TA­CO­NES CER­CA­NOS

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - Ga­brie­la Lla­nos

NUES­TRA CO­LA­BO­RA­DO­RA GA­BRIE­LA LLA­NOS, NOS HA­CE RE­FLE­XIO­NAR SO­BRE UN TE­MA

QUE NO NOS DE­JA­RÁ IN­DI­FE­REN­TE.

DE­BO CO­MEN­ZAR DE­CLA­RAN­DO, AL­TO Y CLA­RO (SUB­RA­YA­DO, EN ITÁLICAS Y EN NE­GRI­TAS) QUE VER UNA AC­TUA­CIÓN DEL AR­GEN­TINO RI­CAR­DO DA­RÍN SIEM­PRE ME­JO­RA EL MUN­DO. Si a eso le su­ma­mos la ma­gia del tea­tro y un tex­to del gran Ing­mar Berg­man, pues el pla­cer es ab­so­lu­to. Du­ran­te un via­je a Madrid tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir a una fun­ción de Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal, la adap­ta­ción tea­tral de la fa­mo­sa pe­lí­cu­la sue­ca de los años 70. La di­rec­ción ar­tís­ti­ca des­can­sa en otra gran­de, Nor­ma Alean­dro, quien ha con­ce­bi­do un mon­ta­je sen­ci­llo con una grue­sa do­sis de hu­mor iró­ni­co; ese tan ar­gen­tino que re­du­ce al ab­sur­do la tra­ge­dia, em­pa­ren­tan­do con el to­que luc­tuo­so de los in­gle­ses y la exa­ge­ra­ción ita­lia­na.

CON CLA­ROS VI­SOS DE NOSTALGIA Y AL­GU­NOS MO­MEN­TOS EN­TRA­ÑA­BLES, la obra de tea­tro no de­ja de ser fiel a la pe­lí­cu­la Berg­man: una cru­da ra­dio­gra­fía del des­gas­te de una pa­re­ja tras die­ci­sie­te años de ma­tri­mo­nio y to­das sus cir­cuns­tan­cias. Co­mo en el fil­me, el mon­ta­je tea­tral se di­vi­de en seis es­ce­nas que van re­crean­do las si­tua­cio­nes (cru­cia­les a ve­ces, co­ti­dia­nas ca­si siem­pre) que con­du­cen a Juan y a Ma­ria­na pri­me­ro al har­taz­go, des­pués a la amar­gu­ra, la des­leal­tad, la ra­bia… has­ta su con­se­cuen­te se­pa­ra­ción y su pos­te­rior re­en­cuen­tro en la fi­gu­ra de aman­tes.

SI BIEN LA OBRA DE TEA­TRO DA­RÍA

PA­RA HO­RAS Y HO­RAS DE RE­FLE­XIÓN, hoy quie­ro cen­trar­me en el pri­mer sc­ketch que, a di­fe­ren­cia de la pe­lí­cu­la, se ha ti­tu­la­do “Ma­dres”. En es­ta es­ce­na de la vi­da con­yu­gal, Juan y Ma­ria­na se des­pier­tan un día cual­quie­ra pre­pa­rán­do­se pa­ra asis­tir a sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos, aun­que en el ros­tro de Ma­ria­na se va mas­can­do po­co a po­co la tra­ge­dia: ella es­tá de­ci­di­da, ¡de­ci­di­dí­si­ma!, a plan­tar­le ca­ra a su ma­dre, a de­cir­le que no pien­sa se­guir asis­tien­do a sus al­muer­zos do­mi­ni­ca­les, que ella es una mu­jer adul­ta con su pro­pia fa­mi­lia, que quie­re dis­po­ner de sus do­min­gos pa­ra leer­se un li­bro, li­mar­se las uñas o qui­zás in­ver­tir las ho­ras mi­ra­do con­cien­zu­da­men­te el te­cho. To­do un ac­to reivin­di­ca­ti­vo que se des­in­fla cuan­do le rue­ga a su ma­ri­do que sea el en­car­ga­do de trans­mi­tir­le la no­ti­cia a su san­ta ma­dre. Juan, por su­pues­to, se re­be­la: que no quie­re ma­los en­ten­di­dos y, ade­más, lle­van años asis­tien­do a esas co­mi­lo­nas con me­rien­da in­clui­da. Di­mes y di­re­tes me­dian­te, Ma­ria­na se des­plo­ma y nos da­mos cuen­ta de que “las ma­dres” en reali­dad re­pre­sen­tan al mun­do, ese mun­do con el que quie­re can­ce­lar com­pro­mi­sos, ese mun­do que gi­ra a con­cien­cia lleno de reuniones de tra­ba­jo, ce­nas so­cia­les, ci­tas en el co­le­gio, mé­di­cos, su­per­mer­ca­dos… esa agen­da a la que no pue­de ro­bar­le ni si­quie­ra un do­min­go pa­ra des­pan­zu­rrar­se en pi­ja­ma ob­vian­do la du­cha y el ma­qui­lla­je.

Y EN­TON­CES, MIS QUE­RI­DOS LEC­TO­RES, ME SUR­GEN LAS SI­GUIEN­TES IN­TE­RRO­GAN­TES: ¿cuán­do ha si­do la úl­ti­ma vez que he­mos que­ri­do pa­rar el mun­do? ¿Cuán­tas ve­ces he­mos de­sea­do ba­jar­nos del tren pa­ra es­tar un ra­to a so­las con no­so­tros mis­mos? Sé que aho­ra es­ta­rán pen­san­do que no to­dos te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de de­mar­car­nos de las res­pon­sa­bi­li­da­des ¡Y tie­nen ra­zón! Hi­jos, pa­dres, em­pleos, hi­po­te­cas, mas­co­tas… por enu­me­rar al­gu­nos de los com­pro­mi­sos que gus­to­sa­men­te asu­mi­mos (o no tan a gus­to, que hay de to­do ba­jo el sol) por elec­ción pro­pia o por­que no nos que­da otro re­me­dio. Pe­ro, mu­chas ve­ces, exis­te la po­si­bi­li­dad de ro­bar­le un po­co de tiem­po a la agen­da que nos va im­po­nien­do la vi­da pa­ra ha­cer lo que nos ven­ga en ga­na, com­par­tir­lo con quien nos ape­tez­ca, de­di­car­nos a la pe­re­za edi­fi­can­te o al es­tu­dio del or­ni­to­rrin­co en Aus­tra­lia. Lo que sea; lo que us­ted quie­ra.

¡INTÉNTELO HOY MIS­MO! ¡ES­TE SÁ­BA­DO! SUEL­TE ES­TA RE­VIS­TA (DES­PUÉS DE HA­BER­LA LEÍ­DO, POR SU­PUES­TO) y pien­se: ¿qué quie­ro ha­cer y con quién? So­lo exis­te una fór­mu­la y con­sis­te en apren­der a de­cir que no; po­ner­se de vez en cuan­do en el pri­mer lu­gar del ran­king de prio­ri­da­des por­que, mis que­ri­dos lec­to­res, a la lar­ga, créan­me, com­pen­sa más de­cep­cio­nar a los de­más que a no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.