“RENACER”

Ritmo Social - - Taconescercanos -

Ga­brie­la Llanos

A PRIN­CI­PIO DE LOS 90, una pe­lí­cu­la re­vo­lu­cio­nó nues­tras men­tes y nues­tros co­ra­zo­nes de uni­ver­si­ta­rios ham­brien­tos de ex­pe­rien­cia: El la­do oscuro del co­ra­zón, un fil­me ar­gen­tino que nos co­la­ba poe­mas de Mario Be­ne­det­ti, Juan Gel­man y Oli­ve­rio Gi­ron­do, en me­dio de una his­to­ria de amor atípica en­tre un poe­ta arrui­na­do (en eter­na bús­que­da de la “mu­jer que su­pie­ra vo­lar”) y una chi­ca de “mo­ral dis­traí­da” y cu­ra­da de es­pan­to en los asun­tos del amor. Es­ta his­to­ria con tin­tes su­rrea­lis­tas (al ti­po le per­si­gue la muer­te, in­ter­pre­ta­da por la can­tan­te Na­cha Gue­va­ra con look de mu­sa del gru­po The Cu­re), nos lle­vó a enamo­rar­nos del di­rec­tor Eli­seo Su­bie­la con la mis­ma in­ten­si­dad con la que ado­rá­ba­mos a una rocks­tar, por­que no ha­cía sen­tir­nos tan ator­men­ta­dos, tan in­ten­sos, tan di­fe­ren­tes… Co­mo ur­ge sen­tir­se cuan­do uno es es­tu­dian­te, y de lo que ur­ge es­ca­par el res­to de la vi­da a pun­ta de man­tras e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal; pe­ro es­te, se­ño­res, es otro te­ma.

“El la­do oscuro del co­ra­zón” (que tie­ne una par­te II na­da re­co­men­da­ble) me con­du­jo al pri­mer éxi­to del di­rec­tor ar­gen­tino, Hom­bre mi­ran­do al sud­es­te, y lue­go sus co­me­dias, No mi­res pa­ra aba­jo o Des­pa­bí­la­te amor. Fue­ron pa­san­do los años y yo fui pa­san­do por al­to una de sus pe­lí­cu­las más aplau­di­das, No te mue­ras sin de­cir­me a dón­de vas, ig­no­rán­do­la in­clu­so tras la muer­te de Eli­seo Su­bie­la en el 2016. No fue has­ta ayer cuan­do me pu­se a bus­car­la gra­cias a mi her­ma­na, Mariana, que me co­men­tó que iría a ver­la en un ci­clo de ci­ne ar­gen­tino en Zú­rich. Me de­ci­dí: no iba a per­mi­tir que los sui­zos vie­sen an­tes una pe­lí­cu­la del di­rec­tor que mar­có bue­na par­te de mi ju­ven­tud. Di­cho es­to, aquí van mis re­fle­xio­nes (Mariana, por fa­vor, no leas es­ta co­lum­na).

No te mue­ras sin de­cir­me a dón­de vas es la his­to­ria Leo­pol­do, un hom­bre ins­ta­la­do en la ru­ti­na, que tra­ba­ja pro­yec­tan­do pe­lí­cu­las en el ci­ne del ba­rrio. Tie­ne un ami­go, Os­car, con el que com­par­te los de­ta­lles del “re­co­lec­tor de sue­ños” que es­tá in­ven­tan­do. Una no­che, pro­ban­do su má­qui­na pa­ra tra­du­cir sue­ños en imá­ge­nes, Leo­pol­do sue­ña con una mu­jer, Ra­quel, que al día si­guien­te se le apa­re­ce di­cien­do que fue su es­po­sa en 1885 y, ade­más, su com­pa­ñe­ra en to­das sus re­en­car­na­cio­nes. Leo­pol­do y Ra­quel re­es­ta­ble­cen su amor li­dian­do con la muer­te que se in­ter­po­ne en­tre ellos, pues él no tie­ne ga­nas de mo­rir­se ni ella de vol­ver a na­cer.

Me­re­ce la pe­na des­ta­car los de­li­cio­sos “ar­gen­ti­nis­mos” que sal­pi­can las pe­lí­cu­la: la má­qui­na, el “re­co­lec­tor de sue­ños”, es un con­jun­to de ca­bles que par­ten de un som­bre­ro “fun­gi” tí­pi­co del tan­go; el ro­bot, cons­trui­do por su ami­go Os­car, tie­ne la voz de Carlos Gar­del y can­ta El día que me quie­ras cuan­do no­ta una pre­sen­cia fe­me­ni­na. Leo­pol­do en su pri­me­ra vi­da tra­ba­jó con Tho­mas Al­va Edi­son y ayu­dó a in­ven­tar el ci­ne

(no po­día ser un sim­ple car­te­ro, que eso no es muy ar­gen­tino, no se­ñor).

Pe­ro más allá del men­sa­je que trans­mi­te (sin su­ti­le­zas) la pe­lí­cu­la, que po­dría re­su­mir­se en la idea (reite­ra­ti­va en el ci­ne de Eli­seo Su­bie­la) de que siem­pre se­rá me­jor una vi­da lle­na de su­fri­mien­to que tran­si­tar por el mun­do sin sen­tir ab­so­lu­ta­men­te na­da, me lla­mó la aten­ción el te­ma de la muer­te y el re­gre­so a la vi­da. La pe­lí­cu­la de­fien­de que en ca­da re­gre­so, en ca­da nue­va opor­tu­ni­dad, se de­be apli­car lo apren­di­do en la vi­da an­te­rior. Y, sin nin­gu­na du­da, me que­do con la re­fle­xión que Os­car le re­ga­la a Leo­pol­do: “¿sa­bés que so­ñé que me mo­ría mu­chas ve­ces y que vol­vía a na­cer? Pe­ro no en otras vi­das y en otros cuer­pos. Era en es­ta vi­da y sien­do yo mis­mo”.

Y así es, mis que­ri­dos lec­to­res, por­que en es­ta vi­da (la su­ya, la mía, la que to­dos co­no­ce­mos) nos to­ca mo­rir y renacer mu­chas ve­ces, por­que lo de­ci­di­mos o por­que el des­tino nos obli­ga; y qui­zás ten­ga­mos que con­ver­tir­nos en otros, cam­biar de rol, asu­mir nue­vos re­tos, des­pe­dir a los que se mar­chan y re­ci­bir a los que lle­gan, va­riar los gus­tos, la pro­fe­sión, los paí­ses, los ami­gos, la fa­mi­lia… Lo que si re­sul­ta­ría im­per­do­na­ble es de­jar una vi­da y asu­mir otra sin apren­der, por­que en­ton­ces, y só­lo en­ton­ces, es­ta­re­mos atra­pa­dos en el tiem­po, en el bu­cle in­do­lo­ro de la va­cui­dad, en un “ama­si­jo de vís­ce­ras sin sue­ños”, sin ni si­quie­ra un es­ca­lo­frío de te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.