Me lle­gó la ve­jez

Ritmo Social - - Bodyandsoul.ritmo Personal -

Creo que me lle­gó la ve­jez. Por cier­to, an­tes de tiem­po. Lo di­go por­que, ya ha­ce mu­chos años, sien­to una ale­gría in­men­sa cuan­do no ten­go otra obli­ga­ción que es­tar en mi ca­sa. No hay na­da que se com­pa­re a que lue­go de una ru­ti­na de tra­ba­jo, no te­ner nin­gún com­pro­mi­so so­cial, ni la­bo­ral, e ir­me a ca­sa a pre­pa­rar ce­na y es­tar con los míos. Con re­ce­lo bus­co esos es­pa­cios. Ha­ce mu­cho tiem­po que me sien­to ex­tra­te­rres­tre en las dis­co­te­cas, el rui­do me mo­les­ta. Me he lle­ga­do a pre­gun­tar si real­men­te soy yo el que de­be re­vi­sar­se, y to­dos los que dan brin­co sin pa­rar es­tán bien. Ojo, pa­ra na­da di­go que ir es­tá mal, so­lo ex­pre­so lo que yo sien­to cuan­do sue­lo vi­si­tar un cen­tro de di­ver­sión. Mis ami­gos cer­ca­nos no me per­do­na­rían si no men­ciono que sue­lo dor­mir­me con fa­ci­li­dad en cual­quier lu­gar. No hay dis­tin­ción si es­toy sen­ta­do o de pie, me duer­mo igual. Una co­pa de vino es su­fi­cien­te pa­ra “tum­bar­me los brea­kers”. De he­cho, he op­ta­do por no con­du­cir si es muy tar­de en la no­che por­que, al vo­lan­te, Mor­feo me se­du­ce de igual ma­ne­ra y, por su­pues­to, pue­de ser pe­li­gro­so. Re­fle­xio­nan­do en es­to, re­cuer­do que en mi ado­les­cen­cia es­to pa­ra na­da era así. En­ten­día que el sá­ba­do que no sa­lie­ra de mi ca­sa, era uno per­di­do. Se me arrui­na­ba el fin de semana com­ple­to. No acep­ta­ba te­ner que ver a Nu­ria, cuan­do en­ten­día que ha­bía un mun­do es­pe­rán­do­me. Hoy, dis­fru­to tan­to un sá­ba­do en la no­che en mi ca­sa, ca­mi­nar descalzo, echar agua a mis po­cas plan­tas, in­ven­tar al­go nu­tri­ti­vo en la cocina… Si es­to es ser vie­jo, pues lo soy, y no se ima­gi­nan cuán­to lo dis­fru­to. “Es ma­du­rez”, me di­ce una vo­ce­ci­ta in­ter­na, qui­zás que­rien­do ayudar, y no ver­me co­mo “vie­jo” a mis 35. A fin de cuen­tas, lo im­por­tan­te es es­tar en paz con­ti­go mis­mo y dis­fru­tar de lo que de­ci­das ha­cer sin re­mil­gos, ni por obe­dien­cia a ex­pec­ta­ti­vas pro­pias ni mu­cho me­nos, de ter­ce­ros.

@pi­char­do­ri­car­do / pi­char­do.ri­car­do@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.