DA­TE PER­MI­SO

Ritmo Social - - BodyandSoul.Ritmo Personal -

En días pa­sa­dos, des­per­té sin­tién­do­me al­go tris­te. No era al­go pro­fun­do, pe­ro sí una sen­sa­ción des­agra­da­ble. In­ten­té por to­dos los me­dios de bus­car una ex­pli­ca­ción, de dón­de ven­drá si cons­cien­te­men­te to­do es­tá en or­den, y re­co­noz­co y cuen­to ca­da día mis ben­di­cio­nes. Por otro la­do, co­men­cé a re­pren­der­me, a cues­tio­nar­me que có­mo era po­si­ble que me sin­tie­ra de es­ta for­ma si ten­go to­do lo que ne­ce­si­to pa­ra ser fe­liz y de­be­ría es­tar con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja las 24 ho­ras del día, los 7 días de la se­ma­na. En un mo­men­to, re­cor­dé al­go que apren­dí ha­ce mu­cho tiem­po y que sir­vió de bál­sa­mo pa­ra es­te fes­ti­val de emo­cio­nes, y es lo si­guien­te: una per­so­na­li­dad sa­na es aque­lla que es ca­paz de vi­vir to­das las emo­cio­nes en su jus­ta di­men­sión. Tenemos cua­tro emo­cio­nes bá­si­cas, a sa­ber: mie­do, ira, tris­te­za y ale­gría. Ca­da una cum­ple una fun­ción es­pe­cí­fi­ca en no­so­tros. Es­to quie­re de­cir que de­be­mos dar­nos el per­mi­so de sen­tir­las, vi­vir­las sin que nos des­bor­de. Es­to no quie­re de­cir que sen­ti­ré tris­te­za y la ha­ré par­te de mi vi­da, o me en­tre­ga­ré a ella sin con­tem­pla­ción, de es­to no se tra­ta, es más bien, en­ten­der que –co­mo hu­ma­nos– es sano e im­por­tan­te sen­tir mie­do en oca­sio­nes, ira en otros mo­men­tos, tris­te­za al­gu­nas ve­ces, ob­via­men­te, sin lle­var su ex­pre­sión has­ta el ex­tre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.