­tar es­ta pre­gun­ta, sé que voy ha­cia ade­lan­te, don­de me lle­ve la vi­da, quie­ro de­jar­le eso a Dios. Si­go dan­do lo me­jor que pue­do dar y lu­chan­do por ser me­jor pro­fe­sio­nal y me­jor per­so­na… Creo que es la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra que se abran nue­vas opor­tu­ni­da­des.

RS: ¿Pien­sa que el ser hu­mano tie­ne la ca­pa­ci­dad de di­se­ñar su pro­pia vi­da, o en­tien­de que el des­tino se en­car­ga?

JB: En la vi­da uno pro­po­ne y Dios dis­po­ne, en mi tra­ba­jo yo pro­pon­go y el clien­te dis­po­ne…. (ri­sas). La ver­dad es que sien­to que to­do se ba­sa en de­jar hue­llas, de es­tar cla­ro que tus ac­cio­nes son tu pa­lan­ca pa­ra lle­gar y que por más cli­ché que sue­ne... no de­jar nunca de so­ñar.

RS: Siem­pre le ve­mos en for­ma, ¿tie­ne al­gún ré­gi­men ali­men­ti­cio y/o ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra man­te­ner­se fit?

JB: Eso es por­que me ves en redes so­cia­les, cuan­do es­toy gor­do, so­lo pu­bli­co mis tra­ba­jos (ri­sas). La ver­dad es que úl­ti­ma­men­te quie­ro ser la me­jor ver­sión de mí mis­mo en to­dos los as­pec­tos, así que ha­go lo se­gu­ro, co­mer sa­lu­da­ble y tra­ba­jar mi cuer­po.

RS: Vien­do su tra­yec­to­ria, cual­quier per­so­na di­ría que en su vi­da to­do ha si­do co­lor de ro­sa, ¿ha si­do así o tam­bién ha ha­bi­do mo­men­tos no tan di­se­ña­dos por us­ted, o que no ha te­ni­do el con­trol ab­so­lu­to?

JB: Vi­vo en el mun­do real, aun­que mi tra­ba­jo es crear fan­ta­sías o es­pa­cios be­llos. Cla­ro que es­toy mar­ca­do por mu­chos mo­men­tos, muy di­fí­ci­les o muy tris­tes, pe­ro le doy gra­cias al di­se­ña­dor de mis días: Dios, que me ha per­mi­ti­do vi­vir­los y sa­lir for­ta­le­ci­do, con lec­cio­nes apren­di­das y siem­pre agra­de­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.