MA­DRES CON EL NI­DO VA­CÍO

Ritmo Social - - Bodyandsoul.ritmo Personal -

No ca­be du­da de que el amor fi­lial es el más in­con­di­cio­nal de to­dos. Por un mo­men­to re­fle­xio­ne­mos en es­to: Ima­gí­nen­se lo trans­cen­den­tal de es­te sen­ti­mien­to por la cria­tu­ra, que no so­lo se con­ci­be, se ali­men­ta, edu­ca, se eli­ge su nom­bre, su edu­ca­ción, es­tos re­cién na­ci­dos, li­te­ral­men­te, de­pen­den to­tal y ab­so­lu­ta­men­te de sus pa­dres pa­ra po­der so­bre­vi­vir has­ta una edad ade­cua­da don­de pue­da ex­pre­sar lo que quie­re y po­der, en cier­to modo, de­fen­der­se de las ad­ver­si­da­des, sino que tam­bién se de­be acep­tar que no les per­te­ne­ce co­mo pro­pie­dad y, por en­de, al­gún día tam­bién de­ci­di­rá y tra­za­rá su pro­pio ca­mino. El ci­clo evo­lu­ti­vo del ser hu­mano pa­sa por eta­pas en las que es­tos in­di­vi­duos, que en al­gún mo­men­to es­ta­ban uni­dos a su ma­dre por un cor­dón um­bi­li­cal, van di­fe­ren­cián­do­se y ad­vir­tien­do que son se­res hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes de sus pa­dres. Has­ta aquí, to­dos lo en­ten­de­mos co­mo nor­mal y na­tu­ral, pe­ro, ¿qué pa­sa si esa fu­sión no se re­suel­ve ade­cua­da­men­te? ¿Qué pa­sa con aque­llos hi­jos que, emo­cio­nal­men­te ha­blan­do, si­guen ata­dos al cor­dón um­bi­li­cal? ¿O vi­ce­ver­sa, ma­dres que no com­pren­den que su hi­jo es una per­so­na dis­tin­ta y, por en­de, lle­ga un mo­men­to en que ya no pue­de de­ci­dir por él o ella?

A pro­pó­si­to de que en nues­tro país ce­le­bra­mos en el día de ma­ña­na el Día de las Ma­dres, es pro­pi­cio tra­tar un te­ma que ca­si no se to­ca, pe­ro tie­ne una gran im­por­tan­cia. Nos re­fe­ri­mos a esa eta­pa del ci­clo vi­tal del ser hu­mano que los ex­per­tos lla­man el ni­do va­cío. “Se conoce co­mo ni­do va­cío a la sen­sa­ción que que­da en la ca­sa ma­ter­na cuan­do los hi­jos se mu­dan pa­ra con­ti­nuar con su pro­yec­to de vi­da”, de es­ta for­ma lo de­fi­ne la coach fa­mi­liar, Vi­da Ga­vi­ria, quien tie­ne va­rios años tra­ba­jan­do en los te­mas re­la­cio­na­dos a la fa­mi­lia y có­mo criar se­res hu­ma­nos emo­cio­nal­men­te sa­nos.

Vi­da, quien tam­bién es au­to­ra de un li­bro ti­tu­la­do “Vi­da en fa­mi­lia”, ad­vier­te que cuan­do la agen­da prin­ci­pal de los pa­dres es la de los hi­jos, es­tos pu­die­ran sen­tir­se des­orien­ta­dos, sin rum­bo, co­mo que les so­bra el tiem­po y no sa­ben qué ha­cer. A par­tir de ahí po­drían co­men­zar a desa­rro­llar al­gún pro­yec­to per­so­nal

que les apa­sio­ne o, por el con­tra­rio, in­sis­tir en ser par­tí­ci­pes de la vi­da de los hi­jos me­dian­te la que­ja, el re­cla­mo o in­clu­so, la en­fer­me­dad. Por su par­te, los hi­jos que no han cre­ci­do en un en­torno que fo­men­ta­ra su au­to­no­mía, igual­men­te pue­den sen­tir­se des­va­li­dos y des­pro­vis­tos de he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar la vi­da. En es­te ca­so tam­bién po­drían des­ple­gar sus alas y co­men­zar a vo­lar, o sus­ti­tuir la ne­ce­si­dad pe­ren­ne de apro­ba­ción en una pa­re­ja o com­pa­ñía dis­tin­ta a los pa­dres, pe­ro que su­pla la mis­ma ne­ce­si­dad.

Mu­chos en­tien­den que el pro­ce­so de di­fe­ren­cia­ción ini­cia en la ado­les­cen­cia don­de los in­di­vi­duos ya no quie­ren ser vis­tos por sus igua­les con sus pa­dres to­do el tiem­po, o ex­pre­san­do al­gún ges­to de ca­ri­ño. Por la eta­pa en la que vi­ven, pre­fie­ren a sus ami­gos que a sus pa­dres. No obs­tan­te, la ex­per­ta acla­ra que el pro­ce­so de di­fe­ren­cia­ción co­mien­za an­tes. Lue­go de los dos años. “La cría hu­ma­na descubre que es una per­so­na dis­tin­ta a ma­má y em­pie­za el lar­go pro­ce­so de cons­truir un 'yo'. Cier­ta­men­te es­te re­co­rri­do to­ma mu­chos años y es en la ado­les­cen­cia cuan­do po­de­mos ver una ne­ce­si­dad más mar­ca­da de co­no­cer su lu­gar en el mun­do. La so­bre pro­tec­ción par­te del mie­do, del te­mor de al­gu­nos pa­dres –en es­pe­cial las ma­dres– de sol­tar a sus hi­jos al mun­do. Si es es­te el ca­so, les in­vi­to a con­fiar en las se­mi­llas que han sem­bra­do du­ran­te años y a dar el es­pa­cio pa­ra que flo­rez­ca la co­se­cha de esa siem­bra. Con el tiem­po, nin­gu­na per­so­na agra­de­ce ha­ber si­do so­bre pro­te­gi­da y más bien ha­ce gran­des es­fuer­zos por cons­truir la au­to­no­mía que ma­má no pro­pi­ció”, afir­ma.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

“Mi in­vi­ta­ción es a que cul­ti­ven su jar­dín in­te­rior. El ni­do va­cío tam­bién abre el es­pa­cio pa­ra des­cu­brir la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da a lo lar­go de los años y a la per­so­na en la que ma­má se ha con­ver­ti­do a tra­vés del tiem­po. Al fi­nal del día, con la per­so­na que pa­sa­re­mos más tiem­po en es­ta vi­da se­rá con no­so­tras mis­mas, por lo que ne­ce­si­ta­mos cui­dar muy bien lo que ten­dre­mos pa­ra ofre­cer­nos cuan­do ese mo­men­to lle­gue”, pun­tua­li­za la ex­per­ta.

“Al fi­nal del día, con la per­so­na que pa­sa­re­mos más tiem­po en es­ta vi­da se­rá con no­so­tras mis­mas”.

@mo­do­ma­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.