SO­RA­YA CHE­CO Y MA­RÍA AMA­LIA LEÓN

UNI­DAS POR UNA HER­MO­SA CAU­SA: LA CONS­TRUC­CIÓN DE LA ES­CUE­LA DE AR­TE DEL CEN­TRO EDU­CA­TI­VO Y CO­MU­NI­TA­RIO CIU­DAD SAN­TA MA­RÍA, DE SAN­TIA­GO DE LOS CA­BA­LLE­ROS, QUE TEN­DRÁ LA ASE­SO­RÍA DEL CEN­TRO LEÓN.

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - tex­to Pa­tri­cia Acosta fo­tos Sahi­ra & Gé­ber agra­de­ci­mien­tos Alex Bo­len, CEO de Os­car de la Ren­ta y Hay­dée de Rai­nie­ri es­ti­lis­mo Gio­van­na Vás­quez Po­des­tá

NOS INVITAN A UN PASE DE MO­DA DE OS­CAR DE LA REN­TA EN LOS HER­MO­SOS JAR­DI­NES DE LA FA­MI­LIA ÁLVAREZ CHE­CO, EN SAN­TIA­GO, A BE­NE­FI­CIO DE LA ES­CUE­LA DE AR­TE DEL CEN­TRO CO­MU­NI­TA­RIO CIU­DAD SAN­TA MA­RÍA, QUE CON­TA­RÁ CON LA ASE­SO­RÍA DEL CEN­TRO LEÓN.

Dio­si­den­cias, amor por el pró­ji­mo, sed de ayu­dar, que­rer lo me­jor pa­ra los ni­ños, fu­tu­ro de nues­tra na­ción y el mun­do, o sim­ple­men­te te­ner sen­ti­do co­mún y que­rer con to­dos sus co­ra­zo­nes ayu­dar a quie­nes lo ne­ce­si­tan. To­das es­tas ra­zo­nes unie­ron a es­tas dos gran­des mu­je­res de nues­tro país: Ma­ría Ama­lia León de Jorge y So­ra­ya Che­co de Álvarez, pa­ra ha­cer par­te de sus sueños una reali­dad. “Sep­tiem­bre en el jar­dín” es un en­cuen­tro que ayu­da­rá al Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Ciu­dad San­ta Ma­ría, don­de es­tu­dian 1700 ni­ños y ni­ñas, a tra­vés de un even­to que tie­ne co­mo pro­pó­si­to prin­ci­pal cons­truir una es­cue­la de ar­te en di­cho cen­tro co­mu­ni­ta­rio, ade­más de ayu­dar a con­ver­tir­la en la pri­me­ra es­cue­la pú­bli­ca bi­lin­güe del país, ac­cio­nes que ha­cen de es­tas fé­mi­nas per­so­nas fi­lán­tro­pas que ins­pi­ran a crear ciu­da­da­nía. Os­car de la Ren­ta ves­ti­rá de ele­gan­cia y es­ti­lo los jar­di­nes más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad de San­tia­go, pre­sen­tan­do, en un pase de mo­da, sus úl­ti­mas co­lec­cio­nes del 2018, una pre­sen­ta­ción pla­ni­fi­ca­da con el ob­je­ti­vo de pa­sar una tar­de ma­ra­vi­llo­sa, uni­dos por una so­la cau­sa: con­cien­ciar a los ni­ños de la im­por­tan­cia de es­tu­diar. Lo jar­di­nes de San­tia­go mo­ti­va­ron a es­tas da­mas por ser ad­mi­ra­dos e ilus­tra­dos por la ac­triz Au­drey Hep­burn en su li­bro Gar­dens of the world, des­pués de vi­si­tar los jar­di­nes de Gustavo Ta­va­res en Villa Pancha.

RS: ¿Có­mo se po­dría de­fi­nir a Ma­ría Ama­lia León de Jorge?

MA: Soy dominicana y edu­ca­do­ra de for­ma­ción, ofi­cio y pa­sión. He te­ni­do la di­cha de po­der ha­cer coin­ci­dir en mi vi­da es­tas tres ver­tien­tes de la pe­da­go­gía. Soy hi­ja, ma­dre y es­po­sa, fa­mi­lia-ami­ga y es­to la­te en mí 24/7. Des­de ha­ce unos años, he te­ni­do el pri­vi­le­gio de di­ri­gir la Fun­da­ción Eduar­do León Jimenes y el Cen­tro León, don­de me acom­pa­ña un equi­po ex­cep­cio­nal de pro­fe­sio­na­les de la cul­tu­ra en ge­ne­ral y de las ar­tes en es­pe­cí­fi­co, con el ob­je­ti­vo de ser­vir­le a la gen­te y acom­pa­ñar­los en los en­cuen­tros que pro­pi­cia­mos en­tre nues­tro pú­bli­co y las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les.

RS: ¿Có­mo se sien­te us­ted sien­do la di­rec­to­ra del Cen­tro Cul­tu­ral Eduar­do León Jimenes, una ins­ti­tu­ción que abo­ga por el fo­men­to cul­tu­ral de las per­so­nas que lo vi­si­tan?

MA: La ex­pe­rien­cia del Cen­tro León nos ha im­pac­ta­do a to­dos co­mo fa­mi­lia. Ca­da nue­vo pro­yec­to, ca­da ex­po­si­ción, ca­da ac­ti­vi­dad del Cen­tro León nos lle­na de or­gu­llo y ale­gría al ver la co­se­cha del tra­ba­jo cul­tu­ral que se ha lle­va­do a ca­bo. Los pri­mos y pri­mas de la ter­ce­ra y cuar­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia León he­mos asu­mi­do es­te com­pro­mi­so que hi­cie­ron nues­tros abue­los y pa­dres co­mo pro­pio y he­mos se­gui­do apos­tan­do por una me­jor na­ción. Es­tos años fren­te al Cen­tro y la Fun­da­ción me han he­cho una per­so­na más cu­rio­sa, más abier­ta y con una ma­yor con­cien­cia crí­ti­ca. Sin du­das, el ar­te nos ha­ce ser más hu­mil­des y vi­vir con ma­yor pa­sión.

RS: ¿Cuán­do sur­ge su de­seo por ayu­dar a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos? MA: En to­do lu­gar don­de exis­ta al­gu­na ne­ce­si­dad vi­tal, la so­li­da­ri­dad es un de­ber mo­ral. Me for­jé en hu­ma­ni­da­des tan­to en mi hogar co­mo aca­dé­mi­ca­men­te ha­blan­do, cons­tru­yen­do ese con­jun­to de prin­ci­pios éti­cos y es­té­ti­cos, que fun­cio­nan co­mo pun­tos car­di­na­les. Ellos nos sir­ven pa­ra me­jor ac­tuar y orien­tar­nos en el sa­ber vi­vir y con­vi­vir en dig­ni­dad, equi­dad y ar­mo­nía. Tra­ba­jar con ni­ños que tal vez no tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a con­tex­tos so­cio­eco­nó­mi­cos que le pro­por­cio­nen los am­bien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra su de­sa­rro­llo; es un asun­to de al­ta prio­ri­dad pa­ra ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Fun­da­ción León Jimenes y el Cen­tro León.

RS. Ayu­dar a ni­ños que ne­ce­si­tan edu­ca­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bia vi­das. ¿De qué for­ma le cam­bia a us­ted?

MA. Lo fun­da­men­tal al vi­vir la vi­da es ex­traer lec­cio­nes de las ex­pe­rien­cias que va­mos te­nien­do. Co­mo edu­ca­do­ra, mi fun­ción sue­le ser li­de­rar pro­ce­sos de apren­di­za­jes, en el que el es­tu­dian­te en for­ma­ción es el ver­da­de­ro cen­tro pro­ta­gó­ni­co de la ac­ción pe­da­gó­gi­ca. Sin em­bar­go, pa­ra mí, no hay edu­ca­dor ver­da­de­ro que no apren­da de sus es­tu­dian­tes. Así trato de vi­vir, apren­dien­do de los otros, so­bre to­do, de aque­llos, co­mo es­tos ni­ños, cu­yas exis­ten­cias están mar­ca­das por di­fi­cul­ta­des que los con­vier­ten en gran­des re­si­lien­tes.

RS: ¿Qué mo­ti­va al Cen­tro León Jimenes a in­vo­lu­crar­se con es­ta cau­sa? MA: Es­te año arri­ba­mos al quin­ce aniver­sa­rio del Cen­tro León y de Raí­ces, la emi­so­ra de la Fun­da­ción León Jimenes. A lo lar­go de es­tos in­ten­sos años de tra­ba­jo, he­mos acu­mu­la­do ex­pe­rien­cias y sa­be­res que que­re­mos po­ner siem­pre al ser­vi­cio de las mejores cau­sas. La Ciu­dad San­ta Ma­ría es uno de esos pro­yec­tos in­dis­pen­sa­bles, por­que reúnen ri­gor, cons­tan­cia y pa­sión en su queha­cer . To­do eso lo pue­do re­su­mir en dos con­cep­tos: res­pon­sa­bi­li­dad y de­ber mo­ral an­te las ne­ce­si­da­des que nos ro­dean. So­ra­ya Che­co ha desa­rro­lla­do un tra­ba­jo que va­le la pe­na ser co­no­ci­do.

RS: ¿Có­mo sur­ge el pro­yec­to “Sep­tiem­bre en el jar­dín”?

MA: Cuan­do Ro­san­na nos plan­tea el de­seo de que la Casa ODLR tra­je­ra a San­tia­go pie­zas de su co­lec­ción de oto­ño a fa­vor de una

“EN TO­DO LU­GAR DON­DE EXIS­TA AL­GU­NA NE­CE­SI­DAD VI­TAL, LA SO­LI­DA­RI­DAD ES UN DE­BER MO­RAL”.

MA­RÍA AMA­LIA LEÓN DE JORGE

cau­sa que in­vo­lu­cra­ra la ni­ñez, a los jó­ve­nes en su pro­ce­so edu­ca­ti­vo en­fa­ti­zan­do los ejes ar­tís­ti­cos, sen­tí có­mo des­de lo al­to Dios te­je las his­to­rias. No­so­tros so­lo te­ne­mos que es­tar aler­ta y te­ner buen oí­do… pues justo es­tá­ba­mos ini­cian­do jun­to a So­ra­ya un tra­ba­jo de acom­pa­ña­mien­to en la es­cue­la de ar­te de Ciu­dad San­ta Ma­ría. Pa­ra ha­cer de es­to una reali­dad, con­ta­mos con otros dos gran­des alia­dos: la casa Os­car de la Ren­ta, que si­guien­do con ese es­pí­ri­tu de colaboración que dis­tin­guía a nues­tro gran maes­tro y di­se­ña­dor, han de­ci­di­do ha­cer es­te ‘trunk show’ es­pe­cial pa­ra re­cau­dar fon­dos que se­rán des­ti­na­dos a la cons­truc­ción de la es­cue­la de ar­te, y nues­tros ami­gos de Lis­tín Diario, Ro­san­na Ri­ve­ra, quien an­te su gran sen­si­bi­li­dad y en­tu­sias­mo, siem­pre se ha­cen pre­sen­tes pa­ra ser voz de las mejores cau­sas. No hay na­da más pro­duc­ti­vo que so­li­da­ri­zar­nos, ca­da quien apo­yan­do des­de su área de ex­per­ti­cia. Y si es vi­vien­do el ar­te… ¡mu­cho me­jor!

RS: ¿Por qué el nom­bre de “Sep­tiem­bre en el jar­dín?

MA. Son los jar­di­nes esos es­pa­cios má­gi­cos don­de se hil­va­nan sueños e ilu­sio­nes y don­de la ima­gi­na­ción pue­de en­con­trar un nue­vo tra­je a la me­di­da. San­tia­go es re­co­no­ci­do por la fer­ti­li­dad de sus tie­rras y su her­mo­sa ve­ge­ta­ción, des­de un prin­ci­pio tu­vi­mos cla­ro que el jar­dín era el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra es­te ‘trunk show’. ¡Sí, en nues­tra Ciu­dad Co­ra­zón!

RS: ¿Quién es So­ra­ya Che­co de Álvarez?

SC. Una mu­jer que tra­ta de ejer­ci­tar cons­tan­te­men­te su fe. Soy po­si­ti­va, pe­ro rea­lis­ta; creo en las “dio­si­den­cias” y vi­vo cam­bian­do “som­bre­ros” que re­pre­sen­tan los dis­tin­tos ro­les que son mi vi­da y que al fi­nal con­for­man la to­ta­li­dad de mi per­so­na. Mi fa­mi­lia es una par­te muy im­por­tan­te de mi vi­da, y dis­fru­to in­men­sa­men­te los mo­men­tos que com­par­ti­mos.

RS: ¿Cuán­do sur­ge su de­seo por ayu­dar a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos? SC: El de­seo de ayu­dar a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos creo que lo tu­ve des­de muy jo­ven, pe­ro a me­di­da que fui cre­cien­do y ma­du­ran­do fue sur­gien­do en mí una pa­sión por apor­tar, de al­gu­na ma­ne­ra, en el de­sa­rro­llo de un sis­te­ma de edu­ca­ción con ca­li­dad pa­ra los ni­ños que es­tu­dian en nues­tro sis­te­ma pú­bli­co, que son la ma­yo­ría. Soy una ferviente cre­yen­te de que so­lo a tra­vés de una edu­ca­ción de ca­li­dad en es­te sec­tor de nues­tra po­bla­ción, po­de­mos ofre­cer un me­jor fu­tu­ro a la ge­ne­ra­ción que nos va a re­le­var, desa­rro­llan­do los re­cur­sos hu­ma­nos con las com­pe­ten­cias pa­ra par­ti­ci­par exi­to­sa­men­te en es­te mun­do glo­ba­li­za­do, que pue­dan desa­rro­llar un es­pí­ri­tu crí­ti­co, con la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir en­tre lo bueno y lo ma­lo, y lo­grar un país au­tén­ti­ca­men­te de­mo­crá­ti­co.

RS: ¿Có­mo nace la idea del pro­yec­to Ciu­dad San­ta Ma­ría?

SC. Ciu­dad San­ta Ma­ría sur­ge de la idea del pa­dre Juan Pa­tri­cio Az­co­na, sa­cer­do­te do­mi­ni­cano for­ma­do en Es­pa­ña y que ha­ce 11 años vi­vía y tra­ba­ja­ba en un pro­yec­to si­mi­lar, aun­que más pequeño, en Pe­rú. En una oca­sión en que vino al país en­via­do a tra­ba­jar en la pa­rro­quia de La Otra Ban­da, co­no­ció la po­bre­za y pre­ca­rie­dad en que vi­vía la co­mu­ni­dad y muy es­pe­cial­men­te los ni­ños de ese sec­tor aquí en San­tia­go. Vio có­mo an­da­ban los ni­ños des­cal­zos y des­nu­dos en las ca­lles. Se reúne con mi ma­má (Al­ta­gra­cia Me­drano de Che­co), y ella lo re­fi­rió don­de mí, con la in­quie­tud de su pro­yec­to. Es in­creí­ble, pe­ro una vez que co­men­cé a orar, me co­men­za­ron a ocu­rrir ideas, de a quié­nes acu­dir, qué puer­tas to­car, qué ha­cer. En­tre las co­sas que de­ci­di­mos fue que to­dos los fon­dos que do­na­ba men­sual­men­te la Fun­da­ción Sy­ner­gies, la cual pre­si­do, se­rían des­ti­na­dos a tra­ba­jar en el pro­yec­to Ciu­dad San­ta Ma­ría.

RS: ¿De qué se tra­ta el pro­yec­to Ciu­dad San­ta Ma­ría?

SC. Ciu­dad San­ta Ma­ría es Cen­tro Edu­ca­ti­vo y Co­mu­ni­ta­rio que pre­ten­de ser mo­de­lo de lo que de­be ser la edu­ca­ción pú­bli­ca en la Re­pú­bli­ca Dominicana. Es el re­sul­ta­do del es­fuer­zo de mu­cha gen­te bue­na que se une a la obra, ya que comparte sus mis­mos va­lo­res (ho­nes­ti­dad, so­li­da­ri­dad, dis­ci­pli­na, efi­cien­cia, amor, fe, paz); que creen en una edu­ca­ción pú­bli­ca efec­ti­va, que for­me ciu­da­da­nos con co­no­ci­mien­to de sus de­re­chos y de­be­res, ca­pa­ces de ele­gir con con­cien­cia sus go­ber­nan­tes. Nues­tro ob­je­ti­vo es coope­rar, a tra­vés de la edu­ca­ción, gra­duan­do es­tu­dian­tes de ca­li­dad en ma­te­má­ti­cas, cien­cia, tec­no­lo­gía y ar­te, pa­ra lo­grar ser una na­ción com­pe­ti­ti­va e in­no­va­do­ra.

RS: ¿Cuá­les en­ti­da­des han acep­ta­do apo­yar es­ta cau­sa?

“SOY UNA FERVIENTE CRE­YEN­TE DE QUE SO­LO A TRA­VÉS DE UNA EDU­CA­CIÓN DE CA­LI­DAD EN ES­TE SEC­TOR DE NUES­TRA PO­BLA­CIÓN, PO­DE­MOS OFRE­CER UN ME­JOR FU­TU­RO A LA GE­NE­RA­CIÓN QUE NOS VA A RE­LE­VAR”.

SO­RA­YA CHE­CO DE ÁLVAREZ

SC:. Ciu­dad San­ta Ma­ría es Cen­tro Edu­ca­ti­vo y Co­mu­ni­ta­rio que cuen­ta con alian­zas es­tra­té­gi­cas con 18 ins­ti­tu­cio­nes: el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, el IDSS, INFOTEP, Fun­da­ción Sy­ner­gies, la USAID Leer, PROMESE, PUCMM, ISA, Cen­tro Cul­tu­ral Do­mi­ni­co-ame­ri­cano, la Al­cal­día de San­tia­go, la Fis­ca­lía de San­tia­go, el CAPEX, el Club Ro­ta­rio San­tia­go Mo­nu­men­tal y San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, el Vo­lun­ta­ria­do de Ban­re­ser­vas, la Fun­da­ción Divino Ni­ño, la Agen­cia Co­rea­na de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal, la First Le­go Lea­gue en Re­pú­bli­ca Dominicana y la nú­me­ro 18 que al­can­za­mos es­te año es el Cen­tro León, quien nos ha se­lec­cio­na­do co­mo la es­cue­la pú­bli­ca pa­ra im­ple­men­tar el sis­te­ma de en­se­ñan­za MIA.

RS: ¿Por qué de­ci­de agre­gar a los co­no­ci­mien­tos de los ni­ños, una for­ma­ción bi­lin­güe y, ade­más, en las ar­tes?

SC. En es­ta ge­ne­ra­ción, el no sa­ber un se­gun­do idio­ma es un fuer­te im­pe­di­men­to pa­ra el de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal, ya que es­ta­mos fren­te a un mun­do sin fron­te­ras, con­se­cuen­cia de los avan­ces en la tec­no­lo­gía. Es­tá cien­tí­fi­ca­men­te com­pro­ba­do có­mo las ar­tes ayu­dan al de­sa­rro­llo de las ma­te­má­ti­cas y la cien­cia. Se ne­ce­si­ta una men­te abier­ta, cu­rio­sa e in­no­va­do­ra pa­ra po­der asi­mi­lar y tra­ba­jar la cien­cia y desa­rro­llar las ma­te­má­ti­cas; es es­to lo que el ar­te pro­mue­ve: aper­tu­ra men­tal, de­sa­rro­llo de la innovación y crea­ti­vi­dad. Ade­más, a ni­vel afec­ti­vo, una per­so­na crea­ti­va pue­de vi­sua­li­zar más fá­cil­men­te có­mo re­sol­ver un pro­ble­ma, ya que su ce­re­bro desa­rro­lla la ca­pa­ci­dad de ver o ima­gi­nar di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes.

RS: Ayu­dar a ni­ños que ne­ce­si­tan edu­ca­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bia vi­das. ¿De qué for­ma le cam­bia a us­ted?

SC. Cuan­do voy a CISAMA y los ni­ños me abra­zan, o me son­ríen, o los veo es­tu­dian­do se­ria­men­te, o ju­gan­do y dis­fru­tan­do con ale­gría de los am­bien­tes que he­mos po­di­do ir crean­do, me lle­na de una sen­sa­ción muy es­pe­cial, se me ablan­da el co­ra­zón, por­que, aun­que es di­fe­ren­te al ca­ri­ño que sien­to por ejem­plo, por mis nie­tos, la ver­dad es que se sien­te igual de su­bli­mi­nal. En la Fun­da­ción Sy­ner­gies te­ne­mos un fon­do de 14 becas en la PUCMM pa­ra los egre­sa­dos de Ciu­dad San­ta Ma­ría e hi­jos de nues­tros em­plea-

dos. Ver el desem­pe­ño aca­dé­mi­co de es­tos mu­cha­chos es gra­ti­fi­can­te.

RS. Ma­ría Ama­lia, sé que el día de la ac­ti­vi­dad ten­drán ex­pues­tas obras de dis­tin­tos ar­tis­tas... ¿quié­nes son? MA: Cu­ra­to­rial­men­te, la se­lec­ción de las es­cul­tu­ras es­tu­vo di­ri­gi­da ha­cia la exal­ta­ción de lo hu­mano. Es­te nú­cleo de fi­gu­ras rea­li­za­das por tres re­co­no­ci­dos ar­tis­tas do­mi­ni­ca­nos, abor­dan la so­le­dad, la in­ter­ac­ción, los ri­tos y la be­lle­za. Pa­ra sim­bo­li­zar el hom­bre, Jo­sé Ra­món Ro­te­lli­ni mo­de­ló per­so­na­jes anó­ni­mos, que pa­re­cen com­po­ner­se de frag­men­tos de hierro fun­di­do. Tony Ca­pe­llán en “El ofi­cian­te de mis­te­rios” pre­sen­ta una si­lue­ta hu­ma­na que pa­re­cie­ra es­tar enun­cian­do una ple­ga­ria a la vez que sus pies, an­cla­dos en el sue­lo, le co­nec­tan inevi­ta­ble­men­te a la tie­rra con la que se con­vier­te en un so­lo cuer­po. “Es­cul­to Ma­ro­la”, de Da­ni­cel, es bá­si­ca­men­te un re­tra­to es­que­má­ti­co de sus poé­ti­cas mu­je­res. Tan­to Tony co­mo Da­ni­lo son eter­na­men­te re­cor­da­dos y su­ma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra San­tia­go.

RS: ¿Có­mo vis­lum­bra el he­cho de te­ner pie­zas de ar­te con­tem­po­rá­neo en los jar­di­nes?

MA Es­ta ini­cia­ti­va de in­te­grar pie­zas con­tem­po­rá­neas en jar­di­nes, par­ques, bos­ques, es­pa­cios pú­bli­cos, etc., nos per­mi­te el diá­lo­go en­tre la obra hu­ma­na y la obra de Dios, pro­du­cien­do una ener­gía muy es­pe­cial en el en­torno. El ar­tis­ta Jau­me Plen­sa di­ce que “el ar­te tie­ne la obli­ga­ción de trans­por­tar la be­lle­za a la co­mu­ni­dad, dia­lo­gar con ella y com­par­tir el día a día”. El ar­te por sí mis­mo es abier­to y el po­der in­te­grar­lo en es­pa­cios pú­bli­cos nos per­mi­te apre­ciar­lo de una ma­ne­ra dis­tin­ta y ver­lo ba­jo una nue­va mi­ra­da.

RS: ¿Qué se sien­te for­mar par­te del cam­bio ra­di­cal en la vi­da de tan­tos ni­ños sin re­cur­sos?

MA: De­cía Geor­ge Or­well que lo im­por­tan­te en la vi­da no era man­te­ner­se vi­vo, sino man­te­ner­se hu­mano; y pa­ra con­quis­tar es­te pro­pó­si­to no hay ins­tru­men­tos más po­de­ro­sos que el ar­te y la edu­ca­ción por­que son las ar­mas del pre­sen­te y del fu­tu­ro. Brin­dar a un ni­ño edu­ca­ción es dar­le pa­so a su li­ber­tad; y si es a tra­vés del ar­te es per­mi­tir que la es­pe­ran­za flo­rez­ca, y ser par­te de esa es­pe­ran­za es tan in­men­so que re­sul­ta inefa­ble. En sín­te­sis, se sien­te ¡pro­fun­da­men­te hu­mano!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.