JA­NIS SANTAELLA

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - Ja­nis Santaella

NUES­TRA LI­FE COACH NOS AYU­DA A IDEN­TI­FI­CAR SI ES­TA­MOS "ATRA­PA­DOS EN UNA RE­LA­CIÓN".

ES­TAS RE­LA­CIO­NES TE LLE­VAN AL BOR­DE DE TUS EMO­CIO­NES man­te­nién­do­te en una mon­ta­ña ru­sa que te des­equi­li­bra cons­tan­te­men­te.

¿De dón­de vie­ne que bus­ques es­tar atra­pa­do(a) en una re­la­ción? De la ni­ñez, don­de es­pe­ras­te tan­to de tus pa­dres y de for­ma in­cons­cien­te no lo re­ci­bis­te, lo con­ver­tis­te en ne­ce­si­da­des pen­dien­tes, las cua­les a su vez es­co­ges esas pa­re­jas pa­ra re­vi­vir­las don­de es­ta­ble­ces una deu­da o mi­sión im­po­si­ble.

Es­tas re­la­cio­nes se ba­san en la es­pe­ran­za de que al­guien va a cam­biar, de que te va a lle­nar esas ca­ren­cias emo­cio­na­les pen­dien­tes, co­mo son ca­ri­ño, acep­ta­ción, apro­ba­ción, re­co­no­ci­mien­to, per­te­ne­cer, que nos va­lo­ren, nos cui­den y nos pro­te­jan. Por es­to desa­rro­lla­mos una al­ta to­le­ran­cia al do­lor emo­cio­nal, abrién­do­les la puer­ta a re­la­cio­nes tó­xi­cas y de mal­tra­to.

¿Y por­qué no sa­les de ellas? Por mie­do, bus­can­do mu­chas ex­cu­sas, jus­ti­fi­ca­cio­nes, te re­fu­gias en los me­ca­nis­mos de de­fen­sa pa­ra no sen­tir la an­sie­dad, la tris­te­za y la ira que re­pe­ti­da­men­te es­tán pre­sen­tes. Por eso pe­leas cons­tan­te­men­te o vi­ves sien­do la víc­ti­ma eter­na, o te in­ca­pa­ci­tas pa­ra que­dar­te allí. Los tres (3) gran­des mie­dos que te de­jan atra­pa­do(a) en una re­la­ción que no fun­cio­nan son: so­le­dad, aban­dono o pér­di­da y el re­cha­zo o no sen­tir­nos su­fi­cien­tes. De allí en nues­tras de­pen­den­cia, de­ci­mos de ma­ne­ra jus­ti­fi­cán­do­nos “es por los hi­jos”, “la si­tua­ción” , o el co­mún “es bueno o bue­na per­so­na”, o “no me es in­fliel”, etc., lo que com­prue­ba nues­tro ba­jo me­re­ci­mien­to de amor. Es­te ti­po de re­la­cio­nes desa­rro­lla tu ca­pa­ci­dad de sal­va­dor(a) al má­xi­mo, sien­tes que amas de­ma­sia­do, das to­do y re­ci­bes po­co a cam­bio; te pue­des con­ver­tir en un men­di­go(a) de amor, te sien­tes usa­do(a) y pre­so(a). Eres vul­ne­ra­ble a es­tas re­la­cio­nes cuan­do tie­nes ba­ja au­to­es­ti­ma, o has sa­li­do de otra re­la­ción ya sea de un no­viaz­go lar­go o un di­vor­cio, y no has rea­li­za­do el pro­ce­so de due­lo, pues es­ta­mos tan ne­ce­si­ta­dos que no es­ta­mos eva­luan­do el da­ño que es­to pue­de cau­sar­nos. El mayor pre­cio de es­tas re­la­cio­nes eres tú mis­mo(a), quien se que­da de úl­ti­mo, ma­ne­ja cons­tan­te­men­te an­sie­dad y preo­cu­pa­ción, bus­ca eva­dir man­te­nién­do­se ocu­pa­do (a) y, so­bre to­do, aban­do­na sus me­tas y sue­ños, pues tenemos tan­to mie­do a que­dar­nos so­los, a que no apa­re­ce­rá al­guien más, o al acuer­do del “ma­lo co­no­ci­do”, sin­tién­do­nos cul­pa­bles o im­po­ten­tes de no po­der re­sol­ver es­to, que me­jor nos que­da­mos allí. Exis­ten de­to­nan­tes pa­ra ve­ri­fi­car si tu re­la­ción se es­tá vol­vien­do tó­xi­ca y pu­die­ras es­tar atra­pa­do(a):

• Tu re­la­ción se ba­sa en el po­ten­cial que es­pe­ras del otro.

• Ten­go la es­pe­ran­za que mi pa­re­ja va a cam­biar o me to­mo es­ta mi­sión en mis ma­nos.

• Te has vuel­to el pa­dre/ma­dre/te­ra­peu­ta/coach/guía de tu pa­re­ja pa­ra apo­yar­lo(a) a que cam­bie. • Cons­tan­te­men­te eres quien bus­car arre­glar la si­tua­ción en la re­la­ción.

• Quie­res cons­tan­te­men­te lle­nar las ex­pec­ta­ti­vas del otro per­dien­do tu ser, quien eres en ver­dad.

• Si la per­so­na con sus ac­cio­nes te di­ce que ¡no te quie­re!, aun­que te lo di­ga de for­ma ver­bal. Los re­sul­ta­dos ha­blan y te nie­gas a ver­lo, acep­tar­lo .

• La re­la­ción se ba­sa en pro­me­sas que nun­ca ocu­rren. • Sien­tes cul­pa o pe­na de la otra per­so­na y por eso no ter­mi­nas la re­la­ción

• La re­la­ción se que­dó en la ilu­sión del pri­mer mo­men­to, los años pa­san y se vuel­ve más con­flic­ti­va e in­to­le­ran­te. • Uno de los dos es­tá lis­to pa­ra el com­pro­mi­so; por el con­tra­rio; el otro no se sien­te lis­to y de­ci­de no ha­cer­lo. • Amas de­ma­sia­do o siem­pre le das to­do al otro, pa­ra lue­go co­brar­le y re­cla­mar­le.

• No acep­tas que se ter­mi­nó la re­la­ción, que de­ja­ron de amar­te o que es­co­gie­ron amar a otra per­so­na. • Siem­pre per­do­nas y das la opor­tu­ni­dad por­que tie­nes una es­pe­ran­za

• La re­la­ción ni la per­so­na te apo­ya a cre­cer ni desa­rro­llar­te per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te.

• La re­la­ción tie­ne mu­chos mo­men­tos di­fí­ci­les y cons­tan­tes re­con­ci­lia­cio­nes.

• Tus fa­mi­lia­res y ami­gos te no­tan que no eres fe­liz y que no te con­vie­ne esa re­la­ción.

• Tu pa­re­ja es o te ha si­do in­fiel, pien­sas que lo per­do­nas cons­tan­te­men­te, pe­ro te sien­tes he­ri­do (a) y en las pe­leas lo traes a co­la­ción.

• Tu dig­ni­dad es­tá en jue­go o es­tás acep­tan­do lo inacep­ta­ble.

• Es­tás en una re­la­ción don­de tú pier­des y el otro ga­na. • Tu pa­re­ja no es­tá dis­po­ni­ble.

• Has aban­do­na­do tus pro­yec­tos y sue­ños por es­ta re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.