EL CAM­BIO ENER­GÉ­TI­CO

Ritmo Social - - Desdemiatanor -

EL DES­PER­TAR DE LAS MA­SAS na­da tie­ne que ver con el re­sul­ta­do de una re­vo­lu­ción so­cial, el cam­bio se es­tá pro­du­cien­do en nues­tro in­te­rior. En la con­cien­cia hu­ma­na y pla­ne­ta­ria se es­tá ge­ne­ran­do, a gran ve­lo­ci­dad, la trans­for­ma­ción de un mun­do de la ter­ce­ra den­si­dad y su con­se­cuen­te re­no­va­ción es­pi­ri­tual y, en ese mis­mo te­nor, van ocu­rrien­do cam­bios bio­ló­gi­cos, emo­cio­na­les, men­ta­les y psi­co­ló­gi­cos en nues­tro sis­te­ma ce­lu­lar. La ac­ti­vi­dad so­lar se ha ace­le­ra­do, por es­to sien­tes que el día y las ho­ras se van ra­pi­dí­si­mo. La fre­cuen­cia vi­bra­cio­nal del pla­ne­ta se es­tá mo­di­fi­can­do y nues­tro or­ga­nis­mo se en­cuen­tra en es­ta­do de adap­ta­ción an­te esa nue­va vi­bra­ción. Si nues­tra ener­gía no per­ma­ne­ce ali­nea­da con esa fre­cuen­cia, los sín­to­mas fí­si­cos no se ha­rán es­pe­rar, y du­ran­te el pro­ce­so, el cuer­po pue­de so­bre­car­gar­se, ma­ni­fes­tan­do di­ver­sos ma­les­ta­res. En tan­to se adap­ta a esa al­ta vi­bra­ción, es im­por­tan­te que ha­gas con­cien­cia de es­to y ayu­des a tu cuer­po en ese pro­ce­so de cam­bio, lo cual es su­ma­men­te po­si­ti­vo que es­té ocu­rrien­do aho­ra, sig­ni­fi­ca que vas as­cen­dien­do en tu gra­do evo­lu­ti­vo, es­tás des­in­to­xi­cán­do­te de to­do lo in­ser­vi­ble que has adop­ta­do en es­ta vi­da y lo que has traí­do con­ti­go de en­car­na­cio­nes pa­sa­das.

CÓ­MO EQUILIBRAR LAS ENER­GÍAS DEL CUER­PO.

TO­MAR SU­FI­CIEN­TE AGUA. Ade­más de hi­dra­tar, el agua ayu­da­rá a lim­piar, a li­be­rar las to­xi­nas, des­car­tar to­do el me­dio ob­so­le­to y re­cons­truir un nue­vo cuer­po. Si no con­su­mes su­fi­cien­te agua, tu or­ga­nis­mo re­ten­drá lí­qui­do, pa­ra ase­gu­rar que se man­ten­ga el ele­men­to en tu es­truc­tu­ra. To­mar mu­cha agua nun­ca es­tá de más, to­do lo con­tra­rio, per­mi­te que la luz flu­ya li­bre y más rá­pi­do a tra­vés de tu cuer­po.

ALI­MEN­TA­CIÓN. En la me­di­da en que la fre­cuen­cia vi­bra­cio­nal de tu cuer­po fí­si­co as­cien­de, en esa mis­ma me­di­da re­cha­za­rá los ali­men­tos pe­sa­dos, tó­xi­cos y gra­sos co­mo las car­nes; es con­ve­nien­te que es­cu­ches la sa­bi­du­ría de tu cuer­po; ca­da vez que­rrá más ali­men­tos ver­des, na­tu­ra­les y cru­dos, que no es­tén pro­ce­sa­dos. Con­su­me fru­tas, ve­ge­ta­les y ali­men­tos sin co­cer.

Las vías di­ges­ti­vas se pue­den ver afec­ta­das por la gran in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca que flu­ye en los cha­kras in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so: cha­kra de la gar­gan­ta/ ti­roi­des, la ex­pre­sión, la con­ten­ción, la in­ges­ta; cha­kra del ple­xo so­lar, las emo­cio­nes, el es­tó­ma­go; cha­kra del al­ma, lo que no ex­pre­sa el cuer­po fí­si­co, in­tes­ti­nos. En tan­to tu cuer­po se va­ya lim­pian­do, li­be­ran­do, trans­mu­tan­do, de igual for­ma em­pe­za­rá a ar­mo­ni­zar­se, res­ta­ble­cer­se y sa­nar.

Jac­que­li­ne Santos

VI­TA­MI­NAS, MI­NE­RA­LES, CAR­BOHI­DRA­TOS, PRO­TEÍ­NA NA­TU­RAL.

EJER­CI­CIOS. Man­te­ner una ru­ti­na dia­ria de ejer­ci­cios: Gym, ca­mi­nar, co­rrer, na­dar, bai­lar, yo­ga, pi­la­tes, tai chi.

DE­SIER­TO. Ha­cer un pe­río­do de si­len­cio, ora­ción, me­di­ta­ción, pa­sar tiem­po en la na­tu­ra­le­za, playa, mon­ta­ña, sol, abra­zar un ár­bol.

DOR­MIR. An­tes dor­mías 8 y has­ta 10 ho­ras. Aho­ra só­lo duer­mes 4-6 ho­ras y no sa­bes por qué. Mien­tras más luz ten­gas den­tro de tu cuer­po, me­nos ho­ras de sue­ño ne­ce­si­ta­rás, sin em­bar­go, has de bus­car el mo­do de ir a dor­mir de 9 a 11 de la no­che y pro­pi­ciar­te un sue­ño con­ci­lia­dor. Ha­cer sies­tas, si es ne­ce­sa­rio, pa­ra com­pen­sar. Pres­cin­de de los equi­pos eléc­tri­cos en tu ha­bi­ta­ción y en las áreas don­de más tiem­po per­ma­nez­cas.

TRA­BA­JO COR­PO­RAL. Rei­ki, acu­pun­tu­ra, di­gi­to­pun­tu­ra, re­fle­xo­lo­gía, ma­sa­jes, psi­co-bio­ener­gía, shiat­su.

SÉ COHERENTE. Has com­pa­ti­ble la ener­gía de tu cuer­po con la ener­gía en­tran­te. Pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y de amor te co­nec­tan en una al­ta fre­cuen­cia. El mie­do, la ne­ga­ti­vi­dad, crí­ti­ca, ra­bia, juz­gar, con­te­ner las emo­cio­nes ba­ja la fre­cuen­cia ener­gé­ti­ca, for­man­do un nu­do en tu in­te­rior que va a im­pe­dir que la ener­gía flu­ya li­bre­men­te, al­te­ran­do la bio­quí­mi­ca de tu cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.