RIT­MO CUL­TU­RAL

PO­COS SA­BEN QUE EL ES­CU­DO DE LA CIU­DAD DE SAN­TO DOMINGO SE LO DE­BE­MOS A JUA­NA I DE CAS­TI­LLA. CO­NOZ­CA SU VI­DA Y SUS AC­CIO­NES.

Ritmo Social - - Sumario - tex­to May­ra Pérez Cas­ti­llo fotos Fuente ex­ter­na

¿¡Nor­mal!, cuan­do la vi­da ha­ce jue­gos ex­tra­ños? Se­ría anor­mal. Jua­na I de Cas­ti­lla, co­no­ci­da co­mo Jua­na la Lo­ca nos he­re­dó el gran Es­cu­do de la Ciu­dad de San­to Domingo de Guz­mán. Mu­jer de pa­sión, obe­dien­te, si­len­cio­sa, ji­ne­te dies­tra, to­ca­ba el cla­vi­cor­dio, po­lí­glo­ta, de­vo­ta has­ta el pun­to de ha­ber de­sea­do ser mon­ja; ma­dre de seis hi­jos y po­lí­ti­ca… de­ma­sia­do pa­ra una da­ma de su épo­ca. Mu­cho se ha ha­bla­do de ella aun­que en reali­dad to­do se tor­na en vir­tud de un úni­co en­fo­que, que per­dió el jui­cio al mo­rir su es­po­so. Nin­gún do­cu­men­to ava­la su de­men­cia, al me­nos así lo afir­ma Ma­ría Te­re­sa Ruiz de Ca­train, quien di­ser­tó so­bre el te­ma co­mo par­te de la se­gun­da con­fe­ren­cia pre ce­le­bra­ción de los Con­cier­tos de la Vi­lla de San­to Domingo, que tu­vo lu­gar en la Quin­ta Do­mi­ni­ca. Allí, la his­to­ria­do­ra ha­bló so­bre lo que a par­tir de aho­ra se es­cri­be.

Jua­na de la Ca­sa de Tras­tá­ma­ra, ter­ce­ra hi­ja de Fer­nan­do e Isa­bel la Ca­tó­li­ca, fue con­ce­bi­da du­ran­te la Edad Me­dia, un pe­río­do en el que tan­to España co­mo Fran­cia se dispu­taban por “La Per­la” (Ita­lia). Co­mo to­dos los he­re­de­ros de la Co­ro­na, fue par­te de las es­tra­te­gias so­cia­les y po­lí­ti­cas de la épo­ca, por lo que en 1495 los Re­yes

Ca­tó­li­cos acor­da­ron con Ma­xi­mi­li­ano una alian­za ma­tri­mo­nial por par­ti­da do­ble, en la que su se­gun­do hi­jo y pri­mo­gé­ni­to va­rón Juan se uni­ría con Mar­ga­ri­ta, ar­chi­du­que­sa de Aus­tria; y Jua­na con el ar­chi­du­que Fe­li­pe, he­re­de­ro del du­ca­do de Bor­go­ña. Am­bos con la fi­na­li­dad de aco­rra­lar a Fran­cia. Si to­do hu­bie­ra trans­cu­rri­do con nor­ma­li­dad, no le hu­bie­se co­rres­pon­di­do la co­ro­na; pe­ro los lu­ga­res que se in­ter­po­nían, a ra­zón del or­den de na­ci­mien­to, se des­pla­za­ron de la si­guien­te ma­ne­ra: su her­ma­na ma­yor, Isa­bel, fue ca­sa­da con el prín­ci­pe de Por­tu­gal, en bus­ca de pre­ser­var la paz con Por­tu­gal

y ga­ran­ti­zar un he­re­de­ro. Ella mu­rió en el par­to... y el pe­que­ño, dos años más tar­de. Juan, de sa­lud dé­bil, en su afán de en­gen­drar un hi­jo, mue­re a cau­sa del ex­ce­so de se­xo con su es­po­sa, quien tu­vo la di­cha de que­dar em­ba­ra­za­da, pe­ro con la mal­di­ción de dar a luz un ni­ño muer­to. Ca­ta­li­na de Ara­gón es­po­sa del rey En­ri­que VIII; y Ma­ría, fue­ron las her­ma­nas me­no­res.

LA LO­CU­RA

A la edad de 17 años en­via­ron a Jua­na a co­no­cer a su pro­me­ti­do Fe­li­pe, co­no­ci­do co­mo "el Her­mo­so". Va con la do­te más gran­de que re­gis­tre la his­to­ria, acom­pa­ña­da de una flo­ta no ar­ma­da de 69 na­ves y 3500 hom­bres. El en­cuen­tro se atra­sa por­que el ar­chi­du­que es­tá en ba­ta­lla. Lo es­pe­ra­do lle­gó. Al mi­rar­se por pri­me­ra vez la atrac­ción fí­si­ca fue in­me­dia­ta y ese mis­mo día, por los de­seos se­xua­les de él, de­ci­den ca­sar­se, ale­ja­dos del pom­po­so fes­te­jo real co­rres­pon­dien­te. Leo­nor, Car­los I de España y V de Ale­ma­nia, Isa­bel, Fer­nan­do (na­ci­do en España), Ma­ría y Ca­ta­li­na, fue­ron los na­ci­dos de es­te sin­gu­lar amor. A su ca­sa­mien­to, él, con 18 años ya era muy ex­pe­ri­men­ta­do se­xual­men­te y su ape­go des­me­di­do por las da­mas era des­co­no­ci­do pa­ra Jua­na, pe­ro no tar­dó mu­cho en dar­se cuen­ta, lo que des­per­tó un en­fer­mi­zo sen­ti­mien­to: los celos, los mis­mos que qui­zás la con­du­cen a atraer­lo in­sis­ten­te­men­te a su al­co­ba, has­ta el pun­to de que él la ca­ta­lo­gó de nin­fó­ma­na. Tam­bién fue la res­pues­ta emo­cio­nal que la lle­vó a or­ga­ni­zar una ce­na en la que des­fi­gu­ró el ros­tro y cor­tó los ca­be­llos de la pe­li­rro­ja que tan­to gus­ta­ba a su es­po­so. En es­te con­tex­to, la Cor­te Real con­vo­ca a

Jua­na pa­ra ra­ti­fi­car­la co­mo he­re­de­ra. Fe­li­pe tra­tó de per­sua­dir­la pa­ra que él sea quien go­bier­ne; ella se ne­gó y es­te de­ci­de ven­gar­se a tra­vés de mal­tra­tos y di­fa­ma­cio­nes ape­ga­das a las ma­las con­duc­tas sur­gi­das de los celos. El des­con­trol lle­gó a oí­dos de la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca quien la re­tu­vo en el Cas­ti­llo de la Mo­ta con la ex­cu­sa de que se re­cu­pe­re del par­to de Fer­nan­do, pe­ro que en reali­dad era en bus­ca de sa­nar­la emo­cio­nal­men­te; mien­tras tan­to, Fe­li­pe sa­be que los re­yes co­no­cen sus ma­las in­ten­cio­nes; y por tan­to, no es bien re­ci­bi­do. Re­gre­só al Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co, de don­de en­vía una car­ta a Cas­ti­lla y Ara­gón in­for­man­do que Jua­na es­tá lo­ca. Los Re­yes Ca­tó­li­cos se en­car­ga­ron de des­truir el do­cu­men­to, cu­ya co­pia que­dó en el Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co. Jua­na in­sis­tió en regresar con su es­po­so y su ma­dre se rehu­só, pe­ro al fi­nal so­lo lo­gró que­dar­se con

La co­ne­xión de es­ta fi­gu­ra real con el fes­ti­val es por­que el 7 de di­ciem­bre de 1508, por un Real Pri­vi­le­gio de Jua­na de Cas­ti­lla, se con­ce­die­ron es­cu­dos a la is­la Es­pa­ño­la de San­to Domingo y a las 15 vi­llas exis­ten­tes en ella.

el ni­ño, y su he­re­de­ra par­tió ha­cia su ama­do vi­llano. Al lle­gar, aun­que des­pre­cia­da y gol­pea­da, que­dó em­ba­ra­za­da de su quin­to re­to­ño. Isa­bel la Ca­tó­li­ca mue­re y Jua­na fue ra­ti­fi­ca­da nue­va­men­te co­mo he­re­de­ra de Cas­ti­lla, pe­ro tam­bién de Amé­ri­ca y sus te­rri­to­rios. En su tes­ta­men­to, la rei­na Isa­bel hi­zo la sal­ve­dad que, en ca­so de Jua­na no qui­sie­ra o no pu­die­ra go­ber­nar, go­ber­na­ra en su nom­bre Fer­nan­do has­ta que Car­los cre­cie­ra. Fe­li­pe en­fu­re­ció an­te es­ta “hu­mi­lla­ción”, se de­cla­ró rey de Cas­ti­lla, pe­ro Jua­na se ne­gó a fir­mar el do­cu­men­to que lo acre­di­ta­ría co­mo tal. Si Jua­na era cuer­da, su pa­dre no pue­de go­ber­nar y si era lo­ca go­ber­na­ría el es­po­so; am­bos desea­ban el man­do. El Her­mo­so la ga­lan­tea pa­ra que ce­da y vuel­ve a pre­ñar­la de su sex­to hi­jo; pe­ro una tar­de, al lle­gar can­sa­do de ju­gar de­por­tes, Fe­li­pe to­mó agua y mu­rió, ella no lo llo­ra y di­ce a la cor­te “us­te­des pue­den llo­rar, pe­ro sin es­cán­da­lo”; mien­tras tan­to de­jó sin efec­to las me­di­das po­lí­ti­cas sur­gi­das de la au­to­pro­cla­ma­ción de su di­fun­to.

Los pre­ten­dien­tes llo­vían, pe­ro Jua­na de­ci­dió man­te­ner el cuer­po in­se­pul­to. Las ra­zo­nes ver­da­de­ras so­lo ella las su­po. El co­ra­zón se lo en­vió a Ma­xi­mi­li­ano y em­bal­sa­mó el ca­dá­ver pa­ra lle­var­lo a una igle­sia. La sor­pren­de la pes­te, en­ton­ces de­ci­dió en­te­rrar­lo en Gra­na­da, con su cor­te­jo de sa­cer­do­tes, no­bles, mu­je­res de pie­dad… sin mu­je­res jó­ve­nes por­que no de­bían ver la be­lle­za de Fe­li­pe, so­lo ella po­día mi­rar­lo. Lo des­ta­pa­ba dia­ria­men­te, des­de sep­tiem­bre, cuan­do se ini­ció el cor­te­jo, has­ta ma­yo. Du­ran­te es­te pro­ce­so man­dó a lla­mar a su pa­dre pa­ra que to­me las me­di­das en Cas­ti­lla. Las jor­na­das eran de no­che por­que ella ale­ga­ba que las viudas per­te­ne­cen a la os­cu­ri­dad. Al en­con­trar­se con su pa­dre, le fir­mó un do­cu­men­to pa­ra que go­bier­ne en su nom­bre. Lue­go se di­ri­gió a Tordesillas ca­bal­gan­do y con su cla­vi­cor­dio con ella; es cuan­do dio a luz a Ca­ta­li­na, a los 29 años, la última pro­crea­ción de am­bos, pós­tu­ma por par­te de él. Allí fue su cár­cel du­ran­te 46 años. Ma­xi­mi­li­ano y Fer­nan­do en­tra­ron en dispu­ta por la re­gen­cia en nom­bre del he­re­de­ro, pe­ro Ma­xi­mi­li­ano se de­jó co­rrom­per con los te­so­ros que le ofre­ce Fer­nan­do lle­ga­dos de Amé­ri­ca. En­ton­ces la “lo­cu­ra” es­tá del la­do que más con­ven­ga:

En­ri­que VIII pi­de la co­ro­na pa­ra Ca­ta­li­na, por­que in­ha­bi­li­ta­da Jua­na le co­rres­pon­día to­do a la her­ma­na si­guien­te. Ex­per­to en aquie­tar, Fer­nan­do le ofre­ció la mano de Car­los V, quien aún era un ni­ño, pa­ra un ca­sa­mien­to a fu­tu­ro de Ma­ría Tu­dor. Fran­cia nue­va­men­te se le­van­tó y él lo­gró la cal­ma ca­sán­do­se, él mis­mo, con la fran­ce­sa Ger­ma­na de Foix.

Pa­ra In­gla­te­rra y el Im­pe­rio Ger­má­ni­co, Jua­na no fue lo­ca; pa­ra Fran­cia, se­gún con­ven­ga, al igual que los de­más. Y pa­ra us­ted... ¿quién fue?

John Tho­mas Dod­son, Yo­lan­da Bo­rrás y Ma­ría Te­re­sa Ruiz de Ca­train.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.