BODY AND SOUL

CO­NO­CE­MOS TRES RE­GLAS DE ORO PARA UNA CO­RREC­TA ALI­MEN­TA­CIÓN.

Ritmo Social - - Sumario.ritmo Personal -

¿Sa­bía que ade­más de la miel, to­do lo que fa­bri­can las abe­jas es ex­ce­len­te para la sa­lud, co­mo por ejem­plo la ja­lea real, el po­len y el pro­pó­leo, que ayu­dan a au­men­tar nues­tra vi­ta­li­dad, a pro­te­ger nues­tros te­ji­dos y a re­for­zar nues­tras de­fen­sas na­tu­ra­les?

¿Es­ta­ba al co­rrien­te de que una manzana al día man­tie­ne la sa­lud y no hay me­jor cos­tum­bre que em­pe­zar el día co­mien­do una pie­za cru­da y con piel, de es­ta fru­ta re­fres­can­te y vi­go­ri­zan­te, que be­ne­fi­cia nues­tra sa­lud di­ges­ti­va y car­dio­vas­cu­lar? Es­tas son so­lo al­gu­nas de la mu­chas re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les que pro­po­ne el doctor Hen­ri Joyeux en su li­bro Co­me bien hoy, vi­ve me­jor ma­ña­na, una “bi­blia” de la ali­men­ta­ción sa­na, que nos en­se­ña a co­mer bien y aca­ba de ser pu­bli­ca­da en idio­ma es­pa­ñol. To­dos es­tos da­tos fue­ron re­co­pi­la­dos por el fa­mo­so pe­rio­dis­ta Pa­blo Gut­man, quien hi­zo un ex­tra­or­di­na­rio tra­ba­jo, si­guien­do los por­me­no­res de es­te li­bro y su au­tor. Gut­man, nos cuen­ta que el doctor Joyeux (Mont­pe­llier, Fran­cia, 1944) es mé­di­co di­ges­ti­vo y on­có­lo­go y un ex­per­to de fa­ma in­ter­na­cio­nal en el ám­bi­to de la nu­tri­ción y el cán­cer. Ha si­do pro­fe­sor de Medicina en la Uni­ver­si­dad de Mont­pe­llier y es au­tor de una vas­ta bi­blio­gra­fía cien­tí­fi­ca, aun­que ha con­sa­gra­do gran par­te de su vi­da a la di­vul­ga­ción de te­mas de la sa­lud a tra­vés de li­bros y con­fe­ren­cias.

AJO, TISANAS, VINO:

GRAN­DES ALIA­DOS.

Joyeux se­ña­la que uno de los ali­men­tos más be­ne­fi­cio­sos para pre­ve­nir el cán­cer es el ajo, por­que es ri­co en ele­men­tos con azu­fre, que im­pi­den la ac­ti­va­ción de las sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas, así co­mo en po­li­fe­no­les

in­hi­bi­do­res del pro­ce­so de for­ma­ción de los tu­mo­res, que pue­den con­tri­buir a la pre­ven­ción de es­ta en­fer­me­dad en sus fa­ses pre­co­ces. Aña­de que, para ayu­dar a man­te­ner­nos sanos, ten­dría­mos que be­ber a dia­rio tres gran­des ta­zas de tisanas (to­mi­llo, té ver­de o ro­me­ro) y una manzanilla an­tes de dor­mir, y que el pan blan­co es una de las cau­sas de nues­tra ma­la sa­lud y que con­su­mi­mos cal­cio en ex­ce­so, lo que au­men­ta nues­tro ries­go de su­frir Par­kin­son.

Joyeux, para quien “los ali­men­tos son el me­jor de los me­di­ca­men­tos”, tam­bién abo­ga por to­mar una co­pa de vino “de for­ma in­te­li­gen­te”: al fi­nal de ca­da co­mi­da, con­su­mien­do la bo­te­lla de 75 cen­ti­li­tros a lo lar­go de la se­ma­na, al es­ti­lo fran­cés. De he­cho, el doctor Joyeux apor­ta de­ce­nas de con­se­jos des­ti­na­dos a “co­mer bien hoy para vi­vir me­jor ma­ña­na” y ba­sa­dos en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, que nos ha­cen más cons­cien­tes de lo de­ci­si­vo que es para nues­tra sa­lud aque­llo que ele­gi­mos en el me­nú de ca­da día. ¿Y si hu­bie­ra que res­pe­tar tres re­glas bá­si­cas en ma­te­ria de ali­men­ta­ción para con­ser­var una bue­na sa­lud, cuá­les se­rían es­tas tres nor­mas cla­ve para man­te­ner a ra­ya las en­fer­me­da­des? El doctor Joyeux ha re­ve­la­do las tres re­glas de oro de la ali­men­ta­ción du­ran­te una con­fe­ren­cia en la Es­cue­la de In­ge­nie­ría de Pur­pan, en Tou­lou­se (Fran­cia), re­cor­dan­do que es­tas re­co­men­da­cio­nes son a tí­tu­lo in­for­ma­ti­vo y no son un ase­so­ra­mien­to mé­di­co y nu­tri­cio­nal, que de­be ser per­so­na­li­za­do: MASTICACIÓN PRO­LON­GA­DA. Joyeux re­co­mien­da mas­ti­car du­ran­te mu­cho tiem­po to­do lo que nos lle­va­mos a nues­tro “pa­la­cio de los sa­bo­res”, la bo­ca, tri­tu­ran­do en­tre 20 y 35 ve­ces ca­da bo­ca­do, para es­ti­mu­lar el gus­to y el ol­fa­to.

Joyeux in­sis­te, ade­más, en el va­lor que tie­nen, tan­to las pa­pi­las gus­ta­ti­vas, co­mo las glán­du­las sa­li­va­res, gran­des y mi­cros­có­pi­cas, que fa­bri­can ca­da día has­ta un li­tro y me­dio de sa­li­va, esen­cial para nues­tra sa­lud.

MENOS LÁC­TEOS

Y CAR­NES RO­JAS. Es­te can­ce­ró­lo­go acon­se­ja to­mar menos pro­duc­tos lác­teos de ori­gen va­cuno (que con­tie­nen de­ma­sia­da lac­to­sa, de­ma­sia­do cal­cio y de­ma­sia­dos fac­to­res de cre­ci­mien­to), co­mo la le­che y el yo­gur y, en ca­so de to­mar lác­teos, que sean de ove­ja o de ca­bra. Tam­bién re­co­mien­da con­su­mir menos car­nes ro­jas y pro­duc­tos de char­cu­te­ría (fiam­bres y em­bu­ti­dos), los cua­les con­tie­nen de­ma­sia­dos áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos y sal, y re­em­pla­zar es­te ti­po de ali­men­tos cár­ni­cos por pes­ca­dos, ma­ris­cos y car­nes blan­cas (de ave). “Si va a co­mer car­ne, es me­jor que sea pro­ce­den­te de se­res ala­dos y no de cua­drúpe­dos”, re­cal­ca.

MÁS ALI­MEN­TOS DE ORI­GEN VE­GE­TAL. Re­co­mien­da co­mer más fru­tas fres­cas, ver­du­ras, le­gum­bres y ce­rea­les pro­ce­den­tes de la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca. Si se ne­ce­si­ta coc­ción, lo me­jor para el gus­to y la sa­lud, es la co­ci­na al va­por he­cha co­rrec­ta­men­te. Una bre­ve coc­ción al va­por, ade­más de con­ser­var las vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes, sin de­te­rio­rar la fi­bra y los azú­ca­res, con­vier­te los ali­men­tos en ‘bio’, pues de­ja en el agua los me­ta­les pe­sa­dos, pes­ti­ci­das y otras sus­tan­cias tó­xi­cas, se­gún pre­ci­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.