LA BO­DA DE MEGHAN MAR­KLE Y EL PRÍN­CI­PE HARRY, LOS DU­QUES DE SUS­SEX

Du­ques de Sus­sex: una bo­da lle­na de de­ta­lles ro­mán­ti­cos.

Ritmo Social - - Sumario.sociales - tex­to Pa­tri­cia Acosta fo­tos Ian West , Ben Bir­chall, Shaun Bot­te­rill, Max Mumby, Ch­ris Rad­burn, Ben STANSALL y Ste­ve Parsons.

UNA CE­RE­MO­NIA QUE QUE­DA­RÁ MAR­CA­DA PA­RA LA HIS­TO­RIA Y QUE A LA PRIN­CE­SA DIA­NA DE GA­LES LE HU­BIE­SE EN­CAN­TA­DO ASIS­TIR. MU­CHOS DE­TA­LLES FUE­RON DE­DI­CA­DOS A ELLA.

“Luces en­can­ta­do­ra, soy muy afor­tu­na­do de te­ner­te”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras del prín­ci­pe más co­di­cia­do des­pués de ver a Meghan des­fi­lar con un sen­ci­llo, pe­ro ele­gan­te ves­ti­do de la ca­sa de mo­das fran­ce­sa Gi­venchy, di­se­ño de Cla­re Waight Ke­ller, pa­ra la mar­ca, y un im­po­nen­te ve­lo de cin­co me­tros que lle­va­ba en los bor­des 53 ro­sas que re­pre­sen­tan la flor tí­pi­ca de ca­da país que for­ma par­te de la Man­co­mu­ni­dad de Na­cio­nes, un enig­ma pa­ra los in­vi­ta­dos. Meghan lució la tia­ra que per­te­ne­ció a la rei­na Ma­ría, la­bra­da en dia­man­tes y pla­tino, una pie­za que se re­mon­ta al año 1938 y es par­te de las jo­yas de la fa­mi­lia real. Su pei­na­do es­tu­vo a car­go de Ser­ge Nor­mant y su ma­qui­lla­je, obra de Daniel Mar­tin, con re­sul­ta­dos muy fiel a su es­ti­lo. Su ra­mo fue ela­bo­ra­do con las flores fa­vo­ri­tas de la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les. Phi­li­pa Crad­dock fue la en­car­ga­da de la de­co­ra­ción flo­ral, uti­li­zó peo­nías y de­da­le­ras jun­to a las ro­sas de jar­dín blancas. El prín­ci­pe Harry y Meghan Mar­kle se ca­sa­ron en la ca­pi­lla St. Geor­ge, en el cas­ti­llo de Wind­sor, en pre­sen­cia de la reale­za y es­tre­llas de Holly­wood, lue­go de una re­la­ción de no­viaz­go de un año y tres me­ses. La pa­re­ja que hoy ya lle­va por tí­tu­lo "du­ques de Sus­sex", des­pués de dar el sí an­te los ojos de Dios, los re­cién ca­sa­dos hi­cie­ron un re­co­rri­do de 3 ki­ló­me­tros, mien­tras sa­lu­da­ban a las per­so­nas y cu­rio­sos que es­pe­ra­ban en las ca­lles con ban­de­ras de am­bos paí­ses: Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos, has­ta lle­gar al cas­ti­llo de Wind­sor. La duquesa, an­tes de ac­ce­der al ma­tri­mo­nio, cam­bió de re­li­gión: de­jó el ju­daís­mo y se con­vir­tió al an­gli­ca­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.