GEOR­GE CLOONEY

PERSEVERANTE

Ritmo Social - - Sumario.Entrevistas - tex­to Ri­car­do Pi­char­do Vi­ñas fo­to Mi­ke Mars­land, Ernesto Rus­cio, Sa­mir Hus­sein, Jeff Spi­cer, Step­ha­ne Car­di­na­le, Eu­ro­pa Press, Matt Win­kel­me­yer, Matt­hias Na­re­yek y Pas­cal Le Se­gre­tain.

Es­te ac­tor de Holly­wood es un icono de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Ama­do y se­gui­do por va­rias ge­ne­ra­cio­nes, tam­bién ha te­ni­do tiem­po pa­ra los ne­go­cios. Aca­ba de ven­der su mar­ca de Tequila, Ca­sa­mi­gos, a la mun­dial­men­te re­co­no­ci­da Dia­geo, que de aho­ra en ade­lan­te co­mer­cia­li­za­rá la fa­mo­sa be­bi­da.

Ac­tor, di­rec­tor, pro­duc­tor, guio­nis­ta, em­pre­sa­rio y aho­ra pa­dre, Geor­ge Clooney es un icono de Holly­wood, ama­do y que­ri­do por va­rias ge­ne­ra­cio­nes que han se­gui­do muy de cer­ca su lar­ga y fruc­tí­fe­ra tra­yec­to­ria. Es po­see­dor de cua­tro Glo­bos de Oro, dos Os­car y un BAFTA (Bri­tish Aca­demy Te­le­vi­sion Awards). Su nom­bre sa­le a re­lu­cir cuan­do se ha­bla de cau­sas be­né­fi­cas. Su la­bor hu­ma­ni­ta­ria in­clu­ye su de­fen­sa en la bús­que­da de so­lu­cio­nes pa­ra el con­flic­to Dar­fur, los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, la re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos del te­rri­ble te­rre­mo­to de Hai­tí, así co­mo la crea­ción de do­cu­men­ta­les pa­ra con­cien­ciar so­bre las cri­sis in­ter­na­cio­na­les. Es Men­sa­je­ro de la Paz de Na­cio­nes Uni­das des­de 2008. Na­ció en Ken­tucky, el 6 de ma­yo de 1961. Su ma­dre fue rei­na de be­lle­za y su pa­dre un fa­mo­so pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión. Sus an­ces­tros es­tu­vie­ron muy li­ga­dos a la po­lí­ti­ca y a las ar­tes; mu­chos fue­ron ac­to­res. Sus es­tu­dios, así co­mo sus pri­me­ros tra­ba­jos, na­da te­nían que ver con el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to. Su de­seo de ado­les­cen­te era con­ver­tir­se en un gran y re­co­no­ci­do ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de béis­bol, sin em­bar­go, no dio la ta­lla. Se ma­tri­cu­ló en la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar pe­rio­dis­mo, pe­ro tam­po­co ter­mi­nó. Tra­ba­jó en ne­go­cios in­for­ma­les co­mo la ven­ta de za­pa­tos pa­ra mu­je­res, fue mo­zo y has­ta al­ba­ñil. Sus pri­me­ros con­tac­tos con el cine fue­ron a prin­ci­pios de 1978 y fue co­mo ex­tra en una mi­ni­se­rie de te­le­vi­sión, pe­ro no fue has­ta 1984 que lle­gó su pri­mer pa­pel im­por­tan­te en una co­me­dia. A es­te tra­ba­jo le fue­ron su­ce­dien­do otros de mayor en­ver­ga­du­ra. Los pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos a su tra­ba­jo ac­to­ral lle­ga­rían en 1995 cuan­do fue no­mi­na­do a los Pre­mios Emmy. A es­te pun­to era to­ma­do en cuen­ta pa­ra pa­pe­les más de­man­dan­tes. Su par­ti­ci­pa­ción jun­to a fi­gu­ras con­sa­gra­das tam­bién ayu­dó a con­so­li­dar su ca­rre­ra. Tal es el ca­so de su pe­lí­cu­la Un día inol­vi­da­ble jun­to a Mi­che­lle Pfeif­fer y El pa­ci­fi­ca­dor jun­to a Ni­co­le Kid­man. Sin du­da, su pe­lí­cu­la Ocean’s Ele­ven, y sus se­cue­las Ocean’s Twel­ve y Ocean’s Thir­teen, lo ca­ta­pul­ta­ron a la ci­ma don­de se en­cuen­tra.

“SI NOS HU­BIE­SEN PRE­GUN­TA­DO HA­CE CUA­TRO AÑOS SI TE­NÍA­MOS EN­TRE MA­NOS UNA COM­PA­ÑÍA DE MIL MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES, NO CREO QUE HU­BIÉ­RA­MOS RES­PON­DI­DO QUE SÍ”

EM­PRE­SA­RIO

En el año 2013, Clooney creó –jun­to a sus so­cios Ran­de Ger­ber, ma­ri­do de la mo­de­lo Cindy Craw­ford, y Mi­chael Meld­man– la com­pa­ñía te­qui­le­ra Ca­sa­mi­gos. To­do ini­ció co­mo un “hob­bie”, la in­ten­ción era pro­du­cir tequila pa­ra con­su­mo de sus ami­gos y pa­ra sus pro­pias fies­tas. Sin em­bar­go, fue obli­ga­do a ob­te­ner una li­cen­cia pa­ra se­guir pro­du­cien­do la be­bi­da. A raíz de es­to, de­ci­die­ron fa­bri­car­la pa­ra ven­der­la al pú­bli­co, sin sos­pe­char el éxi­to ro­tun­do y arro­lla­dor que ha te­ni­do has­ta la ac­tua­li­dad. Tan­to es así que ha­ce po­co tiem­po co­no­ci­mos la no­ti­cia de que Clooney y sus so­cios ven­de­rían la em­pre­sa por la frio­le­ra de na­da más y na­da me­nos que un bi­llón de dó­la­res . “Si nos pre­gun­tan si ha­ce cua­tro años te­nía­mos en­tre ma­nos una com­pa­ñía de mil mi­llo­nes de dó­la­res, no creo que hu­bié­ra­mos res­pon­di­do que sí”, men­cio­nó Clooney en un co­mu­ni­ca­do. Es­ta te­qui­le­ra aho­ra se­rá ma­ne­ja­da por la em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal bri­tá­ni­ca de be­bi­das Dia­geo. El año pa­sa­do, Ca­sa­mi­gos ven­dió 120,000 ca­jas de tequila y es­te año tie­ne con­tem­pla­do co­lo­car 170,000. De acuer­do con el por­tal nor­te­ame­ri­cano de no­ti­cias CNBC, di­cha com­pa­ñía acor­dó rea­li­zar un pri­mer pa­go di­rec­to por $700 mil mi­llo­nes con la op­ción de in­gre­sar $300 mil mi­llo­nes más en los pró­xi­mos diez años en fun­ción de las ven­tas de la mar­ca. Los tres so­cios se­gui­rán al fren­te de la com­pa­ñía has­ta que se com­ple­te la transac­ción. Ca­sa­mi­gos, co­mo era de es­pe­rar­se, es un tequila ca­li­fi­ca­do co­mo ultra pre­mium que se fa­bri­ca ba­jo los me­jo­res es­tán­da­res de ca­li­dad en los Al­tos de Ja­lis­co, Mé­xi­co. Dia­geo, con se­de en Es­ta­dos

“DES­DE EL MO­MEN­TO EN EL QUE CO­NO­CÍ A AMAL, LA IDEA DE PA­SAR EL RES­TO DE MI VI­DA CON ELLA SE CON­VIR­TIÓ EN LO MÁS IM­POR­TAN­TE PA­RA MÍ Y LO QUE MÁS FELICIDAD ME PRO­POR­CIO­NA”.

Uni­dos, di­jo en una de­cla­ra­ción que Clooney y sus ami­gos se­gui­rán par­ti­ci­pan­do en la pro­mo­ción de la mar­ca, así co­mo en el ma­ne­jo de “li­de­raz­go y vi­sión”.

EN­CUEN­TRA EL AMOR

Siem­pre fue con­si­de­ra­do co­mo uno de los sol­te­ros más co­di­cia­dos de Holly­wood y en los úl­ti­mos años uno de los más atrac­ti­vos, pe­ro que es­pe­ró has­ta los 52 años pa­ra dar el “sí, quie­ro” por se­gun­da vez. “Des­de el mo­men­to en el que co­no­cí a Amal, la idea de pa­sar el res­to de mi vi­da con ella se con­vir­tió en lo más im­por­tan­te pa­ra mí y lo que más felicidad me pro­por­cio­na”, co­men­tó a los me­dios tras co­no­cer­se su no­viaz­go en fir­me con la abo­ga­da, y des­pués de ha­ber pa­sa­do los úl­ti­mos años de flor en flor con una gran can­ti­dad de chi­cas bo­ni­tas que le du­ra­ban, unos po­cos me­ses.

Se­gún ase­gu­ra­ba el ac­tor en una en­tre­vis­ta al “Daily Mi­rror” tam­bién tie­nen un se­cre­to que com­par­ten y que si­guen a ra­ja­ta­bla: nin­guno de los dos pue­de es­tar más de una se­ma­na fue­ra del ho­gar con­yu­gal o del lu­gar en que se reúnan por mo­ti­vos la­bo­ra­les.

“Ella es abo­ga­da, lo que sig­ni­fi­ca que pue­de ha­cer su tra­ba­jo en dis­tin­tos si­tios, así que tra­ta­mos de mo­ver las agen­das pa­ra que en­ca­jen. Des­de el mo­men­to en que la co­no­cí, pa­sar el res­to de mi vi­da con ella es lo que me da la mayor felicidad del mun­do”, co­men­ta­ba Clooney al men­cio­na­do dia­rio bri­tá­ni­co. Pe­ro pa­re­ce que no es so­lo de la per­so­na de quien se ha enamo­ra­do Geor­ge, sino tam­bién de la per­so­na­li­dad de Amal, de quien de­cía: “la in­te­li­gen­te es mi mu­jer”, en la ga­la Se­rious Fun Chil­dren’s Net­work en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los.

El ac­tor se com­pro­me­tió con Amal el 28 de abril de 2014 y se ca­sa­ron el 27 de sep­tiem­bre de 2014, ofi­cian­do el ac­to Wal­ter Vel­tro­ni, un an­ti­guo al­cal­de de Ro­ma y ami­go ín­ti­mo de la pa­re­ja, un en­la­ce ce­le­bra­do en el Ayun­ta­mien­to de Ve­ne­cia (Ita­lia).

La bo­da, a la que acu­die­ron mul­ti­tud de ac­to­res y ac­tri­ces y que Os­car de la Ren­ta se en­car­gó del tra­je de no­via, cual si de un cuen­to de “Las mil y una no­ches” se tra­ta­ra, du­ró cua­tro días.

Amal Clooney es una de las per­so­nas que más es­tá cri­ti­can­do al nue­vo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, por la cam­pa­ña que es­tá lan­zan­do con­tra ciu­da­da­nos de ori­gen ára­be en su ca­li­dad de ac­ti­vis­ta, de abo­ga­da y tam­bién de li­ba­ne­sa hi­ja de mu­sul­ma­na, por­que Amal na­ció en Bei­rut, Lí­bano. El ma­tri­mo­nio de Geor­ge y Amal ofre­cie­ron la no­ti­cia de que ten­drían me­lli­zos (Ale­xan­der y Ella) los cua­les na­cie­ron en el pa­sa­do mes de ju­nio.

Una nue­va es­ta­tua de Geor­ge Clooney, crea­da por el Mu­seo Ma­da­me Tus­sauds, es pre­sen­ta­da en el As­tor Film Loun­ge, en Ber­lín, Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.