BODY AND SOUL

Neu­ro-gym

Ritmo Social - - Ritmopersonal Descubrir -

Co­mo una nue­va pro­pues­ta pa­ra los que bus­can sa­lud in­te­gral e in­te­gra­do­ra, sur­ge es­te con­cep­to.

Con el ob­je­ti­vo de em­po­de­rar al usua­rio al mo­men­to

de crear su pro­gra­ma de in­ter­ven­ción in­te­gral en sa­lud, na­ce es­te con­cep­to de la mano de la doc­to­ra Mercy Ta­ve­ras y un gran equi­po de pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas. Ini­cia an­te la de­tec­ción de la ne­ce­si­dad de pro­gra­mas de sa­lud de ti­po in­te­gra­dor que abor­da­ran al in­di­vi­duo en to­dos los as­pec­tos que pu­die­ran afec­tar su de­sen­vol­vi­mien­to ade­cua­do en so­cie­dad, aquí co­mien­za es­te pro­yec­to con­for­ma­do por pro­fe­sio­na­les de di­ver­sas áreas, que bus­can la pro­mo­ción de Sa­lud In­te­gral me­dian­te un mo­de­lo in­te­gra­dor com­pues­to por te­ra­pias gru­pa­les, al­ter­vas, na­ti­vas, in­no­va­do­ras, crea­ti­vas y co­crea­das que fa­ci­li­tan la reha­bi­li­ta­ción, es­ti­mu­la­ción e in­te­gra­ción del usua­rio. "El ser hu­mano, al igual que nues­tro ce­re­bro, cons­tan­te­men­te se ve obli­ga­do a rea­li­zar múl­ti­ples adap­ta­cio­nes a ni­vel mor­fo­ló­gi­co y fun­cio­nal. Así co­mo nos en­tre­na­mos en un gim­na­sio, nues­tro ce­re­bro re­quie­re de un en­tre­na­mien­to que fo­men­te la me­jo­ra de su ca­pa­ci­dad, co­no­cien­do es­to y su in­mi­nen­te ha­bi­li­dad so­cial, he­mos crea­do un mo­de­lo úni­co de sa­lud, que no so­lo in­te­gre

"ASÍ CO­MO VA­MOS A UN GIM­NA­SIO, NUES­TRO CE­RE­BRO RE­QUIE­RE DE UN EN­TRE­NA­MIEN­TO QUE FO­MEN­TE LA ME­JO­RA DE SU CA­PA­CI­DAD".

to­do lo que con­cier­ne a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas del cuer­po hu­mano, sino que uti­li­ce la crea­ción de redes so­cia­les que per­mi­tan for­ta­le­cer las des­tre­zas apren­di­das, e in­clu­so apren­der co­sas nue­vas", argumenta la doc­to­ra Ta­ve­ras. Se co­no­ce el con­cep­to de sa­lud in­te­gral, co­mo el ba­lan­ce de to­dos los ele­men­tos que com­po­nen es­te es­ta­do, co­mo son: los fac­to­res bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les que ro­dean a un in­di­vi­duo, pe­ro no exis­te un mo­de­lo que in­te­gre to­das es­tas áreas me­dian­te el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal en equi­po. Apro­ve­chan­do es­te ni­cho de mer­ca­do, los doc­to­res han que­ri­do ofre­cer­lo al pú­bli­co do­mi­ni­cano y to­dos los be­ne­fi­cios que aca­rrea.

¿A quié­nes va di­ri­gi­do?, ¿es ex­clu­si­vo pa­ra cier­to ran­go de edad, se­xo, o ni­vel so­cial? for­mu­la­mos es­ta pre­gun­ta y la doc­to­ra nos ase­gu­ró que es­tá di­ri­gi­do a per­so­nas que ne­ce­si­tan me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, po­ten­cian­do su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y so­cial por me­dio de en­tre­na­mien­tos co­crea­dos, per­so­na­li­za­dos y su­per­vi­sa­dos por un equi­po pro­fe­sio­nal que tra­ba­ja en con­jun­to.

¿En qué con­sis­te?

“Nues­tro sis­te­ma con­sis­te en pro­gra­mas de in­ter­ven­ción in­te­gral, en los cua­les el usua­rio eli­ge las áreas de su vi­da que bus­ca me­jo­rar, y don­de tras una eva­lua­ción ini­cial, se es­ta­ble­ce un pro­gra­ma de in­ter­ven­ción por par­te de pro­fe­sio­na­les de las áreas es­pe­cí­fi­cas a tra­ba­jar, siem­pre to­man­do en cuen­ta la in­ter­ac­ción en­tre una es­pe­cia­li­dad y otra. En es­tos pro­gra­mas las se­sio­nes gru­pa­les y crea­ción de du­plas de so­por­te en­tre usua­rios son nues­tro pun­to fuer­te, ya que ga­ran­ti­za el ape­go al en­tre­na­mien­to, así co­mo la crea­ción de nue­vos víncu­los so­cia­les. Es im­por­tan­te des­ta­car, que el ser hu­mano no es so­la­men­te sus emo­cio­nes o su cuer­po, es tam­bién to­do lo que le ro­dea y lo que pue­de pro­pi­ciar de una u otra for­ma al­gún cam­bio en él, por más im­per­cep­ti­ble que es­te sea. No hay sa­lud ade­cua­da si no exis­te un ba­lan­ce real en­tre to­dos es­tos fac­to­res. Pro­mo­ve­mos sa­lud in­te­gral, pe­ro tam­bién in­te­gra­do­ra, es de­cir, que se abor­da des­de las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, has­ta ejer­ci­cios que me­jo­ren nues­tra ca­pa­ci­dad men­tal”, ase­gu­ra. En la ac­tua­li­dad, no tie­nen un cen­tro es­pe­cí­fi­co, sino más bien, sus pro­gra­mas se han es­ta­do rea­li­zan­do en di­ver­sos cen­tros que pro­mue­ven es­ti­los de vi­da sa­lu­da­ble, in­clu­sión so­cial y en­tor­nos edu­ca­ti­vos, pro­por­cio­nan­do así di­ver­sas lo­ca­li­da­des en las cua­les ofre­cer sus ser­vi­cios, adap­ta­das a la ne­ce­si­da­des y el in­te­rés de los usua­rios.

Be­ne­fi­cios

Par­ti­ci­par de la crea­ción de tu pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to. Me­jo­rar el ba­lan­ce en­tre cuer­po, men­te y en­torno.

Au­men­to de la ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to y co­mu­ni­ca­ción. Crea­ción de nue­vos víncu­los so­cia­les.

Opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir he­rra­mien­tas de uso prác­ti­co en un en­torno co­ti­diano. Pre­ven­ción de en­fer­me­da­des men­ta­les y fí­si­cas. Au­men­to de la re­si­lien­cia. Re­cu­pe­ra­ción de fun­cio­nes y des­tre­zas per­di­das por al­gu­na cau­sa ad­qui­ri­da.

"EL NEUROGYM AYU­DA A ME­JO­RAR EL BA­LAN­CE EN­TRE TU CUER­PO, MEN­TE Y EN­TORNO"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.