CIN­CO RACIONES DE FRU­TA AL DÍA

Ritmo Social - - Ritmo personal -

Las fru­tas y las ver­du­ras son com­po­nen­tes esen­cia­les de una die­ta sa­lu­da­ble, y un con­su­mo dia­rio su­fi­cien­te po­dría con­tri­buir a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des im­por­tan­tes, co­mo las car­dio­vas­cu­la­res y al­gu­nos cán­ce­res", se­ña­la la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Es­ta en­ti­dad es­ti­ma que ca­da año po­drían sal­var­se 1,7 millones de vi­das si se au­men­ta­ra lo su­fi­cien­te el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras.

En un in­tere­san­te re­por­ta­je fir­ma­do por la ve­te­ra­na pe­rio­dis­ta Pu­ri­fi­ca­ción León, expone el im­por­tan­te pa­pel que jue­gan las fru­tas y ver­du­ras en nues­tra sa­lud. "Las ver­du­ras, hor­ta­li­zas y fru­tas son la prin­ci­pal fuen­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­bra de nues­tra die­ta y nos apor­tan, al mis­mo tiem­po, una gran can­ti­dad de agua. Es muy im­por­tan­te con­su­mir cin­co raciones de fru­ta y ver­du­ra a dia­rio. Gra­cias a su con­te­ni­do ele­va­do en an­ti­oxi­dan­tes y fi­bra, pue­den con­tri­buir a pre­ve­nir, en­tre otras, al­gu­nas en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y al­gu­nos ti­pos de cán­cer", in­di­ca la Fun­da­ción Die­ta Me­di­te­rrá­nea.

En es­te sen­ti­do, des­ta­ca que la fru­ta fres­ca ten­dría que ser el pos­tre ha­bi­tual, mien­tras que los dul­ces y pas­te­les só­lo de­be­rían con­su­mir­se de ma­ne­ra oca­sio­nal.

"Las fru­tas y ver­du­ras son ali­men­tos muy nu­tri­ti­vos que apor­tan co­lor y sa­bor a nues­tra ali­men­ta­ción dia­ria y cons­ti­tu­yen tam­bién una bue­na al­ter­na­ti­va a me­dia ma­ña­na y co­mo me­rien­da", apun­ta.

NO­VIEM­BRE Y FE­BRE­RO, EN EL SUR; MA­YO, JU­NIO Y JU­LIO, EN EL NOR­TE.

La Fun­da­ción Die­ta Me­di­te­rrá­nea con­si­de­ra im­por­tan­te apro­ve­char los pro­duc­tos de tem­po­ra­da "ya que, so­bre to­do en el ca­so de las fru­tas y

Es muy im­por­tan­te con­su­mir cin­co raciones de fru­ta y ver­du­ra al día.

ver­du­ras, nos per­mi­te con­su­mir­las en su me­jor mo­men­to, tan­to a ni­vel de apor­ta­ción de nu­trien­tes co­mo por su aro­ma y sa­bor".

Du­ran­te los me­ses de ma­yo, ju­nio y ju­lio es tem­po­ra­da de ce­re­zas en el he­mis­fe­rio nor­te. En el sur, en cam­bio, las ce­re­zas se re­co­lec­tan en­tre no­viem­bre y fe­bre­ro. Se tra­ta de un ali­men­to muy apre­cia­do que pro­por­cio­na di­fe­ren­tes nu­trien­tes.

"Las ce­re­zas son una fuen­te na­tu­ral de fi­bra y áci­do fó­li­co. Al igual que el res­to de fru­tas y hor­ta­li­zas, son ri­cas en agua (81,2%) y ape­nas tie­nen gra­sas ni sal. Su apor­te ener­gé­ti­co (48 Kcal por ca­da 100 gra­mos) de­ri­va prin­ci­pal­men­te de los azú­ca­res que con­tie­nen de for­ma na­tu­ral. En­tre las sus­tan­cias bio­ac­ti­vas más des­ta­ca­das se en­cuen­tran las an­to­cia­ni­nas,

pre­sen­tes prin­ci­pal­men­te en la pul­pa", ex­pli­ca Ma­nuel Mo­ñino, pre­si­den­te del Co­le­gio Ofi­cial de Die­tis­tas-nu­tri­cio­nis­tas de Ba­lea­res y pre­si­den­te del Co­mi­té Cien­tí­fi­co de "5 al día", una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro, di­ri­gi­da a fo­men­tar el con­su­mo dia­rio de fru­tas y hor­ta­li­zas fres­cas.

"La fi­bra es cla­ve pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo pues re­gu­la el trán­si­to in­tes­ti­nal, mo­du­la la ab­sor­ción de nu­trien­tes, apor­ta ener­gía a las cé­lu­las del in­tes­tino y pro­du­ce sus­tan­cias que po­drían te­ner un pa­pel re­le­van­te en la re­gu­la­ción de los lí­pi­dos en la san­gre. Ade­más, in­flu­ye de ma­ne­ra muy be­ne­fi­cio­sa en la flo­ra in­tes­ti­nal, evi­tan­do que se asien­ten otras bac­te­rias", de­ta­lla Mo­ñino, tam­bién in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Carlos III de Ma­drid.

"Por su par­te, el áci­do fó­li­co es esen­cial du­ran­te el em­ba­ra­zo. Ade­más, tie­ne su pa­pel en el man­te­ni­mien­to de una fun­ción psi­co­ló­gi­ca nor­mal, con­tri­bu­ye al nor­mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y ayu­da a dis­mi­nuir el can­san­cio y la fa­ti­ga", apun­ta el es­pe­cia­lis­ta.

Las an­to­cia­ni­nas, que tam­bién es­tán pre­sen­tes en las ce­re­zas, son un gru­po de sus­tan­cias que tie­nen una al­ta ca­pa­ci­dad antioxidante.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.