BODY AND SOUL

Ali­men­tos pa­ra ni­ños

Ritmo Social - - Ritmo Personal -

Co­noz­ca al­gu­nas pau­tas im­por­tan­tes en cuan­to a la ali­men­ta­ción de los más pe­que­ños de la ca­sa.

El pa­dre Aris­mendy de la pa­rro­quia Je­su­cris­to

Su­mo y Eterno Sa­cer­do­te tie­ne el don de ate­rri­zar la pa­la­bra do­mi­ni­cal de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. Ca­da eu­ca­ris­tía se con­vier­te en una es­pe­cie de retiro pa­ra el al­ma, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que sir­ve co­mo te­ra­pia; se le no­ta que tam­bién es psi­có­lo­go de pro­fe­sión. Un do­min­go de es­tos, a la luz de la se­gun­da lec­tu­ra, re­fle­xio­na­ba so­bre un pun­to in­tere­san­te pa­ra los que asi­dua­men­te va­mos a mi­sa. Nos de­cía que se ha ex­ten­di­do la idea de que por­que es­ta­mos en la Igle­sia, bus­can­do del Se­ñor, es­ta­mos blin­da­dos an­tes los acon­te­ci­mien­tos ne­ga­ti­vos de la vi­da. Mu­chos en­tien­den que por­que cum­plen cier­tos pre­cep­tos, acu­den a al­gún retiro, una o dos ve­ces al año, o tra­tan de cum­plir los man­da­mien­tos, es­tán exen­tos de los acon­te­ci­mien­tos na­tu­ra­les o no muy ala­güe­ños de nues­tra hu­ma­ni­dad. En ese sen­ti­do nos in­vi­ta­ba a pen­sar si real­men­te es­ta­mos bus­can­do de Dios por la fe, que es la cer­te­za de lo que no se ve, la con­fian­za de que Dios es­ta­rá con­mi­go aun­que pa­se por si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, o es­ta­mos ha­cien­do una es­pe­cie de ne­go­cio, don­de si tu me ase­gu­ras es­to, yo te ha­ré aque­llo. De­cía san Iri­neo que "la vo­lun­tad de Dios es que el hom­bre vi­va y sea fe­liz". Des­pués de te­ner es­to cla­ro, pro­cu­re­mos no en­trar en ese fal­so true­que que no fun­cio­na. ¿Eres de los que pen­sa­ba de es­ta ma­ne­ra, aun­que sea de for­ma in­cons­cien­te? Si es así, cam­bie­mos la pá­gi­na. No es ho­ra de re­pro­char­nos, sino, más bien, de apren­der y con­ti­nuar por otro ca­mino. ¡Va­mos, ade­lan­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.