UNA PRIN­CE­SA Y LAS JO­YAS DE LA CORONA BRI­TÁ­NI­CA

Ritmo Social - - Joyas - Ge­mó­lo­ga JOYERIAMICHELLE@HOT­MAIL.COM

Las jo­yas de la Corona bri­tá­ni­ca son con­si­de­ra­das la co­lec­ción de jo­yas más os­ten­to­sa y va­lio­sa del mun­do. Es­ta va­lio­sa e his­tó­ri­ca co­lec­ción es­ta cus­to­dia­da en la To­rre de Lon­dres y se sa­can pie­zas úni­ca­men­te para las so­lem­nes ce­re­mo­nias de co­ro­na­ción y otros ac­tos ofi­cia­les. Los ele­men­tos más im­por­tan­tes de la co­lec­ción son las co­ro­nas.

En ese te­so­ro se en­cuen­tra: la corona de San Eduar­do. Es­ta es la corona más im­por­tan­te de la co­lec­ción y se creó para co­ro­nar al Rey Carlos II. Le si­gue la Corona Imperial del Es­ta­do, he­cha en 1838 para la co­ro­na­ción de la rei­na Vic­to­ria. Es­ta, a pe­sar de ser una corona pe­que­ña, tie­ne 1200 dia­man­tes. Tam­bién es­tá la fa­mo­sa dia­de­ma co­no­ci­da co­mo Grammy's Tia­ra y el es­pec­ta­cu­lar co­llar de dia­man­tes que Isa­bel II eli­gió para su co­ro­na­ción. En­tre otras ma­ra­vi­llas hay va­rias pie­zas he­chas del cor­te del dia­man­te Cu­lli­nan de Su­dá­fri­ca. Es­te es el dia­man­te más gran­de del mun­do, pe­sa­ba 3,106 qui­la­tes pe­ro fue cor­ta­do en 9 dia­man­tes gran­des y 96 dia­man­tes más pe­que­ños. El Cu­lli­nan fue re­ga­la­do al rey Eduar­do VII por el se­ñor Tho­mas Cu­lli­nan, en se­ñal de su leal­tad. UNA DE LAS TIA­RAS MÁS CO­NO­CI­DAS de la co­lec­ción bri­tá­ni­ca es la Tia­ra Cam­brid­ge, es­ta fue la tia­ra fa­vo­ri­ta y más usa­da por la prin­ce­sa Dia­na. La tia­ra Cam­brid­ge fue con­fec­cio­na­da por la jo­ye­ría Ga­rrard, en 1913, por en­car­go de la rei­na Mary. Se co­no­ce co­mo la Tia­ra de los Enamo­ra­dos - Mary ‘s Lovers Knot. Sin em­bar­go, la dia­de­ma que Dia­na uti­li­zó para su bo­da con Carlos es co­no­ci­da co­mo la Tia­ra Spen­cer. Es­ta tia­ra per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Spen­cer y la usó su abue­la la viz­con­de­sa de Alt­horp en su bo­da en 1919. La tia­ra es­tá ela­bo­ra­da en pie­zas flo­ra­les de dia­man­tes y pla­ta mon­ta­das so­bre oro. Es­ta tia­ra se en­cuen­tra en una ex­hi­bi­ción jun­to al ves­ti­do de bo­da de la prin­ce­sa en la ex­po­si­ción Dia­na A Ce­le­bra­tion.

A lo lar­go de su vi­da co­mo prin­ce­sa, Dia­na pu­do usar mu­chas jo­yas per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia real. Ade­más de las tia­ras, tu­vo a su dis­po­si­ción za­fi­ros, ani­llos y fa­bu­lo­sos co­lla­res. El ani­llo de com­pro­mi­so con el prín­ci­pe Carlos fue un ex­qui­si­to za­fi­ro azul Cey­lán de 12 qui­la­tes ro­dea­do por 14 dia­man­tes re­don­dos. Es­te mo­de­lo se ha con­ver­ti­do en un icono de amor a ni­vel mun­dial y a ese di­se­ño de ani­llo se le lla­man ‘Lady Di’. Hoy día el her­mo­so ani­llo de com­pro­mi­so de Dia­na lo usa Kate Midd­le­ton. Los are­tes que com­bi­nan con el ani­llo eran los fa­vo­ri­tos de la prin­ce­sa Dia­na; la po­de­mos ver con ellos pues­tos en las fo­tos ofi­cia­les del na­ci­mien­to de sus hi­jos y en otras ce­re­mo­nias.

Con su ele­gan­te por­te y fi­nas ma­ne­ras, la her­mo­sa prin­ce­sa su­po lucir mu­chas de las jo­yas de la Corona bri­tá­ni­ca y ha­cía ga­la de las mis­mas, pe­ro real­men­te lady Dia­na era –por na­tu­ra­le­za– una per­so­na sen­ci­lla y de mu­cha tra­di­ción fa­mi­liar. Lo mis­mo lo ve­mos en las tan­tas fo­tos don­de muy a me­nu­do lle­va­ba dos sen­ci­llos y pe­que­ños ani­llos en la mano de­re­cha: en el me­ni­que un ani­llo trío que le re­ga­ló su pa­pá cuan­do cum­plió 18 años y, en el de­do anu­lar, una pe­que­ña ban­di­ta de dia­man­tes que era de la co­lec­ción per­so­nal de su fa­mi­lia. Es­tos eran su te­so­ro de be­llos re­cuer­dos.

Mal que bien, lady Dia­na tu­vo el pri­vi­le­gio de usar un lu­jo ab­so­lu­to car­ga­do de his­to­ria. En una oca­sión la rei­na le pres­tó el fa­bu­lo­so co­llar Rey Fai­sal de Ara­bia Sau­di­ta, di­se­ña­do por el fa­mo­so jo­ye­ro Harry Wins­ton. La prin­ce­sa tam­bién usó los fa­mo­sos pen­dien­tes de dia­man­tes La Go­ta de Pe­ra, de la rei­na. Dia­na dis­fru­tó de ex­hi­bir, en va­rias oca­sio­nes, la gar­gan­ti­lla de es­me­ral­das y dia­man­tes –Gar­gan­ti­lla Queen Mary Art De­co– la cual se pu­so en una oca­sión co­mo un ban­deu en su fren­te. Más tar­de la rei­na le re­ga­ló la gar­gan­ti­lla a Dia­na.

En el pre­sen­te, los prín­ci­pes Enrique y Guillermo han he­re­da­do las jo­yas de su ma­dre y aho­ra ve­mos a la du­que­sa de Cam­brid­ge, es­po­sa de Guillermo, usan­do en ce­nas de ga­la la tia­ra fa­vo­ri­ta de Dia­na de Ga­les.

El prín­ci­pe Guillermo ha ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te y con el co­ra­zón en las manos que en ca­da jo­ya que él le ha re­ga­la­do a Kate hay un sig­ni­fi­ca­do muy pro­fun­do y es­pe­cial y es­te es: man­te­ner vi­vo el re­cuer­do de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.