San­dra Bullock

“LAS MU­JE­RES EN EL CI­NE, AÚN TE­NE­MOS QUE ES­CA­LAR BAS­TAN­TE”.

Ritmo Social - - Empoderada - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fotos Ve­ra An­der­son, Mi­chael Tran, Mi­ke Cop­po­la y Ales­sio Bot­ti­ce­lli.

Es­ta lu­mi­na­ria de Holly­wood en­cien­de el 2018 al for­mar par­te del elen­co de la pe­lí­cu­la Ocean's 8, don­de in­ter­pre­ta a Deb­bie Ocean, quien se pre­sen­ta co­mo la lí­der de una ban­da de mu­je­res que pla­nean un ro­bo im­po­si­ble en la Met Ga­la de Nue­va York. Es­ta cin­ta, que se es­tre­nó en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na el jue­ves pa­sa­do, lo­gró cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas del pú­bli­co que se dio ci­ta a to­dos los cines del país.

Su pa­sión por el ar­te no sur­gió por pu­ra coin­ci­den­cia, sino, más bien, por he­ren­cia fa­mi­liar, que di­cho con to­da cer­te­za, la ha lle­va­do a con­quis­tar el éxi­to por sus ex­ce­len­tes interpretaciones en las de­ce­nas de pe­lí­cu­las don­de ha par­ti­ci­pa­do, por lo que ha sa­bi­do ga­nar­se a pul­so el tí­tu­lo de una de las me­jo­res ac­tri­ces del sép­ti­mo ar­te de los Es­ta­dos Uni­dos, y por qué no, has­ta del mun­do. San­dra vie­ne de una fa­mi­lia de ar­tis­tas; su ma­dre, Hel­ga Me­yer, era can­tan­te de ópe­ra, mien­tras que su pa­dre, John Bullock, es es­pe­cia­lis­ta en la di­rec­ción vo­cal. An­tes de in­gre­sar al mun­do de la ac­tua­ción, ella par­ti­ci­pa­ba de for­ma asi­dua en los co­ros y gru­pos de tea­tro jun­to a su her­ma­na, Ge­si­ne. Pe­ro fue a la edad de cin­co años que tu­vo su pri­me­ra apa­ri­ción en el es­ce­na­rio, in­ter­pre­tan­do un pe­que­ño pa­pel en una ópe­ra. Ade­más, es­tu­dió ba­llet y to­ca­ba el piano a sus ocho años.

Su co­ra­zón le hi­zo ver que real­men­te ha­bía na­ci­do pa­ra ac­tuar, y fue por eso que de­ci­dió de­jar a un la­do la mú­si­ca pa­ra de­di­car­se por com­ple­to a la ac­tua­ción, por lo que es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te. Sien­do ma­yor de edad, em­pren­dió su vue­lo ha­cia la ciu­dad de Nue­va York, en bus­ca de su gran sue­ño. Y pa­ra ha­cer­lo reali­dad, tu­vo que la­bo­rar co­mo ca­ma­re­ra, mien­tras bus­ca­ba la ma­ne­ra de con­se­guir ese pa­pel que la en­ca­mi­na­ra ha­cia el es­tre­lla­to.

Pre­vio a ese gran sal­to, par­ti­ci­pó en va­rias ti­ras te­le­vi­si­vas has­ta que lo­gró te­ner un pa­pel en la pe­lí­cu­la Hang­men, es­tre­na­da en el mer­ca­do del ví­deo en 1987. Des­de en­ton­ces, un sin­nú­me­ro de pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas se han su­ma­do a su gran tra­yec­to­ria en el ci­ne.

Las interpretaciones más des­ta­ca­das de ella se han vis­to en los di­ver­sos gé­ne­ros en los que ha tra­ba­ja­do, pe­ro ha si­do en los fil­mes de ac­ción don­de ha mos­tra­do su for­ta­le­za pa­ra dar vi­da a per­so­na­jes que les re­sul­ta­rían –qui­zá– más fá­ci­les a los hom­bres, pe­ro ella ha sa­bi­do li­diar con ellos y ha­cer­los a la per­fec­ción.

Sin em­bar­go, eso no ha si­do un pro­ble­ma que la lle­ve ha sen­tir­se siem­pre in­se­gu­ra, aun­que en cier­tas oca­sio­nes, ella ha re­co­no­ci­do que cuan­do lee un guion y ya es mo­men­to de desa­rro­llar las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la, pues tra­ta de aden­trar­se fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te en la piel del per­so­na­je.

Tam­bién, han lle­ga­do mo­men­tos en lo que la frus­tra­ción la in­va­de, tal vez, por­que al­gu­na de las to­mas le de­man­de mu­cha fuer­za y con­cen­tra­ción, por lo que se ha di­cho a sí mis­ma que no da pa­ra más, has­ta el pun­to de que­rer re­nun­ciar a tal pa­pel, pe­ro de lo que no ca­be du­da, es que su ta­len­to va más allá que cual­quier im­pre­vis­to, y al fi­nal, el re­sul­ta­do es pu­ra satisfacción.

Gra­cias a su ar­dua la­bor en la pan­ta­lla gran­de, es­ta ha si­do

ga­lar­do­na­da múl­ti­ples ve­ces por su ca­pa­ci­dad actoral. Uno muy emo­ti­vo fue el de "Me­jor ac­triz" en los Pre­mios Ós­car en el año 2009 por su pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la cin­ta The Blind Si­de, en el que dio vi­da a Leigh An­ne Tuohy, cu­ya in­ter­pre­ta­ción la hi­zo me­re­ce­do­ra tam­bién de los ga­lar­do­nes: Pre­mios Glo­bo de Oro y el Pre­mio del Sin­di­ca­to de Ac­to­res, en la mis­ma ca­te­go­ría.

El fil­me an­te­rior­men­te men­cio­na­do fue un ro­tun­do éxi­to en ta­qui­lla, ya que ba­tió ré­cord al ser la pri­me­ra pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por una mu­jer en su­pe­rar los dos­cien­tos millones de dó­la­res so­lo en Amé­ri­ca del Nor­te.

En el 2010, fue con­si­de­ra­da por la re­vis­ta For­bes co­mo la in­tér­pre­te más ren­ta­ble del año 2009 y co­mo la ac­triz me­jor pa­ga­da de di­cho pe­río­do, con unas ga­nan­cias es­ti­ma­das en 56 millones de dó­la­res, con­vir­tién­do­se así, en la ac­triz me­jor re­mu­ne­ra­da de la his­to­ria, se­gún el Li­bro Guin­ness de los ré­cords.

En ese mis­mo año, la ac­triz pa­sa­ba por un mal mo­men­to, de­bi­do a que hi­zo efec­ti­vo su di­vor­cio con el que fue su es­po­so des­de el 2005, Jes­se G. Ja­mes, des­pués de que se hi­cie­ra pú­bli­ca la in­fi­de­li­dad de es­te con la mo­de­lo Mi­che­lle Mc­gee, sien­do una de las se­pa­ra­cio­nes de pa­re­jas más es­can­da­lo­sas y pu­bli­ci­ta­das.

Más que lu­cir­se en las pe­lí­cu­las, adue­ñán­do­se de los aplau­sos y de las bue­nas crí­ti­cas por sus ma­gis­tra­les interpretaciones, pa­ra Bullock es­to no era su­fi­cien­te, por­que a pe­sar de es­tar en la cús­pi­de de su ca­rre­ra, ella sen­tía una in­men­sa ne­ce­si­dad de amar in­con­di­cio­nal­men­te. Es por ello que en 2010 op­tó por adop­tar a su hi­jo Louis Bar­do Bullock, na­ci­do en Nue­va Or­leans, Lui­sia­na, y que hoy cuen­ta con ocho años de edad.

No obs­tan­te, la des­ta­ca­da ac­triz ha si­do re­co­no­ci­da no so­lo por sus

“SOY RE­PU­BLI­CA­NA, DE­MÓ­CRA­TA, LO QUE SEA, PE­RO QUE NO ME HABLEN SO­BRE LO QUE PUE­DO O NO HA­CER CON MI CUER­PO, HAS­TA QUE HA­YAN CUI­DA­DO A TO­DOS LOS NI­ÑOS QUE NO TIE­NEN UN HO­GAR. VA­MOS A REFERIRNOS A ES­TOS NI­ÑOS CO­MO NUES­TROS HI­JOS”.

mé­ri­tos pro­fe­sio­na­les, sino tam­bién por su la­bor hu­ma­ni­ta­ria a fa­vor de sig­ni­fi­ca­ti­vas causas so­cia­les. En 2013, los Peo­ple's Choi­ce Awards le en­tre­ga­ron el ga­lar­dón por su so­li­da­ri­dad tras ayu­dar a re­cons­truir el Wa­rren Eas­ton Char­ter High School de Nue­va Or­leans, cu­yos da­ños ma­te­ria­les es­ta­ban es­ti­ma­dos en cua­tro millones de dó­la­res, pos­te­rior­men­te al pa­so del hu­ra­cán Ka­tri­na en 2005.

Asi­mis­mo, ella ha do­na­do la can­ti­dad de un mi­llón de dó­la­res a di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes des­pués de la ocu­rren­cia de de­sas­tres na­tu­ra­les, co­mo el te­rre­mo­to del océano Ín­di­co de 2004, el te­rre­mo­to de Hai­tí de 2010 y tras el trá­gi­co pa­so del hu­ra­cán Har­vey por Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos en 2017.

A la vi­da de Bullock un nue­vo án­gel lle­gó. Se tra­ta de Lai­la, una ni­ña afro­ame­ri­ca­na que ya tie­ne cin­co años y es pro­ce­den­te de un or­fa­na­to es­ta­tal. Ella se ha ro­ba­do el co­ra­zón de la ac­triz, y tan­to Louis co­mo su her­ma­na, son el mo­tor que la mue­ven, por los cua­les ella des­cri­be a su vi­da co­mo ma­ra­vi­llo­sa.

Tras el gran im­pac­to que ha ge­ne­ra­do en la in­dus­tria de Holly­wood, las po­lé­mi­cas re­ve­la­cio­nes de im­por­tan­tes ac­tri­ces que han si­do víc­ti­mas de aco­so y has­ta de abu­so se­xual por par­te del mag­na­te Har­vey Weins­tein, se ha for­ma­do el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta "Ti­me's Up", en el que Bullock es una de las ac­ti­vis­tas.

Su apo­yo a es­ta ini­cia­ti­va se de­be a un su­ce­so que la­men­ta­ble­men­te for­ma par­te de su pa­sa­do, y es que, a sus 16 años, fue aco­sa­da se­xual­men­te. Es por es­to que se iden­ti­fi­ca con es­ta cau­sa, y por ello de­ci­dió do­nar me­dio mi­llón de dó­la­res en apo­yo a las mu­je­res que han si­do abu­sa­das en de­tri­men­to de su dig­ni­dad hu­ma­na.

No ca­be du­das, que es­ta­mos fren­te no so­lo a una ve­te­ra­na del sép­ti­mo ar­te, sino tam­bién a una mu­jer to­tal­men­te em­po­de­ra­da y mul­ti­fa­cé­ti­ca, que sa­be ju­gar a la per­fec­ción su rol co­mo ac­triz, pro­duc­to­ra, di­rec­to­ra y es­cri­to­ra, pe­ro el más im­por­tan­te es el que ella rea­li­za ca­da día: ser ma­dre. Cuan­do de em­po­de­ra­mien­to femenino se ha­ble, el nom­bre de San­dra Bullock no de­be fal­tar en la lis­ta. Su va­len­tía y per­se­ve­ran­cia la han he­cho me­re­ce­do­ra de tal ca­li­fi­ca­ti­vo.

“EN LA CIN­TA DE OCEAN'S 8 Y FUE­RA DE ELLA, NOS CONECTAMOS A UN NI­VEL QUE NUN­CA HA­BÍA­MOS TE­NI­DO LA OPOR­TU­NI­DAD, POR­QUE USUALMENTE, LAS MU­JE­RES TIE­NEN CIN­CO PA­PE­LES EN UNA PE­LÍ­CU­LA Y SIEM­PRE PER­MA­NE­CEN EN SU PRO­PIA IS­LA”.

“PUE­DO DE­CIR CON TO­DA SE­GU­RI­DAD QUE NO HAY UNA PER­SO­NA QUE CONOZCA QUE NO HA­YA EX­PE­RI­MEN­TA­DO AL­GU­NA FOR­MA DE ACO­SO O ABU­SO SE­XUAL”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.