CRIS­TI­NA RA­ME­LLA

Ritmo Social - - P.s.it’sfancy. -

Me en­can­ta ver có­mo las ex­pe­rien­cias nos mol­dean. Nun­ca pa­sa­mos por el mis­mo lu­gar sien­do las mis­mas per­so­nas y esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más alu­ci­nan­tes del ser hu­mano. Esa reali­dad evo­lu­ti­va cons­tan­te de la que so­mos in­di­vi­si­bles no­so­tros y nues­tros pa­sos, es la que ha­ce de nues­tras an­dan­zas por la vi­da, una aven­tu­ra ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te. Las si­tua­cio­nes, co­mo el res­to de se­res que ha­bi­tan con no­so­tros el mun­do, es­tán pa­ra ins­pi­rar­nos, en­se­ñar­nos, cre­cer con ellos, pe­ro ja­más pa­ra ha­cer­les resistencia. La ca­rre­ra de obs­tácu­los no es más que el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra rein­ven­tar­nos, o agre­ga­mos ni­ve­les a nues­tras for­ta­le­zas o de­bi­li­ta­mos los es­ca­lo­nes de nues­tras im­per­fec­cio­nes; no exis­ten más op­cio­nes. Por eso, dar­nos a la ta­rea de “fluir” es tan im­por­tan­te. Al fi­nal de los días, es­ta es la úni­ca ma­ne­ra de ase­gu­rar que se que­da­rán en no­so­tros so­lo los frag­men­tos nues­tros que ver­da­de­ra­men­te nos per­te­ne­cen. El res­to son so­lo par­tí­cu­las pa­ra la his­to­ria (o en su de­fec­to, pa­ra una co­lec­ción de jo­yas co­mo es­ta, tan “de to­das par­tes del mun­do” co­mo quien la creó: Cris­ti­na Ra­me­lla). Es­to lo apren­dí de las gran­des mu­je­res que ilu­mi­nan mi vi­da: mi ma­má y mi abue­la; y hoy, a 24 ho­ras del Día de las Ma­dres, tam­bién lo com­par­to con us­te­des. Sus jo­yas son el re­fle­jo per­fec­to de las ciu­da­des, cul­tu­ras y lu­ga­res des­co­no­ci­dos del mun­do que evo­can la fas­ci­na­ción y su de­seo de vi­vir siem­pre fue­ra de to­das las lí­neas. Ha lo­gra­do trans­mi­tir a su fir­ma la esen­cia de un es­pí­ri­tu li­bre, sin de­jar a un la­do su na­tu­ra­le­za ele­gan­te y, aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, tam­bién un tan­to clá­si­ca. Co­mo la me­mo­ria de to­do via­je­ro, el al­ma de sus co­lec­cio­nes (World, Tra­vel, City y Air­pla­nes) no tie­nen lí­mi­tes. Si se tra­ta de po­der lle­var re­cuer­dos de esos lu­ga­res es­pe­cia­les que han de­ja­do hue­lla en tu vi­da, Cris­ti­na Ra­me­lla es la crea­ti­va ideal. Co­mo nó­ma­da del mun­do, guar­da de­trás de ca­da ani­llo, bra­za­le­te, are­te… una de­cla­ra­ción so­bre dón­de ha es­ta­do, las dis­tin­tas his­to­rias que ha ido crean­do en los di­fe­ren­tes paí­ses que vi­si­ta y lo que es­tá a la es­pe­ra de des­cu­brir, con­vir­tién­do­se, to­das ellas, en un mar­ca­dor in­dis­cu­ti­ble de su cre­ci­mien­to y ex­pe­rien­cias per­so­na­les.

“Pa­ra mí, las jo­yas son una ma­ne­ra de man­te­ner las me­mo­rias vi­vas”. Lilly Co­llins.

“Las jo­yas son la co­sa más trans­for­ma­do­ra que pue­des usar”. Iris Ap­fel.

Por­ta­do­ra de un pa­sa­por­te bas­tan­te co­lo­ri­do, Cris­ti­na na­ció en Mi­lán, Ita­lia; pe­ro ha vi­vi­do en dis­tin­tos pun­tos del glo­bo, in­clu­yen­do Syd­ney, Lon­dres, Gé­no­va, Nue­va York

(don­de se for­mó co­mo di­se­ña­do­ra) y fi­nal­men­te Mé­xi­co, don­de se es­ta­ble­ció en 2011, creó fa­mi­lia y su lí­nea de jo­yas (ba­jo su pro­pio nom­bre) ins­pi­ra­da jus­ta­men­te en los re­cuer­dos de to­dos sus via­jes, ha­cien­do jus­ti­cia a su au­to­de­fi­ni­ción de “tro­ta­mun­dos y aven­tu­re­ra ob­se­sio­na­da con los ma­pas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.