BODY AND SOUL

"TRAI­CIO­NAR ES SER DES­LEAL CON EL OTRO, NO TAN SO­LO EN UNA AVEN­TU­RA AMO­RO­SA, PUES EL HE­CHO DE SIEM­PRE CRI­TI­CAR SUS AC­CIO­NES, OCULTARLE IN­FOR­MA­CIÓN IM­POR­TAN­TE QUE NOS ATA­ÑE A AM­BOS SON CON­SI­DE­RA­DAS UNA TRAI­CIÓN".

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - @anasi­mord

NO SO­LO EXIS­TE LA IN­FI­DE­LI­DAD AMO­RO­SA, HAY OTRAS TRAI­CIO­NES QUE DES­CU­BRI­MOS DE LA MANO DE LA PSI­CÓ­LO­GA ANA SIMÓ.

Cuan­do ha­bla­mos de trai­cio­nes en la pa­re­ja, nues­tra men­te in­ter­pre­ta que es una re­la­ción pa­ra­le­la. Sin em­bar­go, hay otras trai­cio­nes igual de im­por­tan­tes que la­ce­ran mu­cho la di­ná­mi­ca re­la­cio­nal de aque­llos que han de­ci­di­do unir su vi­da a la de otra per­so­na. Pa­ra ha­blar de es­te in­tere­san­tí­si­mo te­ma, con­sul­ta­mos a la re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga Ana Simó, quien ade­más es te­ra­peu­ta fa­mi­liar y de pa­re­ja, se­xó­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en due­los y di­rec­to­ra del Cen­tro Vi­da y Fa­mi­lia que lle­va su nom­bre. “¿A qué lla­ma­mos trai­ción?”, fue nues­tra pri­me­ra pre­gun­ta. “La trai­ción pri­va a la pa­re­ja de to­da con­fian­za. Es to­do ac­to, com­por­ta­mien­to o pen­sa­mien­to don­de des­con­si­de­re a mi pa­re­ja, es de­cir, don­de yo no co­lo­que los in­tere­ses co­mu­nes co­mo una prio­ri­dad en la re­la­ción. Trai­cio­nar es ser des­leal con el otro, no tan so­lo en una aven­tu­ra amo­ro­sa, pues el he­cho de siem­pre cri­ti­car sus ac­cio­nes, ocultarle in­for­ma­ción im­por­tan­te que nos ata­ñe a am­bos son con­si­de­ra­das una trai­ción. Tam­bién pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo trai­ción cuan­do no sien­to el res­pal­do del com­pa­ñe­ro, así cuan­do no soy ca­paz de tra­tar de mo­di­fi­car al­gu­na con­duc­ta que pue­da da­ñar a mi pa­re­ja. Trai­ciono cuan­do la felicidad del otro no es mi prio­ri­dad”, afir­ma la ex­per­ta. Ana nos enu­me­ra las trai­cio­nes más co­mu­nes, las que a dia­rio ve en su con­sul­to­rio. Di­ce que una bas­tan­te fre­cuen­te es la in­fi­de­li­dad fi­nan­cie­ra, ade­más, la com­pa­ra­ción ne­ga­ti­va, no in­vo­lu­crar a la pa­re­ja en

los pro­yec­tos fu­tu­ros, la fal­ta de com­pro­mi­so an­te las ac­ti­vi­da­des que pue­den fo­men­tar la re­la­ción. Una aven­tu­ra de ín­do­le no se­xual (co­ne­xión so­lo emo­cio­nal). La fal­ta de apo­yo o po­co in­te­rés en las co­sas que le com­pe­ten a la pa­re­ja, abu­sar del amor que el otro ex­pre­sa, cuan­do las pro­me­sas no se cum­plen e ig­no­rar las ne­ce­si­da­des de la pa­re­ja. Con res­pec­to a la pri­me­ra, la fi­nan­cie­ra, nos lla­mó bas­tan­te la aten­ción pues­to que ni en lo más re­mo­to lo con­si­de­ra­mos de es­ta ma­ne­ra, qui­zás por cul­tu­ra, por la educación que re­ci­bi­mos don­de se tie­ne en­ten­di­do que el hom­bre es el pro­vee­dor y el dinero de la mu­jer es pa­ra ella y pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia de ori­gen. Simó tam­bién apor­ta que pue­de ha­ber un te­ma de man­te­ner el po­der in­di­vi­dual. ¿Pe­ro qué im­pli­ca es­ta trai­ción? Im­pli­ca no ser trans­pa­ren­te con la pa­re­ja so­bre nues­tros gas­tos, nues­tros aho­rros y so­bre el uso que po­de­mos dar­le al dinero. Es con­si­de­ra­da una in­fi­de­li­dad pues no so­mos ho­nes­tos so­bre el uso del dinero, el cual, en mu­chas oca­sio­nes, es usa­do pa­ra cu­brir gas­tos de la fa­mi­lia de ori­gen, co­mo tam­bién pa­ra com­pras des­me­di­das, y la per­so­na ocul­ta la in­for­ma­ción pues es­tá rom­pien­do los acuer­dos tá­ci­tos de la re­la­ción,

así co­mo tam­bién la per­so­na que sien­te la trai­ción ex­pre­sa sen­tir una des­con­si­de­ra­ción al otro no va­lo­rar el es­fuer­zo que es­te rea­li­za pa­ra lo­grar una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra am­bos miem­bros de la pa­re­ja. Co­mo es ob­vio, es­to la­ce­ra mu­cho la di­ná­mi­ca pues –co­mo di­ce la psi­có­lo­ga– la gen­te pien­sa que so­lo una in­fi­de­li­dad amo­ro­sa aca­ba con el amor y lo que ven los es­pe­cia­lis­tas de pa­re­ja es que exis­ten otros ti­pos de trai­cio­nes co­mo la fi­nan­cie­ra que, al no ser en­ten­di­das co­mo una des­leal­tad la­ce­ran más el amor y la con­fian­za en la re­la­ción. “He vis­to mu­chas pa­re­jas de­jar de amar por la in­fi­de­li­dad fi­nan­cie­ra y lo que mu­chas ex­pre­san es que se sien­ten abu­sa­das y des­con­si­de­ra­das por el otro y con es­to de­be­mos en­ten­der que las trai­cio­nes en la re­la­ción lle­van a la pér­di­da de con­fian­za y el sen­tir que nues­tra vi­da es­tá jun­to a un ene­mi­go”, ex­pli­ca.

¿Có­mo re­cu­pe­rar la con­fian­za? Es qui­zás la pre­gun­ta más im­por­tan­te pues­to que es lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vol­ver a re­to­mar las rien­das de la re­la­ción en ca­so de que am­bos es­tén de acuer­do en con­ti­nuar. Simó se­ña­la que lo pri­me­ro es asu­mir el da­ño que se es­tá cau­san­do pa­ra lue­go cam­biar las con­duc­tas no­ci­vas que han lle­va­do a la trai­ción. “Es in­dis­pen­sa­ble el po­der con­ver­sar y ser trans­pa­ren­te pa­ra la re­cu­pe­ra­ción pues es la úni­ca for­ma de tra­tar de en­ten­der lo que ocu­rrió, pe­ro a la vez el que se sien­te trai­cio­na­do de­be ex­pre­sar su do­lor; es im­por­tan­te tam­bién ne­go­ciar y dar­se cuen­ta lo que ne­ce­si­tan pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za. Ha­cer una lis­ta de por lo me­nos cin­co ítems pa­ra ini­ciar y dar­nos tiem­po pa­ra ver las co­sas cam­biar y no de­ses­pe­rar­nos si a los po­cos días aún no ve­mos cam­bios, de­be­mos apren­der a con­fiar que el otro es­tá ha­cien­do lo po­si­ble por ga­nar el amor y la con­fian­za per­di­da. Es im­por­tan­te en­ten­der que pa­ra res­tau­rar la con­fian­za se ne­ce­si­tan más que ex­pre­sio­nes de arre­pen­ti­mien­to, que se ne­ce­si­ta ac­cio­nes, cam­bios y, so­bre to­do, trans­pa­ren­cia. Siem­pre he di­cho que es me­jor cam­bios pe­que­ños pues es­tos im­pli­can una gran­dí­si­ma di­fe­ren­cia”, se­ña­la. ¿Hay buen pro­nós­ti­co pa­ra es­tas pa­re­jas? ¿Es po­si­ble con­ti­nuar? “Cla­ro que es po­si­ble y lo­grar un me­jor ma­tri­mo­nio. Pe­ro so­lo se­rá po­si­ble si am­bos se de­di­can a tra­ba­jar pa­ra lo­grar­lo. En­ten­der que no es tan so­lo pe­dir per­dón y de­jar las co­sas así, pues la con­fian­za, al per­der­se, crea ma­les­tar emo­cio­nal no tan so­lo con la pa­re­ja, sino con­si­go mis­mo. La trai­ción mue­ve nues­tra his­to­ria per­so­nal y nos ha­ce tam­ba­lear el amor pro­pio, por lo que siem­pre es sano bus­car la ayu­da de un pro­fe­sio­nal en el área pa­ra re­en­con­trar nues­tra iden­ti­dad, pa­ra lue­go mo­di­fi­car to­do aque­llo que da­ñó la re­la­ción”, pun­tua­li­za Ana Simó.

"LA IN­FI­DE­LI­DAD FI­NAN­CIE­RA IM­PLI­CA NO SER TRANS­PA­REN­TE CON LA PA­RE­JA SO­BRE NUES­TROS GAS­TOS, NUES­TROS AHO­RROS Y SO­BRE EL USO QUE PO­DE­MOS DAR­LE AL DINERO".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.