CÁN­CER Y SIS­TE­MA CE­LU­LAR

EL CÁN­CER ES UNA DE LAS EN­FER­ME­DA­DES MÁS ES­TU­DIA­DAS DE TO­DOS LOS TIEM­POS Y, PA­RA­DÓ­JI­CA­MEN­TE, LA CIENCIA AÚN NO SA­BE CÓ­MO CURARLA…

Ritmo Social - - Desde Mi Atanor. - Jac­que­li­ne San­tos

EL CI­CLO VI­TAL QUE ACON­TE­CE EN TO­DO SER VI­VO, tan­to en el hu­mano co­mo en la na­tu­ra­le­za es “na­cer, cre­cer, nu­trir­se, res­pi­rar, re­pro­du­cir­se y mo­rir…”, y es­to es lo que su­ce­de con nues­tro sis­te­ma ce­lu­lar: de ma­ne­ra or­de­na­da, las cé­lu­las na­cen, cre­cen, se re­pro­du­cen y mue­ren. Mue­ren cuan­do es­tán en­ve­je­ci­das y/o da­ña­das, cuan­do ya su ci­clo de vi­da se ha cum­pli­do y de­ben dar pa­so a la for­ma­ción de nue­vas cé­lu­las. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do es­tas se re­sis­ten a mo­rir? Ellas mis­mas se crean un me­ca­nis­mo pa­ra so­bre­vi­vir y con­ti­nuar con su fun­ción, lo que ha­ce que su ac­ti­vi­dad sea anor­mal, ya que no es­tán en per­fec­to es­ta­do pa­ra brin­dar la con­di­ción óp­ti­ma que ne­ce­si­ta nues­tro or­ga­nis­mo, por tan­to, se pro­du­ce un des­con­trol, na­cen nue­vas cé­lu­las, las cua­les re­sul­ta­rán in­ne­ce­sa­rias pues hay una so­bre­po­bla­ción: las cé­lu­las que es­tán en per­fec­to es­ta­do, las que de­bie­ron mo­rir –aho­ra anor­ma­les– y las nue­vas que no en­cuen­tran un es­pa­cio idó­neo pa­ra desa­rro­llar­se li­bre­men­te, por lo que ter­mi­nan so­bran­do. Es­to ha­ce que se pro­duz­ca una di­vi­sión inin­te­rrum­pi­da de las cé­lu­las, for­mán­do­se una ma­sa ce­lu­lar o tu­mor… así se for­ma el cán­cer: es la mul­ti­pli­ca­ción des­con­tro­la­da de una o más cé­lu­las que han per­di­do su me­ca­nis­mo de con­trol y han cam­bia­do su ADN. El tu­mor pue­de ser só­li­do o no; en la san­gre, por ejem­plo, no lo es. Las cé­lu­las can­ce­ro­sas pue­den mo­ver­se a ór­ga­nos más le­ja­nos del afec­ta­do, a tra­vés del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y/o lin­fá­ti­co.

¿POR QUÉ SU­CE­DE ES­TO?

Cuan­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­tá dé­bil, cuan­do nos em­bar­ga la tris­te­za, de­cep­ción, fra­ca­so, cuan­do nues­tra ener­gía se man­tie­ne ba­ja por mu­cho tiem­po a cau­sa de al­gu­na si­tua­ción fuer­te que he­mos guar­da­do en so­le­dad, en si­len­cio, al­gún shock trau­má­ti­co, es­ta­mos ex­pues­tos a los agen­tes car­ci­nó­ge­nos que nos ro­dean, que apro­ve­chan esa si­tua­ción de fra­gi­li­dad por la que es­ta­mos pa­san­do pa­ra in­va­dir nues­tras cé­lu­las y afec­tar­las. AGEN­TES GE­NE­RA­DO­RES DE CÁN­CER

Es­ti­lo de vi­da y ali­men­ta­ción inade­cua­da: in­ges­ta fre­cuen­te de gra­sas sa­tu­ra­das (man­te­qui­lla, acei­te ve­ge­tal, le­che en­te­ra, he­la­dos, car­nes (la piel de las aves y la gra­sa blan­ca que ves en los cor­tes, es gra­sa sa­tu­ra­da, lo cual in­cre­men­ta los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo), ali­men­tos fri­tos, em­pa­ni­za­dos, ahu­ma­dos y pi­can­te ex­ce­si­vo; ha­ri­nas, azú­ca­res, al­cohol, ta­ba­co, ga­seo­sas. se­den­ta­ris­mo, ce­ro ejer­ci­cios y oxi­ge­na­ción. In­fla­ma­ción cró­ni­ca del or­ga­nis­mo: obe­si­dad, in­fec­cio­nes que no des­apa­re­cen, co­mo en el in­tes­tino, etc. Ex­po­si­ción a cier­tos cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos: trans­for­ma­do­res y to­rres de al­ta ten­sión, an­te­nas, te­lé­fono ce­lu­lar mi­cro­on­das.

EX­PO­SI­CIÓN A PRO­DUC­TOS QUÍ­MI­COS: as­bes­to, ben­ceno, ar­sé­ni­co, ní­quel, gas, cad­mio, cro­mo, clo­ru­ro de vi­ni­lo, etc.

AGRI­CUL­TU­RA: al­gu­nos fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das, in­sec­ti­ci­das y pro­duc­tos de­ri­va­dos del pe­tró­leo. La pre­sen­cia de uno o la con­ju­ga­ción de va­rios de es­tos ele­men­tos de for­ma asi­dua, des­com­po­ne nues­tro sis­te­ma ce­lu­lar; es co­mo una bom­ba que de­to­na el or­ga­nis­mo, con­lle­van­do a que se pro­duz­ca la afec­ción. No que­ra­mos ac­tuar cuan­do la en­fer­me­dad in­va­da nues­tro cuer­po… to­me­mos me­di­das pre­ven­ti­vas cuan­do aún es­ta­mos sa­nos. Sa­be­mos que nues­tra per­ma­nen­cia en es­te plano tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to, no ace­le­re­mos ese pro­ce­so con un pro­ce­der de­plo­ra­ble e inade­cua­do, “go­zar de la vi­da” no es co­me­ter ex­ce­sos, no con­fun­da­mos. Ha­ga­mos gra­to nues­tro pa­so por es­ta exis­ten­cia, mantengamos nues­tro cuer­po fí­si­co, emo­cio­nal, men­tal y ener­gé­ti­co en el me­jor es­ta­do que po­da­mos pro­pi­ciar­nos. “Tu cuer­po es un tem­plo y, co­mo tal, has de cui­dar­lo”. Dis­fru­te­mos el pre­sen­te en sa­lud, con ma­yor ca­li­dad de vi­da, de mo­do que cuan­do nos co­rres­pon­da des­en­car­nar, la Par­ca no nos to­me desprevenidos sin ha­ber he­cho lo su­fi­cien­te.

De la se­rie “El Cán­cer: Una Vi­sión Ho­lís­ti­ca” de la au­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.