KA­TE DEL CAS­TI­LLO VA­LIEN­TE

La ac­triz me­xi­ca­na ha he­cho ca­mino al an­dar. Su ta­len­to, dis­ci­pli­na y amor por su ca­rre­ra le ha re­por­ta­do gran­des éxi­tos que lle­va con or­gu­llo. Apro­ve­cha­mos una cor­ta vi­si­ta al país, de la tam­bién em­pre­sa­ria, pa­ra con­ver­sar so­bre su tra­yec­to­ria, pla­nes y

Ritmo Social - - Sumario -

Ka­te es una de esas ac­tri­ces que no te de­ja in­di­fe­ren­te. Tie­nes que ver­la. Quie­nes han se­gui­do su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal des­de aquel per­so­na­je en la te­le­no­ve­la Mu­cha­chi­tas han po­di­do cons­ta­tar la ex­tra­or­di­na­ria evo­lu­ción de una ca­rre­ra as­cen­den­te que pa­re­ce no te­ner lí­mi­tes. Es una pro­fe­sio­nal a car­ta ca­bal, tu­vo ex­ce­len­tes maes­tros, nin­guno me­jor ni me­nos im­por­tan­te que el gran Eric Del Cas­ti­llo, su pa­dre. De él apren­dió la dis­ci­pli­na y el res­pe­to que de­be desa­rro­llar el actor fren­te a sus de­más com­pa­ñe­ros y a sí mis­mo. De ma­ne­ra ex­clu­si­va con­ver­sa­mos en una en­tre­vis­ta ín­ti­ma, fran­ca, sin guio­nes prees­ta­ble­ci­dos, don­de la cen­su­ra no tu­vo ca­bi­da, co­mo se pu­die­ra pen­sar de una fi­gu­ra con­tro­ver­sial que ha es­ta­do du­ran­te tan­to tiem­po en la pa­les­tra por su vin­cu­la­ción a Joa­quín Ar­chi­val­do Guz­mán Loe­ra (Cha­po) y to­da la te­la­ra­ña que se ha te­ji­do en torno a es­te ca­so. La pla­ta­for­ma Net­flix pre­sen­ta, des­de ha­ce unos días, El día que co­no­cí al Cha­po, una bio­se­rie don­de la ac­triz ha­bla de su vi­da y de las im­pli­ca­cio­nes que ha te­ni­do el po­lé­mi­co en­cuen­tro. Es­to no ha si­do óbi­ce pa­ra man­char una ca­rre­ra de años que, a ba­se de ta­len­to, ha po­di­do cons­truir. Des­pués de la tor­men­ta lle­ga la cal­ma; su agen­da, que en me­dio de la vo­rá­gi­ne es­tu­vo vacía, hoy es­tá lle­na de tra­ba­jo no so­lo en es­pa­ñol, sino tam­bién en la te­le­vi­sión an­glo­sa­jo­na don­de ya la he­mos vis­to en va­rias pro­duc­cio­nes.

RS: Po­dría­mos de­cir que su pa­dre ha si­do su ins­pi­ra­ción pa­ra de­di­car­se en cuer­po y al­ma a es­ta pro­fe­sión. ¿Qué en­tien­de fue lo que más apren­dió y qué le ha per­mi­ti­do per­ma­ne­cer y triun­far en el mun­do del es­pec­tácu­lo?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: He apren­di­do to­do con él, aun­que con mu­cha li­ber­tad; nun­ca me im­pu­so na­da ni se me­tió en mi ca­rre­ra. Apren­dí a ser pro­fe­sio­nal en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra. Siem­pre me de­cía que ha­bía que es­tar a la ho­ra se­ña­la­da en el set de gra­ba­ción, no im­por­ta los pro­ble­mas que ten­ga, lo im­por­tan­te es cum­plir y acu­dir a la ho­ra es­pe­ci­fi­ca­da. Pien­so que por es­to le ten­go tan­to amor y tan­to res­pe­to a la ca­rre­ra por­que mi pa­pá me en­se­ñó a res­pe­tar es­ta pro­fe­sión. RS: He­mos vis­to una evo­lu­ción cons­tan­te en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, ha pa­sa­do por no­ve­las, te­le­vi­sión, ci­ne, se­ries de te­le­vi­sión... mi­ran­do atrás, ¿có­mo de­fi­ni­ría es­te pro­ce­so tan exi­to­so de su ca­rre­ra?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Em­pe­cé en ci­ne en México, pe­ro la in­dus­tria se vino aba­jo y tu­vi­mos que emi­grar a las te­le­no­ve­las, que son ma­ra­vi­llo­sas por­que van a to­das par­tes del mun­do y te en­se­ñan mu­cho. Lle­gó el mo­men­to en que me abu­rrí de ha­cer los mis­mos per­so­na­jes siem­pre. Me fui a Es­ta­dos Uni­dos a bus­car me­jo­res opor­tu­ni­da­des, bus­qué y las en­con­tré; he he­cho un mon­tón de per­so­na­jes que nun­ca me hu­bie­ran da­do en México. El apren­di­za­je siem­pre es­tá, ca­da día se apren­de.

RS: ¿Có­mo re­ci­be el actor las crí­ti­cas a su la­bor? En su ca­so par­ti­cu­lar, han si­do muy bue­nas por la fuer­za y ca­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va que ema­na en ca­da pro­yec­to.

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Pri­me­ro no las oi­go to­das. No leo mu­cho es­tas crí­ti­cas. Ten­go cla­ro que no le pue­do gus­tar a to­do el mun­do. Si cri­ti­can mi tra­ba­jo, no me im­por­ta, sí me in­co­mo­da que se me­tan en mi vi­da per­so­nal. No com­pro re­vis­ta en los anaque­les, pe­ro hay oca­sio­nes en que per­so­nas cer­ca­nas a mí me di­cen que le­ye­ron, que es­cu­cha­ron al­gu­na crí­ti­ca y, de ese mo­do es que me en­te­ro. Pe­ro el ca­mino te en­se­ña a no to­mar­lo per­so­nal.

RS: Ca­da per­so­na­je ha lle­ga­do en mo­men­tos muy pun­tua­les y es­pe­cí­fi­cos de su ca­rre­ra: Mu­cha­chi­tas, La Men­ti­ra, La rei­na del Sur, en­tre otros. ¿Có­mo se pre­pa­ra pa­ra ca­da re­to ac­to­ral?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Ca­da uno es di­fe­ren­te. To­dos los ac­to­res te­ne­mos una ma­ne­ra di­fe­ren­te de en­fren­tar o de pre­pa­rar­nos pa­ra nues­tros per­so­na­jes. Yo tra­to mis per­so­na­jes de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ca­da per­so­na­je me ha­bla, hay otros que no los pre­pa­ro tan­to, que no in­ves­ti­go tan­to, co­mo por ejem­plo La Rei­na del Sur, qui­se ir apren­dien­do con ella, cre­cien­do con ella; es una mu­jer que se va sor­pren­dien­do con la vi­da.

Rs:¿có­mo se des­vis­te de uno pa­ra en­trar en la piel del otro?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: No son tan rá­pi­dos y yo de­jo mis per­so­na­jes en el set. Me voy a mi ca­sa sien­do yo. Pa­ra ha­cer otros per­so­na­jes, tra­tas de ha­cer al­go to­tal­men­te dis­tin­to pa­ra que no se con­fun­dan. Tie­ne mu­cho que ver con el tra­ba­jo jun­to con el di­rec­tor.

RS: Pien­so que su pa­pel en La Rei­na del Sur ha si­do cla­ve en su ca­rre­ra, de he­cho ha si­do la te­le­no­ve­la con ma­yor pre­su­pues­to y con ni­ve­les de ra­ting muy ele­va­dos. ¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra us­ted es­te pa­pel? Ya sa­be­mos que ven­drá una se­gun­da tem­po­ra­da...

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Pa­ra mí fue un par­tea­guas. Fue un per­so­na­je que per­se­guí mu­cho an­tes de que se de­ci­die­ra ha­cer te­le­no­ve­la o se­rie. Leí el li­bro, y me en­can­ta­ba el per­so­na­je. Lo iban a ha­cer pri­me­ro en Es­ta­dos Uni­dos, la ac­triz era Eva Men­des, lue­go creo que Jen­ni­fer Ló­pez, yo lo di por per­di­do. Años des­pués me lla­ma­ron pa­ra ha­cer­lo de la mano de Te­le­mun­do; pen­sé que era al­go que se pa­re­cía, no creía que era la ver­da­de­ra his­to­ria. Me dio mu­cha ale­gría. RS: Con mu­cha ale­gría vi­mos su en­tra­da a Net­flix con "La In­go­ber­na­ble", un tra­ba­jo que de­jó a to­dos es­pe­ran­do por más. Me gus­ta­ría sa­ber, en pri­mer lu­gar, ¿có­mo re­ci­bió es­te pro­yec­to, y cuán­do ven­drá la si­guien­te tem­po­ra­da?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Pa­ra mí es muy im­por­tan­te es­te per­so­na­je. Ve­nía de una si­tua­ción muy du­ra, no es­ta­ba tra­ba­jan­do. Fue un per­so­na­je su­per­lin­do, nun­ca ha­bía in­ter­pre­ta­do a la pri­me­ra da­ma de México. Fue in­creí­ble por­que prác­ti­ca­men­te se es­cri­bió la se­rie pa­ra mí, cre­ye­ron en mí, to­do el tiem­po es­tu­vie­ron con­mi­go y, ade­más, les ha ido muy bien. Me die­ron la opor­tu­ni­dad cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba, de he­cho, era más fá­cil que cam­bia­ran de ac­triz que te­ner que ir a gra­bar a México, y lue­go a Es­ta­dos Uni­dos, le sa­lía más ca­ro. Pa­ra mí sig­ni­fi­có mu­cho ese vo­to de con­fian­za. Voy a es­tar agra­de­ci­da con ellos siem­pre.

RS: Ten­go en­ten­di­do que las es­ce­nas su­yas no fue­ron en México...

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: No, fue­ron en San Die­go. Las es­ce­nas de México la hi­zo una do­ble.

RS: Ha­ce po­cos días se es­tre­nó El día que co­no­cí al Cha­po una "bio­se­rie" ori­gi­nal de Net­flix ¿Qué le mo­ti­vó a desa­rro­llar es­te pro­yec­to?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Es un do­cu­men­tal, una bio­se­rie. Tra­ta un po­co de mi vi­da, en­ten­der quién soy y por qué hi­ce lo que hi­ce, y las con­se­cuen­cias de eso. Es una se­rie de tres par­tes.

RS: ¿Có­mo es­pe­ra la reac­ción del pú­bli­co?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: No me im­por­ta lo que pien­se la gen­te. Real­men­te lo hi­ce co­mo un ejer­ci­cio ca­tár­ti­co, es pa­ra de­cir mi ver­dad, por­que no lo ha­bía po­di­do ha­cer; la in­ves­ti­ga­ción es­ta­ba abier­ta y, co­mo ya se pue­de, ten­go la opor­tu­ni­dad de de­cir mis co­sas y acla­rar otras co­sas, más que na­da pa­ra mí. Me da ale­gría que Net­flix me ha­ya da­do la pla­ta­for­ma pa­ra con­tar mi his­to­ria.

RS: ¿Us­ted en­tien­de que la im­pli­ca­ción que se le ha he­cho en la in­ves­ti­ga­ción del Cha­po ha da­ña­do su imagen, en­tien­de que ha per­di­do con­tra­tos o pien­sa que las per­so­nas ya no le ven co­mo an­tes?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Tu­ve prác­ti­ca­men­te dos años sin tra­ba­jar. So­lo hi­ce

“ME DA ALE­GRÍA QUE NET­FLIX ME HA­YA DA­DO LA PLA­TA­FOR­MA PA­RA CON­TAR MI HIS­TO­RIA”.

"La In­go­ber­na­ble". To­do pin­ta­ba que yo era cul­pa­ble. El go­bierno hi­zo bien su tra­ba­jo de des­acre­di­tar­me y per­se­guir­me co­mo una ca­ce­ría de bru­jas.

RS: ¿Pien­sa que el go­bierno qui­so ha­cer una cor­ti­na de hu­mo y en­tre­te­ner al pú­bli­co pa­ra ocul­tar su in­ca­pa­ci­dad o vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra es­tos te­mas? KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Cla­ro, eso to­dos lo sa­be­mos que siem­pre pa­sa. Es­to era muy ju­go­so y qui­ta­ba aten­ción de to­das las co­sas que han su­ce­di­do en México.

RS: A raíz del la­men­ta­ble te­rre­mo­to en México el mes pa­sa­do, us­ted ha si­do una de las vo­ces que más a ha­bla­do pa­ra ayu­dar a re­cons­truir México. ¿Có­mo va ese pro­ce­so?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: En es­tos mo­men­tos no es­ta­mos man­dan­do na­da ma­te­rial por­que se han per­di­do mu­chas co­sas. Es­ta­mos desa­rro­llan­do una fun­da­ción con Car­la Sou­sa, Ana de la Re­gue­ra, Ol­ga Se­gu­ra y yo, pa­ra re­cau­dar fon­dos; se lla­ma Los Án­ge­les en México y so­mos no­so­tras las fun­da­do­ras. Es­ta­mos ven­dien­do ca­mi­se­tas, en­tre otras co­sas, pa­ra ayu­dar a la re­cons­truc­ción de México. Pa­ra que no ocu­rra lo que pa­sa­ba, es­ta­mos to­man­do to­das las me­di­das per­ti­nen­tes pa­ra que lle­guen a las ma­nos co­rrec­tas.

RS: Di­cen que lle­gar a la me­ta cues­ta, pe­ro man­te­ner­se cues­ta más. ¿Qué es lo pró­xi­mo que si­gue en su ca­rre­ra? ¿Cuá­les pla­nes y pro­yec­tos hay tan­to a cor­to co­mo a me­diano y lar­go pla­zo?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Vie­ne la se­gun­da par­te de "La In­go­ber­na­ble", así co­mo la se­gun­da par­te de "La Rei­na del Sur". Es­tos pro­yec­tos ya me tie­nen bas­tan­te ocu­pa­da. Mi pro­duc­to­ra tie­ne va­rios pro­yec­tos, pe­lí­cu­la, obra de tea­tro... hay mu­chos pro­yec­tos pen­dien­tes.

“EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO ES UN ALI­CIEN­TE PA­RA SE­GUIR ADE­LAN­TE, PA­RA SE­GUIR ME­JO­RAN­DO... EN MI CA­SO, LO ÚNI­CO QUE SÉ HA­CER”.

RS: ¿Có­mo man­tie­ne su fi­gu­ra es­bel­ta? ¿Obe­de­ce a una ru­ti­na es­pe­cí­fi­ca, al­gún se­cre­to que nos pue­da com­par­tir?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: La ver­dad es que siem­pre me he cui­da­do; co­mo muy sano, aun­que a ve­ces me doy mis lu­jos por­que si no, no se­ría fe­liz. To­da la vi­da he he­cho ejer­ci­cios, me gus­ta, pe­ro tam­po­co me ma­to, a me­nos que ten­ga un per­so­na­je que lo exi­ja, ahí sí me de­di­co un po­co más a una die­ta ri­gu­ro­sa.

RS: Us­ted vi­si­ta Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na por pri­me­ra vez pa­ra ser re­co­no­ci­da en los Pre­mios Iris. ¿Có­mo se sien­te con es­te re­co­no­ci­mien­to? KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Muy emo­cio­na­da y conmovida a la vez. Cuan­do re­ci­bí la in­vi­ta­ción, no sa­bía si po­día ve­nir, pe­ro me dio mu­cha ale­gría y or­gu­llo que un país que no es el mío, le­jano a mí, ten­gan un es­pa­cio es­pe­cial pa­ra mí. Me pa­re­ce muy lin­do; pa­ra el ego es muy bueno (ri­sas).

RS: ¿Qué sig­ni­fi­ca el re­co­no­ci­mien­to pa­ra us­ted?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Creo que a to­dos nos gus­ta que se re­co­noz­ca el tra­ba­jo que uno ha­ce en el cam­po que es­tés, y eso es un ali­cien­te pa­ra se­guir ade­lan­te, pa­ra se­guir me­jo­ran­do, pa­ra se­guir ha­cien­do; en mi ca­so, lo úni­co que sé ha­cer. Son co­mo pal­ma­di­tas en la es­pal­da que uno agra­de­ce mu­cho.

RS: ¿Dón­de se sien­te más có­mo­da tra­ba­jan­do: en el ci­ne, tea­tro, te­le­vi­sión…?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Ca­da uno tie­ne su en­can­to. Me gus­ta el ci­ne por­que tie­ne una par­te bohe­mia bien in­tere­san­te. La te­le­vi­sión va muy rá­pi­do, te que­da po­co tiem­po pa­ra en­sa­yar y pu­lir bien las es­ce­nas. De to­dos se apren­de. El tea­tro es fas­ci­nan­te, na­da se com­pa­ra con te­ner al pú­bli­co fren­te a ti.

RS: ¿Có­mo ha­ce ba­lan­ce pa­ra no des­cui­dar su fa­mi­lia, su vi­da pri­va­da? KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Hay que sa­car tiem­po pa­ra to­do. Mi fa­mi­lia ya me co­no­ce, sa­be que soy ac­triz y que me en­can­ta mi tra­ba­jo y que vi­vo le­jos; mi pa­pá lo en­tien­de más que na­die. Las amis­ta­des no se van, son co­mo fa­mi­lia es­co­gi­da. Me apo­yan, me es­pe­ran. En cuan­to al amor va y vie­ne, lle­ga­rá cuan­do ten­ga que lle­gar, siem­pre hay un enamo­ra­do dis­traí­do (ri­sas). No es al­go que me preo­cu­pa, ya me ca­sé dos ve­ces. Soy enamo­ra­di­za y me gus­ta­ría te­ner pa­re­ja, pe­ro es al­go que no tie­ne prioridad aho­ra mis­mo.

RS: ¿Qué tal los cas­ting pa­ra la te­le­vi­sión an­glo­sa­jo­na?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: He te­ni­do mu­cho tra­ba­jo en el mun­do his­pano. He he­cho mu­chos tra­ba­jos en in­glés, pe­ro pa­ra mí el ver­da­de­ro “cros­so­ver” es el que ha­ces en tu pro­pio idio­ma. Aca­bo de ha­cer una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na de ci­ne in­de­pen­dien­te, eso no pa­ra. A ve­ces ha­go "guest star" (es­tre­lla in­vi­ta­da) en al­gu­nas se­ries, y eso me di­vier­te.

RS:¿QUÉ tal la vi­da en Los Án­ge­les?

KA­TE DEL CAS­TI­LLO: Yo vi­vo fe­liz en Los Án­ge­les. La ca­li­dad de vi­da es di­fe­ren­te, pue­do sa­lir a la ca­lle, con­du­cir mi vehícu­lo, ca­mi­nar a las 2 de la ma­ña­na si quie­ro con mi pe­rri­ta, sin es­tar con el ner­vio­sis­mo de que me van a asal­tar. Eso es ca­li­dad de vi­da. Es­to tie­ne sus pro y sus con­tras, por­que ex­tra­ño mu­chas co­sas de México, el am­bien­te, la ca­li­dez de la gen­te, la co­mi­da, pe­ro así es la vi­da, se ga­na y se pier­de.

“EL MIE­DO ES BUENO POR­QUE TE MAN­TIE­NE ALER­TA, MA­LO ES CUAN­DO TE PA­RA­LI­ZA. A MÍ YA NO ME PA­RA­LI­ZA, HE SEN­TI­DO TAN­TO MIE­DO EN MI VI­DA QUE LO HE TRA­TA­DO DE CA­NA­LI­ZAR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.