BODY AND SOUL

In­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na

Ritmo Social - - Ritmo Personal -

Co­noz­ca los por­me­no­res de es­te pro­ble­ma de sa­lud que au­men­ta ca­da día en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Lo pa­sé a bus­car co­mo de cos­tum­bre. En el ca­mino la con­ver­sa­ción, co­mo siem­pre, fue ame­na. No se ha­bía pues­to el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad y la alar­ma de mi vehícu­lo lo de­la­tó. “¡Pón­gan­se el cin­tu­rón!", le di­je, a lo que me res­pon­dió que ya pron­to la alar­ma ce­sa­ría su in­sis­ten­te so­ni­do, aun­que de in­me­dia­to re­fle­xio­nó y di­jo: ¡Cuán­to cri­ti­co yo eso mis­mo que no quie­ro ha­cer!… Es mi in­ge­nuo y no­ble com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, Jo­sé Luis Inoa Medina. Es­to me co­nec­tó de in­me­dia­to con un post que leí en Ins­ta­gram días pre­vios. De­cía al­go así co­mo... si pu­sié­ra­mos en prác­ti­ca aun­que sea la mi­tad de las co­sas que re­co­men­da­mos ha­cer a otros, ten­dría­mos to­dos nues­tros pro­ble­mas re­suel­tos. Pón­ga­se a pen­sar qué po­de­ro­sa es esa sen­ten­cia. Es más fá­cil man­dar a otros a de­jar una re­la­ción, acon­se­ja­mos a otros a que ba­je de pe­so, que co­ma sa­lu­da­ble, que ha­ga ejer­ci­cio, que es­tu­die, que se es­fuer­ce, que tra­ba­je, que no le ha­ga ca­so a to­do el mun­do, que no se to­me na­da per­so­nal, y un lar­go et­cé­te­ra. Des­de una po­si­ción có­mo­da nos re­sul­ta fá­cil man­dar y su­ge­rir, pe­ro cuan­do de­bo ha­cer­lo yo, no es­toy dis­pues­to a mo­ver un de­do. Y es que el que pre­di­ca, no apli­ca. Pe­ro es­to no es del to­do ma­lo, sa­co otra re­fle­xión y es que siem­pre ne­ce­si­ta­mos al otro, con­fir­ma nues­tra na­tu­ra­le­za gre­ga­ria. El otro me pue­de ayu­dar a ver aque­llo que no quie­ro y vi­ce­ver­sa. Lo im­por­tan­te es apren­der de to­do y sa­car pro­ve­cho de ca­da ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.