EMO­CIO­NES QUE GE­NE­RAN LA EN­FER­ME­DAD

Ritmo Social - - Desdemiatanor. - Jac­que­li­ne San­tos

CUAN­DO NO CANALIZAMOS ADE­CUA­DA­MEN­TE UNA EMO­CIÓN, ES­TA VA A MO­DI­FI­CAR NUES­TRO SIS­TE­MA ENER­GÉ­TI­CO, afec­tan­do el ór­gano o los ór­ga­nos in­vo­lu­cra­dos en es­ta emo­ción. ¿Por qué su­ce­de es­to? La emo­ción pro­du­ce un es­tí­mu­lo que el ce­re­bro re­gis­tra, del cual el cuer­po se ha­ce eco “to­can­do” ca­da ór­gano a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so, ge­ne­ran­do una res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca: el co­ra­zón se ace­le­ra, ge­ne­ra­mos es­trés, an­gus­tia, ten­sión mus­cu­lar, lá­gri­mas, tris­te­za, se ac­ti­va to­do nues­tro sis­te­ma ce­lu­lar y el re­sul­ta­do se­rá di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la emo­ción que se ge­ne­ró, plas­mán­do­se fí­si­ca­men­te. La afec­ción fí­si­ca no sue­le ma­ni­fes­tar­se de in­me­dia­to. Una emo­ción co­mo el mie­do, la tris­te­za, el do­lor, si se man­tie­ne por mu­cho tiem­po, trans­mu­ta­rá nues­tras cé­lu­las, pro­pi­cian­do su mul­ti­pli­ca­ción des­or­de­na­da, con­di­cio­na­do pre­via­men­te por un en­torno in­fla­ma­to­rio, al­te­rán­do­se el ADN, pro­du­cién­do­se la apop­to­sis, me­ca­nis­mo me­dian­te el cual las cé­lu­las da­ña­das se au­to­des­tru­yen. El cán­cer sue­le de­tec­tar­se des­pués de una si­tua­ción fuer­te, co­mo un di­vor­cio, des­pi­do la­bo­ral, aban­dono…es­to só­lo ha si­do el de­to­nan­te del con­flic­to guar­da­do, lu­chas in­ter­nas, es­trés, he­ri­das, con­fu­sión, ten­sión, cul­pa­bi­li­dad, re­sen­ti­mien­to, odio, re­cha­zo, etc. He ob­ser­va­do que la in­ci­den­cia de cán­cer de seno y úte­ro es ma­yor en los paí­ses del ter­cer mun­do, don­de im­pe­ra el ma­chis­mo, la mu­jer es mal­tra­ta­da por su pa­re­ja, al se­pa­rar­se no la apo­ya eco­nó­mi­ca­men­te, ella ha de asu­mir to­da la car­ga y lo que con­lle­va ese ho­gar de­sier­to por la fi­gu­ra mas­cu­li­na. Es­ta des­ar­mo­nía se re­la­cio­na con el sus­ten­to y la li­ber­tad de ser.

Si es­ta mu­jer no ca­na­li­za ade­cua­da­men­te sus emo­cio­nes, exis­te la po­si­bi­li­dad de que pa­dez­ca es­te ti­po de cán­cer e in­clu­so de hí­ga­do, que es don­de se alo­ja la ra­bia.

CÁN­CER DE MA­MAS. ¿De qué te cul­pas?, ¿fra­ca­so?, sen­sa­ción de des­pro­tec­ción, “Lle­vo to­da la res­pon­sa­bi­li­dad”, mie­dos. CÁN­CER DE ÚTE­RO / OVA­RIOS. Re­pre­sen­ta a la fa­mi­lia, el ho­gar, la pa­re­ja, los mie­dos,

cul­pa­bi­li­dad, in­se­gu­ri­dad. Pér­di­da de un ser que­ri­do, por muer­te o au­sen­cia; pér­di­da de un pro­yec­to. Acep­ta la au­sen­cia, la pér­di­da. En­fren­ta tus mie­dos, avan­za.

No le te­mas a es­te hom­bre que te mal­tra­ta, por­que de­trás de esa apa­ren­te va­len­tía, re­si­de un ser po­bla­do de in­se­gu­ri­dad. CÁN­CER DE CO­LON. No pue­do di­ge­rir, me ago­bio, guar­do y no de­jo pa­sar. Una ver­dad me con­su­me. te­mo per­der lo que ten­go. Ábre­te al amor, per­do­na, de­ja fluir, con­fía. CÁN­CER DE HIGADO. Ra­bia, frus­tra­ción con­te­ni­da. To­do lo que cri­ti­co de los de­más es un re­fle­jo de mí mis­mo. Ca­ren­cias con res­pec­to a la fa­mi­lia, al di­ne­ro, es­ta­tus so­cial. Acép­ta­te co­mo eres, áma­te y ama a los de­más. Suel­ta esa ra­bia. CÁN­CER EN LOS HUE­SOS. No val­go na­da, in­va­li­do y me­nos­pre­cio a los de­más. Frus­tra­ción por no ha­ber al­can­za­do lo­gros pro­fe­sio­na­les, ma­te­ria­les. Mie­do al fu­tu­ro. Ex­pre­sa tus sen­ti­mien­tos sin au­to­cas­ti­gar­te.

CÁN­CER EN LA MÉ­DU­LA. In­fle­xi­bi­li­dad, cul­pa. Las cir­cuns­tan­cias me atan, me im­pi­den ha­cer y ex­pre­sar­me es­pon­tá­nea­men­te. Apren­do que es­ta ex­pe­rien­cia ha lle­ga­do a mi vi­da pa­ra ayu­dar­me a cre­cer. CÁN­CER EN LA PIEL. LUPUS. Cul­pa­bi­li­dad, au­to­cas­ti­go, desáni­mo, tris­te­za, de­rro­tis­mo, re­cha­zo de mí mis­mo/a. No en­cuen­tro la sa­li­da a es­ta si­tua­ción y de­jo de lu­char. Áma­te, per­dó­na­te, a ti y a los de­más.

CÁN­CER EN LA PROSTATA. No res­pon­des se­xual­men­te, por te­ner un pe­ne mi­núscu­lo o in­efi­caz o sen­tir que ya no fun­cio­nas igual, bien sea por la edad o la in­ges­ta de al­gún me­di­ca­men­to.

CÁN­CER EN LOS PUL­MO­NES. Mie­do de que al­go aca­be, una re­la­ción, un pro­yec­to o tra­ba­jo. Te­mor a la muer­te. Acep­ta que la vi­da me­re­ce ser vi­vi­da, dis­fru­ta ca­da mo­men­to. La emo­ción tam­bién pue­de re­gis­trar­se a par­tir del sis­te­ma an­ces­tral, ac­ti­ván­do­se en el pre­sen­te con al­gún he­cho que le hi­zo de­to­nar.

De la se­rie El Cán­cer. Una Vi­sión Ho­lís­ti­ca de la au­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.