JAC­QUE­LI­NE SAN­TOS

Des­de mi ata­nor

Ritmo Social - - Ritmo Personal -

Nues­tra co­la­bo­ra­do­ra nos ha­bla de la re­la­ción del es­trés y el cáncer. Nos ofre­ce al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes a to­mar en cuen­ta.

Jac­que­li­ne San­tos

EL ES­TRÉS ES LA PRE­SIÓN o ten­sión ner­vio­sa que re­ci­be nues­tro or­ga­nis­mo co­mo res­pues­ta an­te al­gu­na si­tua­ción ex­ter­na. Es­te no siem­pre es da­ñino, aun­que en ex­ce­so sí lo es. Los ex­tre­mos sue­len no ser bue­nos; el es­tar en­vuel­tos en una con­ti­nua y ex­ce­si­va ten­sión es po­co sa­lu­da­ble, co­mo tam­bién lo se­rá no te­ner nin­gún por­cen­ta­je de es­trés. He­mos de bus­car el equi­li­brio. El es­trés, en una do­sis ba­lan­cea­da, es fa­vo­ra­ble, ya que pue­de ayu­dar­nos a es­tar aler­ta an­te cual­quier si­tua­ción di­fí­cil, nos ha­rá más efec­ti­vos en la to­ma de de­ci­sio­nes y la bús­que­da de so­lu­cio­nes via­bles. En cam­bio, un al­to grado de es­trés man­te­ni­do por mu­cho tiem­po se­rá el ge­ne­ra­dor de do­len­cias y en­fer­me­da­des, pro­ba­ble­men­te in­de­tec­ta­bles, has­ta tan­to no se ma­ni­fies­ten fí­si­ca­men­te, por­que nos ha­bi­tua­mos tan­to a que la pre­sión y ten­sión sean par­te de nues­tra vi­da, que no nos da­mos cuen­ta que ese bar­co nos po­dría es­tar con­du­cien­do a un nau­fra­gio se­gu­ro; no di­men­sio­na­mos las con­se­cuen­cias.

Cuan­do co­rre­mos al­gún ries­go, nues­tro or­ga­nis­mo, tan per­fec­to co­mo es, nos da la se­ñal de alar­ma a tra­vés del es­trés. Al pro­du­cir­se cier­ta an­gus­tia, pre­sión, ten­sión ner­vio­sa, nues­tro cuer­po li­be­ra adre­na­li­na, no­ra­dre­na­li­na, ci­to­qui­na y ca­te­co­la­mi­na, hor­mo­nas es­tas que sir­ven de por­ta­voz a nues­tras cé­lu­las pa­ra in­di­car­nos que he­mos de po­ner aten­ción an­te el pe­li­gro o ame­na­za de la que es­ta­mos sien­do ob­je­to. Si es­ta con­di­ción de ten­sión se man­tie­ne por un tiem­po pro­lon­ga­do, va a al­te­rar la bio­quí­mi­ca na­tu­ral de nues­tro or­ga­nis­mo, pro­vo­can­do si­tua­cio­nes y sin­to­ma­to­lo­gías co­mo an­sie­dad, ta­qui­car­dia, ner­vio­sis­mo, in­som­nio, tras­torno o pa­rá­li­sis del sueño, ba­ja ener­gé­ti­ca, can­san­cio sin ra­zón apa­ren­te, fal­ta de oxi­ge­na­ción, pér­di­da de la me­mo­ria, gas­tri­tis o úl­ce­ra, au­men­to de pe­so, re­duc­ción del de­seo se­xual, fal­ta de fle­xi­bi­li­dad y do­lor en los hue­sos; in­fla­ma­ción, caí­da del pe­lo, uñas frá­gi­les, do­lor de ca­be­za, sen­sa­ción de sen­tir­se in­to­xi­ca­do y to­da en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne. Una per­so­na so­me­ti­da a un ex­ce­so de es­trés desa­rro­lla­rá com­por­ta­mien­tos que in­cre­men­ta­rán el ries­go de desa­rro­llar cáncer, ta­les co­mo fu­mar, be­ber y co­mer en ex­ce­so. Sus emo­cio­nes se al­te­ran, no des­can­sa­rá las ho­ras que de­be, to­ma­rá más ca­feí­na de lo ha­bi­tual, etc.

El es­trés man­te­ni­do por mu­cho tiem­po li­be­ra ci­to­qui­nas, agen­tes res­pon­sa­bles de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­ce­lu­lar, las cua­les van a fa­vo­re­cer un en­torno proin­fla­ma­to­rio, lo cual no se ma­ni­fes­ta­rá de in­me­dia­to. El es­trés cró­ni­co, la in­fla­ma­ción y el cáncer es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos. Es­ta in­fla­ma­ción pro­vo­ca­rá que las cé­lu­las se mul­ti­pli­quen de ma­ne­ra des­or­de­na­da y anó­ma­la, pro­du­cién­do­se un error en la co­pia del ADN, creán­do­se una ma­sa ce­lu­lar con­ges­tio­na­da o tu­mor, así se for­ma el cáncer, lo cual de­fi­ni­mos con más de­ta­lles en nues­tra en­tre­ga “Cáncer y Sis­te­ma Ce­lu­lar” pu­bli­ca­da an­te­rior­men­te en es­te me­dio.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Po­ner or­den en nues­tras vi­das: Lle­var una agen­da ha­rá que nues­tro día sea me­nos ac­ci­den­ta­do. De­le­gar.

Asu­ma­mos com­pro­mi­sos que po­da­mos cum­plir.

No de­cir “Sí” a to­do sin te­ner la cer­te­za de que va­mos a cum­plir.

Rea­li­za tus che­queos mé­di­cos. Un diag­nós­ti­co

tem­prano sal­va vi­das.

Ha­cer ejer­ci­cios de ma­ne­ra ha­bi­tual. Ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

Des­can­sar, pro­pi­ciar­nos un sueño re­pa­ra­dor.

Asis­tir­nos de al­gu­nas téc­ni­cas de re­la­ja­ción

co­mo me­di­ta­ción, ma­sa­jes, ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, mu­si­co­te­ra­pia.

Ba­ños de sol y mar.

Si te­ne­mos un his­tó­ri­co de es­trés ex­ce­si­vo en el pa­sa­do, y hoy día, aún es­te­mos re­ti­ra­dos o con me­nos car­ga, esa má­qui­na in­ter­na va a con­ti­nuar ro­dan­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad de an­ta­ño, co­mo cuan­do es­tá­ba­mos ac­ti­vos 100 %... ese es el si­len­cio que más rui­do ha­ce. Si es­ta es tu si­tua­ción, re­cu­rre a tu Fuente Crea­ti­va, vi­ve ex­pe­rien­cias que te ge­ne­ren sa­tis­fac­cio­nes, da­le va­ca­cio­nes a tu men­te por un tiem­pi­to y es­cu­cha más el so­ni­do de tu co­ra­zón, tu ser in­terno.

De la se­rie: “El Cáncer: Una Vi­sión Ho­lís­ti­ca” de la au­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.