SO­MOS SU VOZ

NUES­TRA CO­LA­BO­RA­DO­RA JACKIE TRON­CO­SO CON­TI­NÚA ORIENTÁNDONOS CON RES­PEC­TO A NUES­TRAS MAS­CO­TAS.

Ritmo Social - - Sumario. Ritmo Personal - Jackie Tron­co­so

¿CÓ­MO INCORPORARLAS AL NUE­VO HO­GAR? El día en que traes esa nue­va mas­co­ta a ca­sa, sea que ya ten­gas una pre­via­men­te o so­lo traer una nue­va, pro­cu­ra ha­cer­lo de­bi­da­men­te des­de el prin­ci­pio. Re­co­men­da­mos pre­sen­tar­los en un lu­gar li­ge­ra­men­te re­ti­ra­do del ho­gar don­de vi­vi­rán jun­tos, lue­go ca­mi­na­rán to­dos uni­dos has­ta el ho­gar, siem­pre re­cor­dan­do que de­be ser el amo, el que mar­que el pa­so y lle­ve la de­lan­te­ra. Si es una úni­ca mas­co­ta, de igual for­ma re­cí­be­la afue­ra y haz el pro­ce­so men­cio­na­do arri­ba, si es muy be­bé sim­ple­men­te lo lle­vas di­rec­to al ho­gar y le pro­cu­ras to­do el amor y cui­da­do que se me­re­ce un ani­ma­li­to re­cién des­pren­di­do de su ma­dre.

AL­GU­NAS RA­ZO­NES DE POR QUÉ TE­NER UNA MAS­CO­TA:

Crear res­pon­sa­bi­li­dad. Es­te es un gran fac­tor, pues el ani­mal de­pen­de de no­so­tros y por en­de ayu­da a los ni­ños a ad­qui­rir va­lo­res de apren­di­za­je y de te­ner me­jor ac­ti­tud, lo cual re­per­cu­te en su au­to­es­ti­ma y con­fian­za. Otro as­pec­to es apren­der eta­pas de la vi­da de un ser vi­vien­te co­mo: na­cer, cre­cer y mo­rir.

Rom­per la ru­ti­na. El he­cho de adop­tar un ani­ma­li­to en fa­se de cre­ci­mien­to nos lle­va a es­for­zar­nos en su cui­da­do; si por el con­tra­rio lo adop­ta­mos cre­ci­di­to de­be­mos es­for­zar­nos en co­no­cer­lo, pues ya ten­dría su pro­pio ca­rác­ter y una vi­da an­te­rior que de­be­mos te­ner pre­sen­te a la ho­ra de re­edu­car­lo.

Sa­lud. Pro­por­cio­nan más ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ya que al sa­car­los a pa­sear, tam­bién nos in­vi­ta a ejer­ci­tar­nos.

Bie­nes­tar emo­cio­nal. Es­tá com­pro­ba­do que cuan­do les aca­ri­cia­mos, nues­tro cuer­po se­gre­ga en­dor­fi­nas y se re­du­ce el es­trés, es una fuen­te inago­ta­ble de com­pa­ñía y sen­ti­mos mu­cho afec­to y ali­vio cuan­do en­fren­ta­mos ais­la­mien­to y so­le­dad.

Be­ne­fi­cio. Re­cien­tes es­tu­dios in­di­can que fa­vo­re­ce as­pec­tos esen­cia­les pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo hu­mano, nos me­jo­ran la sa­lud car­dia­ca.

Be­ne­fi­cios. En con­clu­sión la vi­da se­rá más di­ver­ti­da con una mas­co­ta en ca­sa, ha­brá me­jor áni­mo, más ilu­sión y una re­la­ción re­cí­pro­ca que al cul­ti­var­la con ac­ti­vi­da­des del dia­rio vi­vir, de se­gu­ro ob­ten­dre­mos una fa­mi­lia mu­cho más uni­da y fe­liz.

Ade­más del ar­duo tra­ba­jo que im­pli­ca pa­ra los vo­lun­ta­rios res­ca­tis­tas, el bus­car ho­ga­res a los ca­lle­je­ros se su­ma el de otros ani­ma­les de ra­za que ya no son desea­dos por sus due­ños, de ahí una fra­se muy usa­da por no­so­tros que di­ce que: “Ni los de ra­za se sal­van”, por­que has­ta ellos pa­san ca­la­mi­da­des.

No es que es­te­mos en contra de que se adop­ten o se com­pren ani­ma­les de pu­ra ra­za… al con­tra­rio, ca­da ani­ma­li­to me­re­ce un buen due­ño y a dia­rio les ayu­da­mos, pe­ro es bueno que se for­me una ma­yor con­cien­cia y lo­grar que la ven­ta de mas­co­tas se reali­ce con un buen cri­te­rio de­pu­ran­do el nue­vo ho­gar pa­ra que sea pa­ra siem­pre, evi­tan­do la so­bre­po­bla­ción y el aban­dono, pues ca­da vez es más fre­cuen­te no­tar a due­ños de mas­co­tas per­dien­do rá­pi­da­men­te el in­te­rés y des­ha­cer­se de los ani­ma­les acu­dien­do a no­so­tros, qui­tán­do­les la po­si­bi­li­dad a ani­ma­li­tos de la ca­lle de con­se­guir un ho­gar. An­tes de des­ha­cer­se de sus ani­ma­les, re­ca­pa­ci­ten, lean to­do lo que im­pli­ca pa­ra el ani­mal su aban­dono, des­de de­pri­mir­se, en­fer­mar­se y has­ta mo­rir.

A me­nu­do ve­mos en las ca­rre­te­ras em­pre­sas cer­ca­das con es­pa­cios muy se­gu­ros y enor­mes, oja­lá unir­nos y crear un pro­gra­ma de adop­cio­nes en el cual ca­da ho­gar, ca­da em­pre­sa de es­te país adop­te una mas­co­ta es­te­ri­li­za­da y va­cu­na­da. Lo ideal se­ría te­ner un ani­ma­li­to de ra­za y a la vez al­gún res­ca­ta­do.

Si des­pués de leer to­do lo an­te­rior deseas adop­tar, di­rí­ge­te a las re­des so­cia­les, pre­gún­ta­le a un ami­go que de se­gu­ro sa­brán orien­tar­les so­bre los di­fe­ren­tes gru­pos que tie­nen va­rie­dad de ¡ani­ma­li­tos es­pe­ran­do pa­ra ser adop­ta­dos!

No­so­tros con­ti­nua­mos con las pa­la­bras má­gi­cas del rescate ani­mal, ¡“es­te­ri­li­za, va­cu­na y adop­ta”! ¡Gra­cias a to­dos los que nos leen que con sus pa­la­bras de ha­la­go nos ayu­dan a con­ti­nuar!

“Yo le que­ría de­cir la ver­dad, por amar­ga que fue­ra, con­tar­le que el uni­ver­so era más an­cho que sus ca­de­ras, le di­bu­ja­ba un mun­do real, no uno co­lor de ro­sas, pe­ro ella pre­fe­ría es­cu­char men­ti­ras piadosas”. JOA­QUÍN SA­BI­NA

ES­CE­NA IN­TE­RIOR/ NO­CHE. FIES­TA CON­CU­RRI­DA EN UNA ELE­GAN­TE UR­BA­NI­ZA­CIÓN DE BUE­NOS AI­RES. Una mu­jer atrac­ti­va, ves­ti­da de ro­jo, de unos trein­ta y cin­co años, ob­ser­va dis­tan­te ha­cia la pis­ta de bai­le. Se acer­ca a tres per­so­nas, dos mu­je­res y un hom­bre, y les di­ce: “Te­ne­mos que ha­blar”. Los cua­tro en­tran en una co­ci­na am­plia. La mu­jer de ro­jo se apo­ya en la pa­red que li­mi­ta con las es­ca­le­ras y co­mien­za a so­llo­zar. Sus ami­gos se alarman mien­tras ella se con­fie­sa. “Me enamo­ré del per­so­na­je”, les di­ce, aña­dien­do que ya la pri­me­ra no­che, en la Lu­na de Miel, ha­bía des­cu­bier­to a su fla­man­te ma­ri­do. “Se pa­sa el día mi­ran­do la te­le­vi­sión, no ha leí­do un li­bro en su vi­da, ci­ta fra­ses de au­to­res que no co­no­ce y se po­ne tris­te cuan­do pier­de ma­sa mus­cu­lar”, suel­ta ele­van­do el vo­lu­men de su voz. Que no es mal ti­po, agre­ga, sim­ple­men­te es un ton­to irre­cu­pe­ra­ble. “¡Me ca­sé con un bo­lu­do!”, con­clu­ye rom­pien­do en llan­to. Del otro la­do de las es­ca­le­ras, un hom­bre de unos cua­ren­ta años, con un muy cui­da­do, se sien­ta en uno de los es­ca­lo­nes y res­pi­ra con di­fi­cul­tad. (PE­LÍ­CU­LA “ME CA­SÉ CON UN BO­LU­DO” DE JUAN TARATUTO).

TWIT­TER: @GLLANOSG

CO­RREO: GA­BRIE­LA.LLA­NOS@GMAIL.COM

PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TO­RA… O VI­CE­VER­SA

MI­LI­TAN­TE ACÉRRIMA DEL HU­MOR, FUN­DA­MEN­TA­LIS­TA DE LA CU­RIO­SI­DAD Y DE­FEN­SO­RA A UL­TRAN­ZA DEL SEN­TI­DO PO­CO CO­MÚN DEL CO­MÚN DE LAS MU­JE­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.