Un paseo por los jar­di­nes más be­llos del mun­do con Au­drey Hep­burn

VILLA PANCHA, EL EM­BLE­MÁ­TI­CO JAR­DÍN EN SAN­TIA­GO DE LOS 30 CA­BA­LLE­ROS, PRO­PIE­DAD DE DON GUSTAVO TA­VA­RES, ERA UNO DE LOS FA­VO­RI­TOS DE LA FA­MO­SA AC­TRIZ.

Ritmo Social - - Reportaje Especial. - tex­to Na­ta­lia Na­chón fo­tos Cor­te­sía An­drés Gustavo Pas­to­ri­za

ELLA PERTENECIÓ A LA ÉPO­CA DO­RA­DA DE HOLLY­WOOD, Y AL SIEM­PRE RE­COR­DA­DO BREAKFAST AT TIFFANY’S. Ade­más de una aman­te de los dia­man­tes, gran ac­triz y una de las le­yen­das fe­me­ni­nas de to­dos los tiem­pos, Au­drey Hep­burn fue fi­lán­tro­pa –em­ba­ja­do­ra de UNI­CEF– y una apa­sio­na­da in­dis­cu­ti­ble de la gran­dio­si­dad de la na­tu­ra­le­za, so­bre­to­do de esos mu­seos vi­vos de co­lor y paz a los que lla­ma­mos jar­di­nes. Su fas­ci­na­ción y cu­rio­si­dad la lle­va­ron por el mun­do de­trás de los ede­nes más ex­qui­si­tos de to­dos. Por to­do un año, Ba­ga­re­lle, en Pa­ris; la re­si­den­cia de Geor­ge Was­hing­ton, en la ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos; Villa Gam­be­raia, en Flo­ren­cia; Sai Ho Ji, en Kyo­to y Villa Pancha, en la ciu­dad de San­tia­go de los 30 Ca­ba­lle­ros, en Re­pú­bli­ca Dominicana, se con­vir­tie­ron en sus des­ti­nos. Re­tra­tó to­das aque­llas vi­ven­cias en Gar­dens of the

World, do­cu­men­tal y li­bro que le hi­cie­ron me­re­ce­do­ra de un Emmy en el 1993. Sin em­bar­go, de to­das ellas, ate­so­ró una fa­vo­ri­ta: aque­llos inol­vi­da­bles días en Villa Pancha, en la Ciu­dad Co­ra­zón, jun­to a don Gustavo Ta­va­res, pro­pie­ta­rio de la em­ble­má­ti­ca tien­da El Ga­llo. Es­tu­vo hos­pe­da­da allí por tres días, pe­ro le bas­ta­ron las cá­li­das pa­la­bras de bien­ve­ni­da pa­ra con­fir­mar que arri­ba­ba al hogar de un ver­da­de­ro ca­ba­lle­ro de ele­gan­tes gus­tos. Su jar­dín era la cu­na de las eter­nas pri­ma­ve­ras. El ver­dor, el mo­vi­mien­to de las or­quí­deas, aquel tú­nel de thun­ber­gias, el es­pa­cio tro­pi­cal ves­ti­do de jaz­mi­nes y la ma­ne­ra en que to­das aque­llas es­pe­cies en­con­tra­ban ar­mo­nía, le ma­ra­vi­lla­ron de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. No es por me­nos que Os­car de la Ren­ta re­co­no­ció aquel jar­dín co­mo un pa­raí­so del que que­ría ser el úni­co jar­di­ne­ro y a don Gustavo co­mo aquel en­tra­ña­ble ami­go que re­pre­sen­ta­ba a la per­fec­ción la su­bli­me e inigua­la­ble al­ma de los san­tia­gue­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.