Ja­mes Tu­rrell

La luz uti­li­za­da pa­ra ex­pre­sar­la co­mo ar­te

Ritmo Social - - Ritmo Del Arte. - tex­to Pe­tra Mi­na­ya fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Po­si­ble­men­te, cuan­do pien­sas en ar­te, lo pri­me­ro que te lle­ga a la men­te es una sa­la re­ple­ta de di­fe­ren­tes cua­dros por do­quier, pin­tu­ras y otras obras tan­gi­bles que se llevan a ca­bo, uti­li­zan­do cual­quier ti­po de ma­te­ria ele­gi­da por el autor, dán­do­le for­ma de acuer­do a lo que quie­ra trans­mi­tir a los es­pec­ta­do­res. En es­ta oca­sión es to­do lo con­tra­rio: Ja­mes Tu­rrel ha si­do de­fi­ni­do co­mo el ar­qui­tec­to de la luz. Y no es pa­ra me­nos, sus obras se pue­den apre­ciar co­mo la for­ma más ex­pre­si­va que tie­ne el ar­tis­ta pa­ra en­se­ñar la im­por­tan­cia de la luz, y con­ven­cer de que con es­ta ener­gía se pue­de ha­cer mu­cho más que

so­lo uti­li­zar­la de la for­ma ha­bi­tual en que las per­so­nas ha­cen uso de ella. La luz y el es­pa­cio, dos ele­men­tos que el ar­tis­ta ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal cen­tro de sus obras, des­lum­bran­do con ca­da una de sus ex­hi­bi­cio­nes y ju­gan­do con la per­cep­ción de las per­so­nas que se ha­cen par­tí­ci­pes de sus pre­sen­ta­cio­nes. Sus es­tu­dios so­bre la luz y la mo­di­fi­ca­ción de es­pa­cios fue­ron, qui­zás, el pri­mer pa­so pa­ra em­pren­der el ca­mino que ha to­ma­do en los úl­ti­mos 50 años. Con el pe­cu­liar uso de es­tos ele­men­tos, abre puer­tas y ven­ta­nas, y ha­ce que las per­so­nas se sien­tan en un lu­gar que, aun­que sea co­no­ci­do, con su ar­te se con­vier­te en un es­pa­cio to­tal­men­te di­fe­ren­te, con una ar­qui­tec­tu­ra que no se ase­me­ja pa­ra na­da a lo que ini­cial­men­te se ha­bía vis­to. Des­de el 1979, el vol­cán Ro­dan Cen­ter, de Arizona, el cual es­tá to­tal­men­te inac­ti­vo, ha si­do uno de los lu­ga­res don­de el ar­tis­ta ha im­ple­men­ta­do, con sus prin­ci­pios es­té­ti­cos, con­ver­tir es­te lu­gar en una ver­da­de­ra obra de ar­te to­tal­men­te di­vor­cia­da de lo tri­vial, crean­do pa­sa­di­zos y re­ca­ma­ras con el fin de ha­cer de es­te es­pa­cio un ob­ser­va­to­rio de los fe­nó­me­nos es­te­la­res, sien­do es­te uno de sus pro­yec­tos más am­bi­cio­sos. "Mi tra­ba­jo es so­bre el es­pa­cio y la luz que ha­bi­ta en él. Se tra­ta de có­mo se pue­de ha­cer fren­te a ese es­pa­cio y ma­te­ria­li­zar­lo. Se tra­ta de tu vi­sión, co­mo el pen­sa­mien­to sin pa­la­bras que pro­vie­ne de mi­rar ha­cia el fue­go".

Sie­te de sus obras rea­li­za­das más im­por­tan­tes en su tra­yec­to­ria: Afrum 1 (1967), Mee­ting (1980), Aten Reign (2013), Twi­light Epip­hany (2012), Light Rein­fall (2011), Pro­yec­to del Crá­ter Ro­den (1979), Ca­pi­lla del ce­men­te­rio Do­rot­heens­täd­tis­che, Ber­lín (2016).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.