FRAN­CIS­CO PAESA

EL MIS­TE­RIO­SO ESPÍA ES­PA­ÑOL QUE CON LOS IN­TERE­SAN­TES ACON­TE­CI­MIEN­TOS DE SU VI­DA, (EN LA QUE TAM­BIÉN "MU­RIÓ"), INS­PI­RÓ EL FIL­ME “EL HOM­BRE DE LAS MIL CA­RAS”..

Ritmo Social - - Escurridizo - Coor­di­na­ción Nat­ha­lie Her­nán­dez fotos Fuen­te ex­ter­na

Fin­gió su muer­te y el mun­do le cre­yó; se ca­só con la so­cia­li­té y ce­le­brity ja­po­ne­sa De­wi Su­karno, viu­da del dic­ta­dor in­do­ne­sio Ach­med Su­karno. Pre­si­dió un ban­co y fue quien ope­ró el es­ca­pe del ex­po­lí­ti­co es­pa­ñol Luis Roldán, en aquel mo­men­to di­rec­tor de la Guar­dia Ci­vil. Ca­da "ha­za­ña" lo con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de su pro­pia pe­lí­cu­la. Fran­cis­co Paesa es un re­fe­ren­te cuan­do de vi­das ex­cén­tri­cas y enig­má­ti­cas ha­bla­mos, en de­fi­ni­ti­va. Pe­ro hay más: se le ha­ce due­ño de otros ofi­cios, y quie­nes co­no­cen y si­guen su his­to­ria, aún se pre­gun­tan: "¿Era un play­boy? ¿Un ban­que­ro? ¿Un espía? ¿Qué era en ver­dad?" Él era mu­chas co­sas a la vez...

TAILANDIA, 1998. DES­DE ALLÍ SE HI­ZO el muer­to, y el de­ce­so del espía es­pa­ñol más exi­to­so de to­dos los tiem­pos, fue no­ti­cia en la sec­ción de de es­que­las de El País. Se fal­si­fi­có un cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción y en su me­mo­ria fue­ron ce­le­bra­das trein­te­na de mi­sas gre­go­ria­nas. Va­rios años más tar­de, cuan­do se creía ce­ni­zas y se pen­sa­ba cul­mi­na­da su his­to­ria, el gran Paesa rea­pa­re­ce pa­ra con­ti­nuar su guion de vi­da. Pe­ro a po­cas se­ma­nas de re­sur­gir en las ca­lles de Pa­rís, ya su pe­lí­cu­la es­ta­ba pró­xi­mo a ser es­tre­na­da.

CUAN­DO SI­MU­LÓ HA­BER PA­SA­DO a "otra vi­da", se en­con­tra­ba en una misión an­ti­te­rro­ris­ta, por asig­na­ción del go­bierno ar­gen­tino. La mis­ma fue en sue­lo tai­lan­dés en don­de ca­yó he­ri­do, sien­do tras­la­da­do a un bar­co. “Y ahí des­apa­re­cí. Yo no su­pe nun­ca en qué bar­co es­ta­ba. Ja­más me lo han di­cho. Es­tu­ve ca­si seis me­ses en co­ma y sin co­no­ci­mien­to”, afir­mó en en­tre­vis­ta pa­ra la Va­nity Fair. Un lar­go tiem­po pa­só cuan­do el hom­bre mis­te­rio vol­vió a ser no­ti­cia, aca­pa­ran­do las por­ta­das de los prin­ci­pa­les me­dios es­pa­ño­les y otros ro­ta­ti­vos de naciones eu­ro­peas, en los que se pre­go­na­ba: "el muer­to es­tá vi­vo", "Re­su­ci­tó Pa­co", en­tre otros enun­cia­dos.

"DU­RAN­TE SUS DÍAS DE MUER­TO" el ve­te­rano de ser­vi­cios se­cre­tos tu­vo real­men­te una vi­da "a ni­vel del sép­ti­mo ar­te". Mien­tras el mun­do le creía "re­si­dien­do" en un cam­po­san­to cual­quie­ra, Fran­cis­co Paesa se en­con­tra­ba por el mun­do in­mis­cu­yén­do­se en di­fe­ren­tes ope­ra­cio­nes, to­das con un mis­mo fin: in­cre­men­tar la for­tu­na del ha­bi­li­do­so ca­ba­lle­ro, el que tam­bién ob­tu­vie­ra un tí­tu­lo en ma­te­rias del amor, con­quis­tan­do las al­co­bas y for­tu­nas de da­mas de la jet set, en­tre las que fi­gu­ran Dan­nie­lle Tu­lli, una des­ta­ca­da em­pre­sa­ria sui­za, la viu­da Su­karno (a quien tam­bién co­no­ció en Sui­za y jun­to con ella, com­pró un pe­que­ño ban­co en Gui­nea Ecua­to­rial), y otras tan­tas de las que sus nom­bres que­da­ron en el ano­ni­ma­to. En de­fi­ni­ti­va, Fran­cis­co Paesa es un Ja­mes Bond de la vi­da real.

DIEZ MILLONES DE EU­ROS... esa es la su­ma que aún en­vuel­ve el eso­te­ris­mo de su vi­da, des­de la hui­da de Roldán, de quien fue­ra "ami­go y fe­lón". El ex­mi­nis­tro di­ce que Paesa se es­ca­bu­lló con el di­ne­ro que él ha­bía re­cau­da­do en ac­cio­nes ilí­ci­tas, pe­ro el espía lo con­tra­di­ce. "Pe­dí a Roldán que de­vol­vie­ra el di­ne­ro, no to­do cla­ro, no va­mos a exa­ge­rar por­que ha­cer­se de ese di­ne­ro con­lle­va un tra­ba­jo a pe­sar de to­do", afir­mó Paesa. Se lan­zan la bo­la ca­lien­te de la­do a la­do y se des­co­no­ce, a cien­cia cier­ta, qué su­ce­dió con las di­vi­sas.

MÁS DE UN MO­TI­VO PA­RA ABAN­DO­NAR Es­pa­ña, pe­ro to­dos re­sul­tan de un mis­mo con­torno. Pro­ble­mas le­ga­les e ilí­ci­tos. El pri­me­ro: el jui­cio con­tra el ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil En­ri­que Ro­drí­guez Ga­lin­do, el ya ci­ta­do ca­so Roldán y pre­sun­ta­men­te, es­ta­fa. Pe­se a ha­ber re­apa­re­ci­do pú­bli­ca­men­te, su vi­da si­gue sien­do un mis­te­rio. No se sa­be a car­ta ca­bal qué tan­ta es su cul­pa de los he­chos por los que se le se­ña­la. Los ex­pe­dien­tes en tri­bu­na­les es­pa­ño­les fue­ron ar­chi­va­dos.

"EL HOM­BRE DE LAS MIL CA­RAS" es co­mo se ti­tu­la el fil­me que ins­pi­ró Paesa, el que de guion es­cri­to por Al­ber­to Ro­drí­guez, pro­yec­ta su par­ti­ci­pa­ción en la ope­ra­ción So­koa; así co­mo su re­la­ción con Luis Roldán y su es­ca­pe de Es­pa­ña. La cin­ta es­tá ba­sa­da en el li­bro pe­rio­dís­ti­co de Ma­nuel Cer­dán, que a su vez re­co­ge las vi­ven­cias de Paesa, ba­jo el mi­mo tí­tu­lo que el fil­me.

“LOS ES­PÍAS ES­PA­ÑO­LES NO VIAJAMOS CON PIS­TO­LA, VIAJAMOS CON CHEQUERA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.