La ca­sa de Ralph Lau­ren en New York

Ca­sa de Ralph Lau­ren en Nue­va York

Ritmo Social - - Ritmo personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fotos Fuen­te ex­ter­na

Su es­ti­lo re­fi­na­do, pro­ve­nien­te de la aris­to­cra­cia an­glo­sa­jo­na, es­tá per­fec­ta­men­te im­preg­na­do en su re­si­den­cia de Bed­ford don­de ha­bi­ta con su es­po­sa des­de ha­ce más de 20 años.

Su es­ti­lo re­fi­na­do pro­ve­nien­te de la aris­to­cra­cia an­glo­sa­jo­na, lo en­car­na per­fec­ta­men­te en las cin­co re­si­den­cias que po­see, pe­ro es en una de ellas don­de ha sa­bi­do im­preg­nar ese se­llo distintivo que iden­ti­fi­ca su esencia en sí, ya que en ella ha­bi­ta con su es­po­sa des­de ha­ce más de vein­te años. Nos re­fe­ri­mos a su ca­sa si­tua­da en Bed­ford, que es un pue­blo ubi­ca­do en el con­da­do de West­ches­ter en la ciu­dad de Nue­va York. La zo­na geo­grá­fi­ca es ge­ne­ro­sa, ya que en ella, las ca­sas es­tán es­con­di­das en­tre los fron­do­sos ár­bo­les, y a los ca­ba­llos se les ve re­co­rrer los ca­mi­nos pa­vi­men­ta­dos, tam­bién

de tie­rra y gra­va. Al mo­men­to de ob­ser­var la edi­fi­ca­ción, in­me­dia­ta­men­te te si­túas en un pa­la­cio, vi­vien­do co­mo to­do un noble, en el que a tu lle­ga­da te dan la bienvenida más de 250 acres de cés­ped y bos­ques, lo que te in­ci­ta a dis­fru­tar de un am­bien­te to­tal­men­te na­tu­ral pa­ra res­pi­rar del ai­re pu­ro y, de pa­so, es­cu­char el ar­mo­nio­so can­tar de los pá­ja­ros. La cons­truc­ción de es­ta man­sión de ti­po se­ño­rial da­ta de 1919, pe­ro es­to no quie­re de­cir que en los si­glos ve­ni­de­ros se vea di­fe­ren­te a co­mo se ve aho­ra. Cuan­do te aden­tras en ella, vi­sua­li­za­rás al hall de en­tra­da sin ex­cen­tri­ci­da­des, sino más bien, una me­sa la­te­ral per­te­ne­cien­te a la ga­le­ría del que fue rey de Gran Bre­ta­ña, George II. Asi­mis­mo, el ar­te, en su má­xi­ma ex­pre­sión, te sa­lu­da­rá a tra­vés de una gran va­rie­dad de pin­tu­ras al óleo. A Lau­ren le en­can­tan sus ha­bi­ta­cio­nes de co­lor in­ten­so, por eso él pre­fie­re los pa­ne­les de cao­ba, los mue­bles geor­gia­nos y las al­fom­bras per­sas. En ca­da es­pa­cio del do­mi­ci­lio se ven ac­ce­so­rios he­chos a ba­se de cue­ro de ani­mal co­mo si se tra­ta­se de un mu­seo. Y por si fue­ra po­co, los rin­co­nes es­tán per­fu­ma­dos con el ex­qui­si­to aro­ma de los li­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.