LÍA PELLERANO

UN ÍCONO DE LA MO­DA

Ritmo Social - - Sumario.Entrevistas - Tex­to Ri­car­do Pi­char­do Vi­ñas fo­tos

ES­TE ICONO DE LA MO­DA DO­MI­NI­CA­NA NOS CON­CE­DE UNA EN­TRE­VIS­TA DON­DE NOS HA­BLA DE SUS PLA­NES Y PRO­YEC­TOS

Y SU APRE­CIA­CIÓN SO­BRE DOMINICANAMODA 2017.

LFernando San­tos y Víc­tor Ni­co­lás y Alon­dra Án­ge­les ía Pellerano la ve­mos siem­pre bien pues­ta. Su pre­sen­cia ema­na el buen gus­to que es par­te de su esen­cia. Es­to lo ex­tra­po­la no so­lo a su ves­tua­rio, sino tam­bién a la de­co­ra­ción de su ho­gar y a esos pe­que­ños de­ta­lles que ha­cen di­fe­ren­te la vi­da. Tie­ne pro­yec­tos cla­ros y con­cre­tos pa­ra el desa­rro­llo de la in­dus­tria de la mo­da en el país, te­ma que le apa­sio­na y al que le de­di­ca gran par­te de su tiem­po. A pro­pó­si­to de la re­cién fi­na­li­za­da se­ma­na de la mo­da, Dominicanamoda 2017, le en­tre­vis­ta­mos pa­ra po­ner­nos al día so­bre su vi­da y su vi­sión de es­ta fies­ta de la mo­da ce­le­bra­da por pri­me­ra vez en nues­tra Ciu­dad Co­lo­nial.

¿QUIÉN ES LÍA PELLERANO FUE­RA DE LAS RE­DES SO­CIA­LES, LOS CÓC­TE­LES Y LOS EVEN­TOS?

Soy lo opues­to a lo que qui­zás se es­pe­ran al ver mi cuen­ta de Ins­ta­gram: ¡Me en­can­ta es­tar en mi ca­sa! De mi ma­dre he­re­dé la pa­sión por los de­ta­lles ca­se­ros, y por eso le pon­go tan­to es­me­ro a la de­co­ra­ción de mi ca­sa. Des­de las flo­res —voy se­ma­nal a Ant­hu­ria­na, por­que tie­nen be­lle­zas, y de vez en cuan­do sa­queo el jar­dín de ca­sa de mis pa­dres— has­ta la elec­ción es­me­ra­da de las ban­de­jas, los pa­ñi­tos y los mo­no­gra­mas de las toa­llas.

¿Y POR QUÉ TAN­TO DE­TA­LLE?

Por­que yo real­men­te quie­ro es­tar có­mo­da en ca­sa y que mis vi­si­tas sien­tan esa ca­li­dez cuan­do vie­nen. En mi apar­ta­men­to an­te­rior me en­can­ta­ba re­ci­bir a un gru­po pe­que­ño de ami­gos pa­ra com­par­tir. Aho­ra que me en­cuen­tro en me­dio de una mu­dan­za, es­toy trans­for­man­do la co­ci­na en un lu­gar pa­ra rea­li­zar de­sa­yu­nos con mis ami­gos; es­toy en­tre­ga­da se­lec­cio­nan­do va­ji­llas, re­mo­de­la­do un ven­ta­nal y mo­di­fi­can­do una vi­tri­na. ¡Ca­da lo­co con su te­ma!

¿TE GUS­TA CO­LA­BO­RAR EN LAS BUE­NAS CAU­SAS? ¿EN ES­TE MO­MEN­TO ES­TAS IN­VO­LU­CRA­DA EN AL­GU­NA QUE NOS PUE­DAS COM­PAR­TIR?

Des­de siem­pre. Apren­dí que si uno va a co­la­bo­rar con una fun­da­ción, es im­por­tan­te po­der apor­tar con las acciones que, den­tro de nues­tra ca­pa­ci­dad, pue­dan brin­dar la ma­yor can­ti­dad de ayu­da. Por eso, yo brin­do mi asis­ten­cia gra­tui­ta en la pro­duc­ción de even­tos be­né­fi­cos li­ga­dos a la mo­da. Por ejem­plo, ten­go cin­co años tra­ba­jan­do con Heart Ca­re Do­mi­ni­ca­na, una or­ga­ni­za­ción que brin­da cui­da­dos mé­di­cos a ni­ños que su­fren car­dio­pa­tías, rea­li­zan­do sus des­fi­les be­né­fi­cos anua­les pro­re­cau­da­ción de fon­dos. Aho­ra he co­men­za­do a tra­ba­jar al­go si­mi­lar con la Fun­da­ción Ve­lu­ti­ni, que brin­da a los pa­cien­tes in­fan­ti­les del Ro­bert Reid Ca­bral ac­ce­so a tras­plan­tes de ri­ño­nes y ser­vi­cios de diá­li­sis.

ES­TI­LIS­TA DE FI­GU­RAS Y IN­FLUEN­CIA­DO­RA DE MU­CHAS MAR­CAS. ¿CÓ­MO LO HA­CES?

Tra­ba­jo el es­ti­lis­mo de ce­le­bri­da­des so­lo du­ran­te even­tos pun­tua­les —por ejem­plo, el pre­mio So­be­rano o los even­tos con al­fom­bra ro­ja a los que asis­te Nash­la Bo­gaert—. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo edi­to­rial, di­gi­tal y de pro­duc­ción que ha­go es a tiem­po com­ple­to… ¡y ahí sí que ne­ce­si­to or­ga­ni­zar­me! Yo tra­ba­jo igual que una per­so­na que tie­ne un tra­ba­jo de ofi­ci­na, so­lo que es­toy en­tre reuniones con clien­tes y tien­das, o a ve­ces en se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas. Ten­go cin­co años ha­cien­do es­to, y he apren­di­do que es co­mo cual­quier otro tra­ba­jo —dí­ga­se, que requiere or­ga­ni­zar el tiem­po in­te­li­gen­te­men­te pa­ra po­der ser pro­duc­ti­vo—.

¿QUÉ SE NE­CE­SI­TA PA­RA IN­FLUEN­CIAR A OTROS?

Pue­de so­nar co­mo un cli­ché, pe­ro aho­ra que hay tan­ta sa­tu­ra­ción en el ni­cho de los in­fluen­cia­do­res, tie­ne va­lor de­cir­lo: hay que ser au­tén­ti­co. Yo ten­go la suer­te de po­der tra­ba­jar so­lo con mar­cas que ver­da­de­ra­men­te uso o que apo­yo, y al fi­nal lo or­gá­ni­co se no­ta. No pro­mue­vo un es­ti­lo de vi­da que no lle­vo. Mi­ra, por ejem­plo, uno de mis clien­tes, El Catador: yo no be­bo mu­cho al­cohol, y cuan­do lo con­su­mo es ma­yor­men­te es­pu­man­tes —¡por­que cuán­to me gus­ta un brunch!—. Por eso soy fi­gu­ra de Se­gu­ra Viu­das y de al­gu­nos li­co­res pa­ra coc­te­les li­ge­ros. Si com­par­to al­go en mi cuen­ta de Ins­ta­gram es por­que ver­da­de­ra­men­te creo en el ser­vi­cio o en el pro­duc­to con el que he he­cho una alian­za co­mer­cial.

“ME QUI­TO EL SOM­BRE­RO AN­TE EL TRA­BA­JO EX­QUI­SI­TO QUE HI­ZO EL EQUI­PO OR­GA­NI­ZA­DOR DE DOMINICANAMODA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.