BODY AND SOUL

Cáncer de ma­ma

Ritmo Social - - Ritmo Personal -

A pro­pó­si­to de es­te mes de oc­tu­bre, ana­li­za­mos las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes en la lu­cha con­tra es­te fla­ge­lo.

En una de esas ame­nas con­ver­sa­cio­nes que tie­nen lu­gar du­ran­te la ho­ra del al­muer­zo con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, sur­gió la idea pa­ra es­cri­bir es­tas lí­neas. Allí se ha­bla de to­do, se ofre­cen con­se­jos, se ex­po­nen anéc­do­tas, se pro­po­nen prin­ci­pios psi­co­ló­gi­cos, se ríe, se llo­ra, y de es­ta ma­ne­ra cum­ple su co­me­ti­do de re­la­jar­nos lue­go de una jor­na­da ma­tu­ti­na y nos pre­pa­ra pa­ra afron­tar la tar­de has­ta la ho­ra de sa­li­da. Una com­pa­ñe­ra ex­pre­só que le mo­les­ta­ba el he­cho de que a las pa­re­jas se les ve y tra­ta co­mo si fue­sen una car­ga. "No en­tien­do el por­qué pa­ra mu­chas per­so­nas, su pa­re­ja, es­po­so/a, es si­nó­ni­mo de fas­ti­dio, de abu­rri­mien­to, de car­ga…", de­cía con vehe­men­cia. Ella mis­ma re­fle­xio­na­ba di­cien­do que qui­zás se de­ba a un asun­to cul­tu­ral y que ella no es­ta­ba de acuer­do con es­ta sen­ten­cia que eti­que­ta a nues­tras pa­re­jas de la peor ma­ne­ra. Es­tu­ve muy de acuer­do con su co­men­ta­rio. Ca­da vez que us­ted se re­fie­re a su com­pa­ñe­ro/a de vi­da de una ma­ne­ra des­pec­ti­va, lo es­tá ha­cien­do con­si­go mis­mo. Re­fle­xio­ne por un mo­men­to y de­tén­ga­se a pen­sar en la for­ma en que us­ted ha­bla de esa per­so­na con la cual es­tá com­par­tien­do su vi­da. Ca­da cual tie­ne lo que to­le­ra; si se re­fie­re de for­ma ne­ga­ti­va, pre­gún­te­se en­ton­ces qué bus­ca allí, si tan­to mal le ha­ce, si es tan fas­ti­dio­so co­mo di­ce ser, es qui­zás tiem­po de cam­biar de rum­bo y dar­se la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar ha­cia otros ho­ri­zon­tes, por­que, qué sen­ti­do tie­ne to­mar la de­ci­sión –co­mo adul­tos que so­mos– de vi­vir con al­guien con “tan­tos de­fec­tos”; de qué sir­ve “sa­cri­fi­car­nos tan­to". Me cuen­tan sus con­clu­sio­nes…

otros ti­pos de cáncer”, aña­den. Exis­ten unos test ge­né­ti­cos que de­tec­tan las mu­ta­cio­nes BRCA1 y BRCA2. Es­tas prue­bas se uti­li­zan des­de ha­ce años pa­ra des­cu­brir las mu­ta­cio­nes re­la­cio­na­das con la pre­dis­po­si­ción al cáncer de ma­ma, ova­rio y en­do­me­trio he­re­di­ta­rio. “La de­tec­ción de una mu­ta­ción re­la­cio­na­da con uno de los ge­nes ana­li­za­dos su­po­ne un au­men­to del ries­go de desa­rro­llar cáncer de ma­ma, ova­rio o en­do­me­trio a lo lar­go de la vi­da”, in­di­ca el doc­tor Iz­quier­do.

En es­te sen­ti­do, Iván Már­quez, on­có­lo­go mé­di­co y coor­di­na­dor de la Uni­dad de Cáncer con­si­de­ra­da pa­to­gé­ni­ca en BRCA1 “sa­be­mos que tie­ne has­ta un 60% o 70% de po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer cáncer de ma­ma a lo lar­go de su vi­da y has­ta un 40% de ries­go acu­mu­la­do de te­ner cáncer de ova­rio. En el ca­so de la mu­ta­ción BRCA2, el ries­go es al­go me­nor, 50% pa­ra ma­ma y en­tre 15% y 20% pa­ra ova­rio”.

No obs­tan­te, “el he­cho de que se en­cuen­tre una alteración ge­né­ti­ca sig­ni­fi­ca que esa per­so­na tie­ne un ma­yor ries­go de pa­de­cer cáncer a lo lar­go de su vi­da, pe­ro no im­pli­ca que con to­da se­gu­ri­dad va­ya a desa­rro­llar­lo”, acla­ra Ju­dith Bal­ma­ña, on­có­lo­ga del Hos­pi­tal fe­me­nino co­mo mas­cu­lino, o de ova­rio. Tam­bién “las mu­je­res con fa­mi­lia­res afec­ta­dos de sín­dro­me de cáncer fa­mi­liar”. Asi­mis­mo, les re­co­mien­da es­tas prue­bas a los pa­cien­tes que pa­de­cen es­te ti­po de tu­mo­res, “con el fin de de­ter­mi­nar su po­si­ble ca­rác­ter he­re­di­ta­rio”.

Por úl­ti­mo, es­te test se acon­se­ja a las mu­je­res a par­tir de 30 años, aun­que no ten­gan an­te­ce­den­tes, “pa­ra de­ter­mi­nar el ries­go ge­né­ti­co de cáncer de ma­ma y ova­rio he­re­di­ta­rio y po­der eva­luar las di­fe­ren­tes op­cio­nes pre­ven­ti­vas”. An­te un re­sul­ta­do po­si­ti­vo en una de es­tas prue­bas, es im­pres­cin­di­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.