SIE­TE CLA­VES DE LA FER­TI­LI­DAD MAS­CU­LI­NA

LOS EX­CE­SOS DE AL­COHOL, ASÍ CO­MO LOS PRO­DUC­TOS QUÍ­MI­COS QUE PRO­VIE­NEN DE DI­FE­REN­TES TRA­TA­MIEN­TOS DE BE­BI­DAS Y ALI­MEN­TOS PA­RA SU CON­SER­VA­CIÓN O SU EN­VA­SA­DO, PUE­DEN PER­JU­DI­CAR LOS ESPERMATOZOIDES.

Ritmo Social - - Body And Soul. Ritmo Personal -

Sa­bía que la ca­li­dad del es­per­ma hu­mano vie­ne de­cli­nan­do pro­gre­si­va­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, por di­ver­sas cau­sas, tan­to am­bien­ta­les co­mo re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da? La can­ti­dad de espermatozoides que con­tie­ne el se­men de los hom­bres oc­ci­den­ta­les es­tán ba­jan­do de for­ma con­ti­nua y sig­ni­fi­ca­ti­va, se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, HUJI, en Is­rael y de la Es­cue­la Icahn de Me­di­ci­na de Mount Si­nai, en Nue­va York (EE. UU.). Un ex­haus­ti­vo me­ta-aná­li­sis de in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das en­tre 1973 y 2011 ha des­cu­bier­to que la pre­sen­cia de espermatozoides cal­cu­la­da por me­dio de dos me­di­cio­nes lla­ma­das con­teo y con­cen­tra­ción del es­per­ma en el se­men de los va­ro­nes de Nor­tea­mé­ri­ca, Eu­ro­pa, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da ha ba­ja­do más de un 50 por cien­to en al­re­de­dor de cua­ren­ta años.

Por el con­tra­rio, no se ob­ser­vó una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en la ca­li­dad es­per­má­ti­ca de los hom­bres de Amé­ri­ca del Sur, Asia y Áfri­ca, aun­que allí se han rea­li­za­do mu­chos me­nos es­tu­dios, se­gún los au­to­res de es­ta in­ves­ti­ga­ción.

“Es­te aná­li­sis es una lla­ma­da de aten­ción ur­gen­te pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res y au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas de la fuer­te caí­da en el con­teo de espermatozoides”, ha se­ña­la­do el doctor Ha­gai Le­vi­ne, director del es­tu­dio e in­ves­ti­ga­dor mé­di­co de la HUJI.

CUAN­DO EL MA­TE­RIAL GE­NÉ­TI­CO SE FRAG­MEN­TA.

“Des­de ha­ce años se pu­bli­can

ar­tícu­los cien­tí­fi­cos que aler­tan so­bre el de­te­rio­ro de la ca­li­dad de los espermatozoides”, se­gún el doctor Jan Tesarik, es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad hu­ma­na que di­ri­ge el equi­po de ex­per­tos de la Clí­ni­ca Mar­gen de Gra­na­da (Es­pa­ña).

El equi­po de Tesarik ha he­cho una apor­ta­ción cla­ve a es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes, al ha­ber re­co­gi­do y eva­lua­do sis­te­má­ti­ca­men­te y des­de ha­ce más de 20 años el ADN (ma­te­rial ge­né­ti­co) de los espermatozoides de pa­cien­tes con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad, y ana­li­zar una ca­rac­te­rís­ti­ca que in­flu­yen en su ca­li­dad, co­mo es su in­te­gri­dad. La frag­men­ta­ción del ADN es­per­má­ti­co (la ro­tu­ra o le­sio­nes en el ma­te­rial ge­né­ti­co de los espermatozoides), es una de las cau­sas de in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na y uno de los pa­rá­me­tros que se ana­li­zan en los prin­ci­pa­les cen­tros de re­pro­duc­ción asis­ti­da.

El da­ño del ADN de los espermatozoides tien­de a ser más al­to en fu­ma­do­res y en hom­bres ex­pues­tos pro­fe­sio­nal­men­te a di­fe­ren­tes subs­tan­cias tó­xi­cas, y tam­bién se de­ri­va de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, co­mo la con­ta­mi­na­ción del ai­re, agua y ali­men­tos, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas, se­gún es­te ex­per­to. “La tem­pe­ra­tu­ra tes­ti­cu­lar ele­va­da, va­rias pa­to­lo­gías co­mo la crip­tor­qui­dia, va­ri­co­ce­le, pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios o in­fec­ción del trac­to ge­ni­tal, cán­cer, epi­so­dios fe­bri­les y es­trés, son pro­ble­mas de sa­lud que pue­den per­ju­di­car el ma­te­rial ge­né­ti­co de los espermatozoides”, aña­de Tesarik. Afor­tu­na­da­men­te, hay co­sas que to­dos los hom­bres pue­den ha­cer pa­ra me­jo­rar el ADN de sus espermatozoides, se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta.

1.- HA­GA EL AMOR MÁS A ME­NU­DO.

“Ha­cer el amor con más fre­cuen­cia me­jo­ra la ca­li­dad del ADN de los espermatozoides, que es peor en los hom­bres que eya­cu­lan po­co”, se­gún el doctor Jan Tesarik,

Pa­ra Tesarik la fre­cuen­cia se­xual acon­se­ja­ble “es por lo me­nos 2-3 ve­ces a la se­ma­na pe­ro, en ge­ne­ral, los hom­bres ten­drían que eya­cu­lar lo má­xi­mo po­si­ble siem­pre”. Con po­ca fre­cuen­cia de eya­cu­la­ción ba­ja el li­bi­do y se de­te­rio­ra la ca­li­dad de la erec­ción. Ade­más, con la edad avan­za­da es aún más im­por­tan­te por­que eya­cu­lar es la me­jor pre­ven­ción de la hi­per­tro­fia (agran­da­mien­to) de la prós­ta­ta, que pue­de de­ge­ne­rar en un cán­cer”, re­cal­ca.

2.- PRAC­TI­QUE DE­POR­TES CON MO­DE­RA­CIÓN.

“Los de­por­tes que pro­du­cen mi­cro­trau­mas de los tes­tícu­los, co­mo mon­tar en bi­ci­cle­ta o cual­quier ac­ti­vi­dad de­por­ti­va que se ejer­ce con de­ma­sia­da in­ten­si­dad, pue­de pro­du­cir la ba­ja­da de la ca­li­dad de espermatozoides, en ge­ne­ral, y de su ADN en par­ti­cu­lar”, se­ña­la el doctor Tesarik.

3.- CON­SU­MA ALI­MEN­TOS ALIA­DOS DEL SE­MEN.

“To­dos los ali­men­tos y to­das las be­bi­das que apor­tan vi­ta­mi­na C y otros com­po­nen­tes con ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te ayu­dan a pro­te­ger el ADN de los espermatozoides”, se­ña­la es­te doctor en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía y en Cien­cias, por la Uni­ver­si­dad de Pra­ga (Re­pú­bli­ca Che­ca), con un pre­mio ex­tra­or­di­na­rio de fin de ca­rre­ra.

“Se tra­ta so­bre to­do de fru­tas y ver­du­ras, pe­ro tam­bién sir­ven nue­ces, pes­ca­do, ma­ris­cos, hí­ga­do, hue­vos, fru­tos se­cos, ce­rea­les in­te­gra­les y le­gum­bres”, se­gún Tesarik, que aña­de: “de­ma­sia­dos car­bohi­dra­tos pue­den ser no­ci­vos y tam­po­co es bue­na una die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca es­tric­ta”. Ad­vier­te, que los ex­ce­sos de al­cohol, así co­mo los pro­duc­tos quí­mi­cos que pro­vie­nen de di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos de be­bi­das y ali­men­tos pa­ra su con­ser­va­ción o su en­va­sa­do, pue­den per­ju­di­car los espermatozoides.

4.- EVI­TE LA EX­PO­SI­CIÓN PRO­LON­GA­DA AL CA­LOR.

“Los ba­ños ca­lien­tes o la sau­na pue­den tam­bién con­tri­buir al de­te­rio­ro es­per­má­ti­co, pe­ro so­lo se pue­de ha­blar de un pe­li­gro si se tra­ta de un uso pro­lon­ga­do y re­gu­lar”, se­gún Tesarik, quien re­co­no­ce que “es di­fí­cil es­ta­ble­cer una lí­nea ro­ja en­tre am­bas si­tua­cio­nes”. 5.- RE­DUZ­CA EL USO DE IN­DU­MEN­TA­RIA AJUS­TA­DA.

“La tem­pe­ra­tu­ra ideal de los tes­tícu­los es de unos gra­dos más ba­ja que la del res­to del cuer­po, por es­ta ra­zón se ubi­can fue­ra del cuer­po, a la di­fe­ren­cia de los ova­rios fe­me­ni­nos”, se­ña­la Tesarik. “Si la ro­pa em­pu­ja los tes­tícu­los contra el cuer­po, su en­fria­mien­to se re­du­ce, y es­te pe­li­gro au­men­ta cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re ex­te­rior es ele­va­da, so­bre to­do si du­ra mu­cho tiem­po”, aña­de.

TESARIK RE­CO­MIEN­DA TRA­TAR DE RE­DU­CIR EL ES­TRÉS, CO­MER Y BE­BER PRO­DUC­TOS FRES­COS Y DE MA­NE­RA EQUI­LI­BRA­DA Y EVI­TAR HÁ­BI­TOS NO SA­LU­DA­BLES, CO­MO EL TA­BA­CO Y LAS DRO­GAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.