SHA­KI­RA

LA HIS­TO­RIA Y FA­CE­TAS DE UNA GE­NUI­NA ES­TRE­LLA DEN­TRO Y FUE­RA DE LOS ES­CE­NA­RIOS.

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - tex­to Nat­ha­lie Her­nán­dez

Su tono de voz es in­con­fun­di­ble. Su for­ma de dan­zar es inex­pli­ca­ble y su ca­ris­ma es en­vol­ven­te. Es­tar fren­te a ella es ver a una ge­nui­na es­tre­lla den­tro y fue­ra de los es­ce­na­rios.

MÁS ALLÁ DE LOS ES­CE­NA­RIOS, SHA­KI­RA ES UNA MU­JER PLE­NA Y FI­LÁN­TRO­PA QUE CREE EN LA EDU­CA­CIÓN Y EN LA IGUAL­DAD DE OPOR­TU­NI­DA­DES PA­RA CA­DA SER HU­MANO. ESO LE CON­VIER­TE EN UNA VER­DA­DE­RA ES­TRE­LLA, EN UNA QUE NUN­CA DE­JA­RÁ DE BRI­LLAR.

Mu­chos son los sus­tan­ti­vos que po­de­mos uti­li­zar pa­ra re­fe­rir­nos a ella. Pe­ro dos son los que le han per­mi­ti­do pro­bar éxi­tos en sus de­más ám­bi­tos de vi­da y por los que el mun­do le co­no­ce: can­tau­to­ra y bai­la­ri­na. Es ta­len­to in­na­to. Y... ¿Quién iba a de­cir qué, aque­lla ni­ña de ape­nas cin­co años, que vo­ca­li­za­ba y bai­la­ba ca­si a la per­fec­ción com­po­si­cio­nes y dan­zas árabe, y que con ocho ya ha­bía com­pues­to su pri­me­ra can­ción, se­ría hoy la mu­jer que re­co­rre los más im­por­tan­tes es­ce­na­rios del mun­do? Qui­zás al­gu­nos lo du­da­ron, pe­ro su fa­mi­lia nun­ca lo hi­zo, y se per­ca­ta­ron de que no de­bían ha­cer­lo al es­cu­char­le can­tar Tus ga­fas os­cu­ras, le­tras pro­pias que de­di­có a Wi­lliam Me­ba­rak, su pa­dre. Es­ta com­po­si­ción in­ter­pre­ta­da pa­ra su fa­mi­lia, mar­có el pun­to de par­ti­da de la tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de la ba­rran­qui­lle­ra. Pues con es­to, sus pa­dres com­pren­die­ron el

men­sa­je que la vi­da le es­ta­ba en­vian­do: Sha­ki­ra Isa­bel ha­bía na­ci­do pa­ra triun­far en el di­fí­cil mun­do del es­pec­tácu­lo, ser can­tan­te, com­po­ner, bai­lar, en de­fi­ni­ti­va, en­tre­gar­se al ar­te... su lla­ma­do de vi­da des­de su lle­ga­da a la tie­rra. Los pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión de su na­tal Co­lom­bia fue­ron los es­ce­na­rios de ini­cio de una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca in­fan­til que, sin pri­sas ni pau­sas, al­can­zó la adul­tez y que lle­va ca­si el mis­mo tiem­po que tie­ne la ar­tis­ta de vi­da (41 años). Es­ta ha in­cur­sio­na­do en­tre la re­dac­ción de poe­mas, es­cri­tu­ra de can­cio­nes, pre­sen­ta­cio­nes lo­ca­les... ac­cio­nes que, pel­da­ño a pel­da­ño, le per­mi­tie­ron es­ca­lar a la ci­ma en la que hoy se en­cuen­tra, sien­do el ar­te la ca­ta­pul­ta a otros ám­bi­tos de vi­da, dan­do pa­so a la em­pre­sa­ria, pro­duc­to­ra dis­co­grá­fi­ca y fi­lán­tro­pa. Hoy com­par­ti­mos ca­da una de esas fa­ce­tas que la triun­fa­do­ra y “Rei­na del pop la­tino” ha ex­pe­ri­men­ta­do.

SHA­KI­RA LA AR­TIS­TA

La “ayer” re­cha­za­da prin­ci­pian­te por el pro­fe­sor de can­to de la es­cue­la en la que es­tu­dia­ba, hoy es la Rei­na del pop la­tino, nom­bra­da así en di­ver­sas oca­sio­nes, tan­to por su ca­sa dis­co­grá­fi­ca (Sony), co­mo por Bill­board. Se le ce­rró una puer­ta, pe­ro se le abrió el uni­ver­so. Ella per­si­guió aque­llo que se au­to­pro­me­tió en aquel par­que cer­cano a lo que fue­ron los in­mue­bles de su fa­mi­lia (los que per­die­ron cuan­do ella te­nía ocho años). Se ju­ró ser una ar­tis­ta fa­mo­sa que ayu­da­ría a los huér­fa­nos de aquel lu­gar; nun­ca pa­ró y aquí es­tá. Des­de “Ma­gia” (su pri­mer ál­bum mu­si­cal), el mun­do ha vis­to a una can­tan­te po­li­fa­cé­ti­ca, una ver­da­de­ra ca­ja de sor­pre­sas.

La he­mos es­cu­cha­do can­tar con gran ca­ris­ma no so­lo el gé­ne­ro por el que to­dos le co­no­ce­mos. Su ver­sa­ti­li­dad y osa­día la han lle­va­do a “re­mar en ma­res des­co­no­ci­dos” pa­ra ella, fue­ra de su zo­na de con­fort. He­mos vis­to a una Sha­ki­ra ca­paz de aden­trar­se en aguas roc­ke­ras, mam­be­ras, de ba­la­das, acús­ti­cas, ba­cha­te­ras y has­ta ur­ba­nas. Su ca­rre­ra ha si­do to­da una mon­ta­ña ru­sa que ha subido has­ta lo más al­to del ro­man­ti­cis­mo y ha des­cen­di­do has­ta ale­jar­se ki­lo­mé­tri­ca­men­te de las le­tras sen­ti­men­ta­les. En de­fi­ni­ti­va, ver­sa­ti­li­dad es el ad­je­ti­vo que me­jor le des­cri­be. A lo lar­go de su ca­rre­ra le ha re­ga­la­do a sus se­gui­do­res nue­ve ál­bu­mes lle­nos de di­ver­si­dad, pe­ro mu­chos año­ran a la Sha­ki­ra de 1995, aque­lla de los “Pies des­cal­zos”.

Es­te fue un tra­ba­jo im­por­tan­te pa­ra la ar­tis­ta, pe­ro “Loundry Ser­vi­ce” fue el tram­po­lín que, en el 2001, la “lan­zó” a ex­pe­ri­men­tar el éxi­to in­ter­na­cio­nal. Des­de en­ton­ces, es mu­cho lo que ha lo­gra­do. Tras su ál­bum “Fi­ja­ción oral vol. 1”, se con­vir­tió en la ar­tis­ta más acla­ma­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal e igual­men­te es la fé­mi­na del ám­bi­to ar­tís­ti­co con ma­yor nú­me­ro de ven­tas du­ran­te la pri­me­ra dé­ca­da de los 2000 y la úni­ca que du­ran­te es­te tiem­po pro­du­jo cin­co sen­ci­llos, ocu­pan­do to­dos un pues­to en la lis­ta de los más ven­di­dos de la dé­ca­da. “Hips Don’t Lie” se co­lo­có en­tre los pri­me­ros cua­ren­ta en la his­to­ria de la mú­si­ca.

En el 2013, ya la ta­len­to­sa ba­rran­qui­lle­ra se con­vir­tió en la ter­ce­ra mu­jer más pre­mia­da de la his­to­ria, con tres Pre­mios Grammy, do­ce Pre­mios Grammy La­tino, sie­te Bill­board Mu­sic Awards y cin­co Ame­ri­can Mu­sic Awards. Su im­pac­to glo­bal la con­sa­gró co­mo la ar­tis­ta más im­por­tan­te de su ge­ne­ra­ción y del mun­do, due­ña de una de las ca­rre­ras ar­tís­ti­cas más afian­za­das de la his­to­ria de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Así la con­si­de­ra la em­pre­sa Li­ve Na­tion.

Es po­co sa­bi­do, pe­ro en la his­to­ria de es­ta in­tere­san­te ar­tis­ta exis­te un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la ac­tua­ción. An­tes de dar el gran sal­to a los ojos del mun­do, ella asu­mió un rol pro­ta­gó­ni­co en una pro­duc­ción co­lom­bia­na (“El Oa­sis”), en don­de en­car­nó a Lui­sa Ma­ría Ri­co. Ade­más de in­ter­pre­tar a la fi­gu­ra es­te­lar de la te­le­no­ve­la, su voz dio vi­da al te­ma mu­si­cal de es­ta his­to­ria.

LA FI­LÁN­TRO­PA

An­tes de traer al mun­do a Mi­lan y a Sas­ha, la ar­tis­ta te­nía ins­tin­tos y sen­ti­mien­tos ma­ter­na­les. Esa na­tu­ra­le­za la re­fle­jó en la crea­ción de una en­ti­dad a be­ne­fi­cio de los in­fan­tes, su Fun­da­ción Pies Des­cal­zos, a la que dio vi­da a fi­na­les de la dé­ca­da de los 90. Es­ta ins­ti­tu­ción na­ce por la preo­cu­pa­ción de Sha­ki­ra res­pec­to a la sa­lud, nu­tri­ción y edu­ca­ción de los ni­ños más vul­ne­ra­bles. En la me­jo­ra de es­tos tres pi­la­res, cuan­do ape­nas te­nía 18 años, ella de­ci­dió cen­trar sus es­fuer­zos. Lo ha he­cho ex­ce­len­te. En el 2016, la es­cue­la de Ba­rran­qui­lla, que di­ri­ge Pies Des­cal­zos, en­ca­be­zó la lis­ta de los me­jo­res cen­tros edu­ca­ti­vos de Co­lom­bia, en el ran­king ba­sa­do en el es­tu­dio de la Fun­da­ción Al­ber­to Me­ra­ni.

Amé­ri­ca La­ti­na en Ac­ción So­li­da­ria (ALAS), es otra de las fun­da­cio­nes de las que la tam­bién bai­la­ri­na es par­te. Es­ta or­ga­ni­za­ción, igual­men­te sin fi­nes de lu­cro, com­par­te fo­co de ac­ción con Pies Des­cal­zos y pro­cu­ra la mo­vi­li­za­ción de la so­cie­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na pa­ra ir tras la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en pro del desa­rro­llo de la po­bla­ción in­fan­til de ce­ro a seis años. Su tra­yec­to­ria de preo­cu­pa­ción por los más vul­ne­ra­bles le ha lle­va­do a os­ten­tar el tí­tu­lo de Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad de Uni­cef. Aquí, su mi­sión ha si­do la mis­ma: ve­lar por la es­co­la­ri­za­ción de los in­fan­tes a ni­vel mun­dial.

LA EM­PRE­SA­RIA

Ella tam­bién tie­ne es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y de­ci­dió dar un plus a su lis­ta de ocu­pa­cio­nes. La ar­tis­ta se con­sa­gra em­pre­sa­ria de la per­fu­me­ría con sie­te fra­gan­cias en la ac­tua­li­dad y las que se es­pe­ra, sean más. En la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo, la re­vis­ta “For­bes” la con­si­de­ró co­mo una de las can­tan­tes de ma­yor fac­tu­ra y se es­ti­ma que ha ven­di­do al­re­de­dor de 80 mi­llo­nes de ál­bu­mes y más de 100 mi­llo­nes de sen­ci­llos en to­do el mun­do. En de­fi­ni­ti­va, ca­da una de es­tas fa­ce­tas re­afir­man lo bri­llan­te y ta­len­to­sa que siem­pre ha si­do la mun­dial­men­te ad­mi­ra­da Sha­ki­ra.

EN LA AC­TUA­LI­DAD, LA CAN­TAN­TE SE EN­CUEN­TRA GI­RAN­DO CON SU NO­VENO ÁL­BUM: “EL DO­RA­DO”. EL 18 DE OC­TU­BRE ES LA CI­TA CON SUS FANS DO­MI­NI­CA­NOS EN HARD ROCK CA­FÉ PUN­TA CA­NA.

fo­tos Ke­vin Ma­zur, Ja­mes De­va­ney y Da­vid Ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.