Li­sa Mo­rel

“UNO DE LOS GRAN­DES RE­TOS DE UNA EM­PRE­SA FA­MI­LIAR ES DAR EN­TRA­DA A PRO­FE­SIO­NA­LES EX­TER­NOS COM­PRO­ME­TI­DOS CON LOS OB­JE­TI­VOS DE LA EM­PRE­SA Y EL RES­PE­TO A LOS VA­LO­RES FA­MI­LIA­RES”.

Ritmo Social - - Por Dentro. - en­tre­vis­ta May­ra Pérez Cas­ti­llo fo­to­gra­fía Fuen­te ex­ter­na FOR­MA­CIÓN. GRA­DUA­DA DE DE­RE­CHO COR­PO­RA­TI­VO DE CO­LUM­BIA LAW SCHOOL, AD­MI­TI­DA AL NEW YORK BAR. EXE­CU­TI­VE MBA BAR­NA BU­SI­NESS SCHOOL. MAS­TER EN DE­RE­CHO DE LOS NE­GO­CIOS DE UNIVERISTÉ PANTHEÓN ASSAS PAR

¿Có­mo na­ce su in­te­rés so­bre Pa­tri­mo­nio Em­pre­sa­ria­les Fa­mi­lia­res?

Mi in­te­rés na­ce a raíz de dos im­por­tan­tes ex­pe­rien­cias. For­mé par­te del equi­po de abo­ga­dos cor­po­ra­ti­vos de una fir­ma lí­der en el país, tra­ba­jan­do, en­tre otros, te­mas de or­ga­ni­za­ción cor­po­ra­ti­va de fa­mi­lias em­pre­sa­rias do­mi­ni­ca­nas. Pu­de apre­ciar que pa­ra que una es­tra­te­gia le­gal res­pec­to de un pa­tri­mo­nio fa­mi­liar sea sos­te­ni­ble, de­be tam­bién co­rres­pon­der a una es­tra­te­gia o plan de la fa­mi­lia. Por igual, des­de mi pro­pia fa­mi­lia, soy par­te de una em­pre­sa fa­mi­liar en pro­ce­so de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y al con­cluir mi MBA me in­vo­lu­cro ca­da día más en la to­ma de de­ci­sio­nes di­rec­ti­vas.

¿Qué sig­ni­fi­ca per­te­ne­cer a una em­pre­sa con es­te con­cep­to?

For­mar par­te de un equi­po que tra­ba­ja pre­ci­sa­men­te con fa­mi­lias em­pre­sa­rias me ha da­do la opor­tu­ni­dad de ser par­tí­ci­pe de ejem­plos de có­mo el amor de fa­mi­lia per­mi­te que se so­bre­pa­se cual­quier con­flic­to y có­mo es pre­ci­sa­men­te la iden­ti­fi­ca­ción de esos va­lo­res fa­mi­lia­res lo que per­mi­te tra­zar el ca­mino pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes a ni­vel di­rec­ti­vo.

¿Có­mo fa­vo­re­ce al sis­te­ma eco­nó­mi­co de una na­ción el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas fa­mi­lia­res?

Las em­pre­sas fa­mi­lia­res re­pre­sen­tan la pie­dra an­gu­lar de la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na, y su sos­te­ni­bi­li­dad, a tra­vés del tiem­po, es de vi­tal im­por­tan­cia. Más de 80% de las em­pre­sas en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na son em­pre­sas fa­mi­lia­res y el 75% de ellas se en­cuen­tran en un pro­ce­so de tran­si­ción ge­ne­ra­cio­nal. Ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad y el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la em­pre­sa fa­mi­liar es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la sa­lud de la eco­no­mía del país. En la me­di­da en que los sis­te­mas re­gu­la­do­res apo­yen a las em­pre­sas fa­mi­lia­res, es­tas po­drán en­con­trar un me­jor me­dio am­bien­te. Y el en­torno eco­nó­mi­co es par­te del eco­sis­te­ma.

Ade­más de los la­zos fa­mi­lia­res, ¿qué di­fe­ren­cia las em­pre­sas fa­mi­lia­res a las de­más?

Son más rá­pi­das, fle­xi­bles y adap­ta­ti­vas pa­ra re­cu­pe­rar­se de los em­ba­tes de los cam­bios que otras es­truc­tu­ras no fa­mi­lia­res. Se re­po­nen a gol­pes de even­tos que fá­cil­men­te des­tru­yen a mul­ti­na­cio­na­les o em­pre­sas pú­bli­cas, por­que ba­san su desem­pe­ño a fu­tu­ro en una apues­ta a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, por lo que la vi­sión siem­pre es a lar­go pla­zo.

Sin em­bar­go, mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res ca­re­cen de una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal que le per­mi­te la re­so­lu­ción de con­flic­tos y to­ma de de­ci­sio­nes de una ma­ne­ra efec­ti­va. Las em­pre­sas fa­mi­lia­res exi­to­sas que han lo­gra­do ma­ne­jar el po­der de for­ma efec­ti­va, lo han he­cho a tra­vés de la co­rrec­ta se­pa­ra­ción de los con­cep­tos de pro­pie­dad, go­bierno y ges­tión. ¿Có­mo lo han he­cho? Crean­do es­truc­tu­ras de go­bierno que per­mi­ten se­pa­rar y ges­tio­nar ade­cua­da­men­te es­tas de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.