“TU HI­JO, TU ES­PE­JO”

"Nues­tros hi­jos son co­mo es­pe­jos de cuer­po en­te­ro, don­de ve­mos pro­yec­ta­das to­das las si­tua­cio­nes de nues­tra vi­da: frus­tra­cio­nes, sueños no rea­li­za­dos, asun­tos sin re­sol­ver, erro­res co­me­ti­dos y ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les in­sa­tis­fe­chas".

Ritmo Social - - Bodyandsoul.ritmo Personal -

Con 29 años de tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, la psi­có­lo­ga Mart­haa­li­cia Chá­vez, viene a Re­pú­bli­ca Dominicana a com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias que ha ad­qui­ri­do acom­pa­ñan­do cien­tos de fa­mi­lias en su con­sul­ta. Me­xi­ca­na de na­ci­mien­to y co­ra­zón, su di­la­ta­da ca­rre­ra le ha lle­va­do por va­rios paí­ses con un men­sa­je de es­pe­ran­za y sa­ni­dad pa­ra to­dos sus oyen­tes. Chá­vez es, tam­bién, una es­cri­to­ra pro­li­ja; es au­to­ra de va­rios li­bros co­mo: To­do pa­sa… y es­to tam­bién pa­sa­rá; le si­guie­ron: Te voy a con­tar una his­to­ria, en 2004; En ho­nor a la ver­dad, en 2005; Hi­jos ti­ra­nos o dé­bi­les de­pen­dien­tes, en 2008; Con­se­jos pa­ra pa­dres di­vor­cia­dos, en 2009; 90 res­pues­tas a 90 pre­gun­tas, en 2010; Hi­jos In­vi­si­bles, en 2011; En 2013 Hi­jos gor­dos, y ¡Con gol­pes NO! en 2015. Sin em­bar­go, qui­zás el más di­fun­di­do es Tu hi­jo, tu es­pe­jo, tí­tu­lo con el que gi­ra por el mun­do lle­van­do con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les, ana­li­zan­do es­ta afir­ma­ción tan

in­tere­san­te que tra­ta de las re­la­cio­nes de pa­dres e hi­jos.

Es pre­ci­sa­men­te la con­fe­ren­cia que viene a traer­nos es­te pró­xi­mo jue­ves 20 de sep­tiem­bre en Es­ce­na­rio 360.

¿Te gus­ta­ría en­ten­der por qué es­pe­cí­fi­ca­men­te con ese hi­jo te cues­ta tan­to tra­ba­jo lle­var­te bien? ¿Por qué es­tás ca­si ob­se­sio­na­da en cam­biar­lo? Hay ra­zo­nes in­cons­cien­tes pa­ra que eso su­ce­da, y que es­ta con­fe­ren­cia ser­vi­rá pa­ra iden­ti­fi­car las pro­yec­cio­nes que los pa­dres se nie­gan a re­co­no­cer, en las que, in­cons­cien­te­men­te, es­pe­ran que sus hi­jos se con­vier­tan en una ex­ten­sión de ellos mis­mos.

Con­ver­sa­mos con la pres­ti­gio­sa pro­fe­sio­nal, quien viene al país de la mano de “Hey! Ideas que ins­pi­ran”, a be­ne­fi­cio de RODI, La Fun­da­ción pa­ra pa­cien­tes de cáncer.

¿Qué le mo­ti­vo a es­cri­bir es­te li­bro? Fue la pri­me­ra pre­gun­ta que le for­mu­la­mos. “Cuan­do de­ci­dí es­cri­bir­lo, en ese en­ton­ces te­nía unos 12 años tra­ba­jan­do co­mo psi­co­te­ra­peu­ta fa­mi­liar (aho­ra son 29), dán­do­me cuen­ta de que, de­trás de los pro­ble­mas en­tre pa­dres e hi­jos, hay una par­te in­cons­cien­te, que si no la re­co­no­ce­mos, es­tos no se so­lu­cio­nan de fon­do. Así mis­mo, al re­co­no­cer­la, sur­ge un inevi­ta­ble y pro­fun­do cam­bio en la per­cep­ción del pro­ble­ma y, por lo tan­to, en los sen­ti­mien­tos y ac­cio­nes aso­cia­dos a él, lo cual fa­ci­li­ta la re­so­lu­ción per­ma­nen­te y pro­fun­da del mis­mo. El dar­me cuen­ta de es­to en los ca­sos de las fa­mi­lias que aten­día, me lle­vó a in­tere­sar­me en es­cri­bir al res­pec­to”, co­men­ta la pro­fe­sio­nal, ma­dre de dos hi­jos.

La psi­có­lo­ga di­ce que los hi­jos son co­mo es­pe­jos de cuer­po en­te­ro, don­de los pa­dres ven pro­yec­ta­das sus frus­tra­cio­nes, sueños no rea­li­za­dos, asun­tos sin re­sol­ver, erro­res co­me­ti­dos, ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les in­sa­tis­fe­chas en­tre otras. Es por es­to que es in­tere­san­te ana­li­zar có­mo lo que me su­ce­de con nues­tros hi­jos es en reali­dad una pro­yec­ción de al­go que tie­ne que ver con la pro­pia his­to­ria, por lo que es un me­dio útil pa­ra co­no­cer­nos y en­ten­der que los hi­jos son maes­tros que em­pu­jan a cre­cer y a ma­du­rar al mos­trar­nos esas áreas per­so­na­les que ven pro­yec­ta­das en ellos.

“Lo que más ne­ce­si­tan nues­tros hi­jos, en to­das las eda­des, es “gus­tar­nos”, ser apro­ba­dos por no­so­tros sus pa­dres, es­cu­char que es­ta­mos or­gu­llo­sos de ellos. Cuan­do no nos gus­tan, in­cons­cien­te­men­te harán to­do lo que pue­dan pa­ra lo­grar­lo, co­mo es­tu­diar una ca­rre­ra que no aman, pa­ra com­pla­cer­nos; to­mar de­ci­sio­nes que no les apa­sio­nan, pa­ra sa­tis­fa­cer nues­tras ex­pec­ta­ti­vas; con­ver­tir­se en lo que no son, con la es­pe­ran­za de gus­tar­nos. Al­go muy tris­te pa­ra mí es ver a tan­tos adul­tos vi­vien­do el sue­ño de su ma­má o su pa­pá, no el pro­pio: ha­cien­do lo que no aman, de­ci­dien­do lo que no les in­tere­sa, sien­do lo que no son, so­lo pa­ra ser acep­ta­dos por sus pa­dres”, co­men­ta la ex­per­ta.

ES IM­POR­TAN­TE PERDONARSE No es un se­cre­to que en to­das las so­cie­da­des hay re­la­cio­nes de pa­dres e hi­jos que ne­ce­si­tan ser sa­na­das. Hay can­ti­dad de per­so­nas que acu­san a sus pa­dres de no ha­ber­les do­ta­do de lo ne­ce­sa­rio y por en­de a ellos atri­bu­yen sus fra­ca­sos o in­com­pe­ten­cias, sin em­bar­go, Chá­vez in­vi­ta a es­tos pa­dres a te­ner dig­ni­dad y res­pe­to ha­cia ellos mis­mos. “He co­no­ci­do mu­chos ca­sos en los que los hi­jos ma­ni­pu­lan, a tra­vés de ha­cer sen­tir cul­pa­bles a los pa­dres, re­cla­mán­do­les los erro­res que co­me­tie­ron. Tal vez sí los co­me­tie­ron, pe­ro hi­cie­ron lo me­jor que pu­die­ron. En ca­sos co­mo esos, los pa­dres de­bie­ran re­co­no­cer: Sí, co­me­tí ese error, hi­ce tal y tal co­sa mal, pe­ro hi­ce lo me­jor que pu­de con los re­cur­sos per­so­na­les que te­nía en ese mo­men­to de mi vi­da. Si no lo hi­ce me­jor, es por­que no pu­de”. Hay que per­do­nar­nos a no­so­tros mis­mos por lo que no hi­ci­mos “bien”, por­que has­ta ahí pu­di­mos, por­que has­ta ahí nos dio la ca­pa­ci­dad. Y cuan­do los hi­jos son adul­tos, tie­nen ya to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de crear el ti­po de vi­da que ellos quie­ran”, pun­tua­li­za.

"Hay adul­tos vi­vien­do el sue­ño de su ma­má o su pa­pá, no el pro­pio, so­lo pa­ra ser acep­ta­dos por ellos". "Lo que más ne­ce­si­tan nues­tros hi­jos, en to­das las eda­des, es 'gus­tar­nos', ser apro­ba­dos por no­so­tros, sus pa­dres; es­cu­char que es­ta­mos or­gu­llo­sos de ellos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.