“Si crees en la re­en­car­na­ción, no te rías de la feal­dad del sa­po”. Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa

Ritmo Social - - Taconescercanos -

ES­CE­NA EX­TE­RIOR/ TE­RRA­ZA DE UN EDI­FI­CIO EN EL CEN­TRO DE BUE­NOS AI­RES. Un hom­bre al­to y del­ga­do de unos cin­cuen­ta años, ca­be­llo es­ca­so, vis­tien­do un pan­ta­lón de pin­zas ma­rrón y un chu­bas­que­ro ne­gro, mi­ra con in­ten­si­dad a la mu­jer que tie­ne co­gi­da de las ma­nos. Ella es al­ta y her­mo­sa, con la me­le­na aza­ba­che su­je­ta en una lar­ga tren­za. Su ves­ti­do es an­ti­guo, cor­sé y enaguas de épo­ca, pro­pio de las cla­ses pu­dien­tes de fi­na­les del si­glo XIX. Sus mi­ra­das se unen, se co­mu­ni­can, se emo­cio­nan… Es una des­pe­di­da. “Pa­ra vos es fá­cil”, di­ce el hom­bre en una mez­cla de re­sig­na­ción y ra­bia, “sos un es­pí­ri­tu, sin tiem­po, sin es­pa­cio, sin ga­nas”. Ella en­tre­cie­rra los ojos y responde que ex­tra­ña su cuer­po, que ex­tra­ña la sed, el de­seo, los sue­ños; que por eso tie­ne tan­to mie­do de vol­ver a na­cer, por­que sa­be que vol­ve­rá a per­der­lo to­do. “Si yo mu­rie­ra, ¿po­dría­mos ir­nos jun­tos?”, le pre­gun­ta el hom­bre en un tono de de­ses­pe­ra­ción. “¡Ni se te ocu­rra!”, in­te­rrum­pe ella brus­ca­men­te, pe­ro en­se­gui­da sua­vi­za las formas pa­ra ex­pli­car­le que ese en­cuen­tro de­be pro­du­cir­se en la vi­da. “Eso sí”, le di­ce pro­cu­ran­do un tono cóm­pli­ce, “pro­mé­te­me al­go: la pró­xi­ma vez, no te mue­ras sin de­cir­me a dón­de vas”. (“NO TE MUE­RAS SIN DE­CIR­ME A DÓN­DE VAS”, PE­LÍ­CU­LA DE ELI­SEO SU­BIE­LA).

TWIT­TER: @GLLANOSG

CO­RREO: GA­BRIE­LA.LLANOS@GMAIL.COM

PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TO­RA… O VI­CE­VER­SA

MI­LI­TAN­TE ACÉRRIMA DEL HU­MOR, FUN­DA­MEN­TA­LIS­TA DE LA CU­RIO­SI­DAD Y DEFENSORA A ULTRANZA DEL SEN­TI­DO PO­CO CO­MÚN DEL CO­MÚN DE LAS MU­JE­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.