Juan Carlos Bo­te­ro

EL ES­CRI­TOR Y PE­RIO­DIS­TA, HI­JO DE LA GLO­RIA DEL AR­TE CO­LOM­BIANO, FER­NAN­DO BO­TE­RO; HA­BLA EN EX­CLU­SI­VA PA­RA RIT­MO SO­CIAL

Ritmo Social - - Universal - en­tre­vis­ta Ro­san­na Ri­ve­ra fotos Cortesía en­tre­vis­ta­do

¿Qué re­cuer­dos tie­nes de la Co­lom­bia de tu in­fan­cia?

Mi pri­me­ra in­fan­cia la pa­sé en Nue­va York, has­ta los nue­ve años. En ese mo­men­to lle­gué a Co­lom­bia. Su­pon­go que co­mo en to­da in­fan­cia, tu­ve mo­men­tos bue­nos y malos. Pe­ro sin du­da, los me­jo­res fue­ron gra­cias a mi pa­dre y, a pe­sar de su fal­ta de re­cur­sos en ese en­ton­ces, su em­pe­ño de vol­ver má­gi­co ca­da mo­men­to que pa­sá­ba­mos con él.

En tu te­sis “Zo­na de In­fluen­cia”, pre­sen­tas una nue­va ma­ne­ra de en­ten­der el pro­ce­so de for­ma­ción de un no­ve­lis­ta. ¿Có­mo des­cri­bi­rías es­te pro­ce­so?

Con­sis­te en es­tu­diar el pro­ce­so de for­ma­ción de un no­ve­lis­ta con ba­se en la lu­cha con sus gran­des maes­tros o in­fluen­cias. So­lo al de­rro­tar­las, es de­cir asi­mi­lán­do­las pa­ra con­ver­tir esas in­fluen­cias en al­go pro­pio y ori­gi­nal, es que el no­ve­lis­ta des­cu­bre su pro­pia voz. El en­fo­que del es­tu­dio era Gar­cía Márquez, y en su ca­so su ba­ta­lla a muer­te con los gran­des gi­gan­tes que lo for­ma­ron, Kaf­ka, Faulk­ner y He­ming­way, es no­ta­ble, y ade­más de­jó hue­llas evi­den­tes en su pro­sa. Pe­ro la te­sis su­gie­re que ese pro­ce­so de for­ma­ción es ge­ne­ra­li­za­do, y ocu­rre a me­nu­do en­tre los no­ve­lis­tas que co­mien­zan su ofi­cio de es­cri­bir.

Has vi­vi­do ro­dea­do de ar­te des­de pe­que­ño, ¿Có­mo ha mar­ca­do es­to tu re­la­ción con tu dia­rio vi­vir y muy en es­pe­cí­fi­co con la li­te­ra­tu­ra y con lo que es­cri­bes?

Uno es­cri­be con ba­se en lo que ha vis­to, leí­do y co­no­ci­do, y lo que te ha nu­tri­do. En mi ca­so, ten­go un gran amor por el ar­te de los gran­des maes­tros clá­si­cos de la pin­tu­ra, en par­ti­cu­lar por el Re­na­ci­mien­to ita­liano. Eso ob­via­men­te se lo de­bo a mi pa­dre. Y creo que ese amor se ha­ce evi­den­te en lo que es­cri­bo, y no só­lo a ve­ces en la te­má­ti­ca, sino an­te to­do en la for­ma. Al me­nos eso es a lo que as­pi­ro.

¿Qué te sue­le ins­pi­rar? ¿Dón­de se ma­te­ri­li­zan y co­bran vi­da tus per­so­na­jes y las pro­pues­tas li­te­ra­rias que nos pre­sen­tas?

To­da la vi­da he si­do un fa­ná­ti­co de la aven­tu­ra, y mu­chos de los tex­tos que he es­cri­to han si­do uti­li­zan­do esas ex­pe­rien­cias per­so­na­les. Pien­so que eso le pro­por­cio­na ma­yor ve­ra­ci­dad a los tex­tos. Por cier­to, eso es jus­ta­men­te lo que re­co­men­da­ba He­ming­way: es­cri­bir so­bre lo que co­no­ces, lo que has vi­vi­do en car­ne pro­pia.

Has pu­bli­ca­do un li­bro so­bre tu pa­dre el gran es­cul­tor y or­gu­llo la­ti­noa­me­ri­cano Fer­nan­do Bo­te­ro. ¿Qué sig­ni­fi­ca su pre­sen­cia en tu vi­da?

Le ten­go una ad­mi­ra­ción co­lo­sal a mi pa­dre, co­mo ar­tis­ta y co­mo ser hu­mano. Es un hom­bre ex­tra­or­di­na­rio, do­ta­do de una in­men­sa ge­ne­ro­si­dad. No mu­chas per­so­nas lo sa­ben, pe­ro a lo lar­go de la vi­da él ha re­ga­la­do a dis­tin­tos paí­ses más de 700 obras de ar­te. El li­bro que es­cri­bí so­bre él, as­pi­ra a ex­pli­car su ar­te, las ideas que lo lle­van a pin­tar de una for­ma y no de otra, las que di­fe­ren­cian su pin­tu­ra de la de otros ar­tis­tas.

¿Qué evocan los nom­bres de Mario Var­gas

Llo­sa y Gabriel Gar­cía Márquez en tu me­mo­ria emo­cio­nal?

Son, jun­to con otros gi­gan­tes de li­te­ra­tu­ra, dos de mis maes­tros de ca­be­ce­ra. Mi ge­ne­ra­ción tu­vo una suerte in­fi­ni­ta de es­cri­bir co­no­cien­do sus li­bros, que nos apor­ta­ron tan­tas lu­ces y nos ilu­mi­na­ron un ca­mino a se­guir. La deu­da que to­dos te­ne­mos con ellos es sim­ple­men­te im­pa­ga­ble.

Has si­do co­lum­nis­ta en pe­rió­di­cos de la ta­lla de “La Pren­sa”, “El Tiem­po” y “El Es­pec­ta­dor”. ¿Qué te apor­ta el con­tac­to di­rec­to con la co­ti­dia­ni­dad de tus lec­to­res?

Pa­ra mí, es in­dis­pen­sa­ble. Lo ma­lo de la li­te­ra­tu­ra es que uno se de­mo­ra años es­cri­bien­do un li­bro, y por lo tan­to el efec­to que eso pro­du­ce tam­bién es muy apla­za­do. En cam­bio, con las co­lum­nas de opi­nión, uno tie­ne la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir de ma­ne­ra más inmediata o di­rec­ta, oja­lá de apor­tar al­gu­na luz so­bre una pro­ble­má­ti­ca ac­tual, y de ex­pre­sar una opi­nión que uno con­si­de­ra ne­ce­sa­ria de co­mu­ni­car en pú­bli­co. Es una vál­vu­la de es­ca­pe fun­da­men­tal.

¿Cuál es tu Ma­con­do per­so­nal? ¿Qué legado de­ja­rás a tus hi­jos y a Co­lom­bia?

¡Uy, qué pre­gun­ta! Creo que si­go un po­co jo­ven pa­ra es­tar pen­san­do en le­ga­dos. En cuan­to a mis dos hi­jas, creo que lo úni­co que uno pue­de as­pi­rar co­mo pa­dre es a ser un buen ejem­plo. Si uno lo­gra eso, creo que ha lo­gra­do bas­tan­te.

¿Có­mo eva­lúas la si­tua­ción ac­tual de la po­lí­ti­ca en Co­lom­bia? ¿Te ins­pi­ra­ría de al­gu­na ma­ne­ra?

Me in­tere­sa mu­cho co­mo ana­lis­ta, nun­ca pa­ra par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te, sal­vo cuan­do vo­to en elecciones. Y la si­tua­ción ac­tual, co­mo siem­pre, es in­quie­tan­te. Co­lom­bia es un país que ha su­fri­do de­ma­sia­do, y aun­que mu­chos de nues­tros peo­res con­flic­tos ya es­tán en el pa­sa­do, to­da­vía te­ne­mos gran­des pro­ble­mas y gran­des desafíos, in­clu­yen­do la po­bre­za, la fal­ta de equi­dad y la co­rrup­ción. Y la vio­len­cia, que a pe­sar de ha­ber­se re­du­ci­do, si­gue en ta­sas de­ma­sia­do al­tas.

¿Co­no­ces la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na?

Nun­ca he es­ta­do, pe­ro me en­can­ta­ría co­no­cer. ¿Me in­vi­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.