9 Facts About AR­NAL­DO FER­NÁN­DEZ

Ritmo Social - - P.s.it’sfancy. -

Me pa­re­ce increíble que ha­ya apren­di­do a do­mi­nar los sti­let­tos an­tes de cum­plir los 4. Esas tar­des de lar­gas prác­ti­cas ca­mi­nan­do to­dos y ca­da uno de los za­pa­tos de mi ma­má de­ja­ron sus fru­tos, y uno que otro pe­que­ño cas­ti­go tam­bién. Aun­que na­da de eso im­por­ta­ba cuan­do me veía co­mo ella en el es­pe­jo. Sus gus­tos, sus pa­sio­nes, su mun­do, des­de siem­pre lla­ma­ron mu­cho mi aten­ción y, pa­ra una al­ma tan crea­ti­va co­mo la de ella, na­da po­día re­sul­tar más ma­ra­vi­llo­so. Me con­ver­tí en la or­gu­llo­sa per­cha de to­das sus crea­cio­nes.

Ella y mi abue­la di­se­ña­ban to­do lo que lle­va­ba, des­de los to­ca­dos has­ta los za­pa­tos y eso es al­go que no ha cam­bia­do con los años. Tam­bién fui la más fiel es­cu­cha de sus guio­nes pa­ra el seg­men­to de de­co­ra­ción que te­nía en la te­le­vi­sión, la mo­de­lo por ex­ce­len­cia de sus cla­ses de fo­to­gra­fía, tes­ti­go de aque­lla vez que con­vir­tió el jar­dín de ca­sa en el bos­que en­can­ta­do de Blan­ca­nie­ves pa­ra la ce­le­bra­ción de uno de mis cum­plea­ños y una im­por­tan­te su­per­vi­so­ra de to­do lo que na­cía en su ate­lier de bor­da­dos y pe­dre­ría.

Y aho­ra que lo ana­li­zo en re­tros­pec­ti­va, fue pre­ci­sa­men­te esa aven­tu­ra fan­tás­ti­ca de que­rer con­ver­tir­me en ella, la que ter­mi­nó por en­con­trar­me a mí. Eso es lo in­tere­san­te de las pa­sio­nes, tam­bién se he­re­dan, es­tán de sies­ta en nues­tro ADN es­pe­ran­do a que ocu­rra ese su­ce­so en nues­tro en­torno que las ha­ga des­per­tar. Él re­cuer­da con emo­ción sus días vi­si­tan­do "Do­map Tex­til" cuan­do ni­ño, la em­pre­sa fa­mi­liar que le hi­zo en­con­trar­se, des­de muy tem­pra­na edad, ju­gan­do con te­las y dis­fru­tán­do­se la mo­da. Des­de en­ton­ces se in­vo­lu­cró en el tra­ba­jo, so­bre to­do en el pro­ce­so de crea­ción de las pie­zas, to­das pren­das de ves­tir pa­ra la mu­jer do­mi­ni­ca­na. Por tan­to, no es sorpresa que hoy ya ten­ga ca­si 7 años al fren­te de aque­lla com­pa­ñía co­mo ge­ren­te ope­ra­ti­vo y a la vez di­rec­tor crea­ti­vo de Ar­nal­do Wo­mens­wear.

Y aun­que am­bas re­pre­sen­tan gran­des pa­sio­nes pa­ra él, es es­ta úl­ti­ma la pá­gi­na en blan­co que le per­mi­te rein­ven­tar­se mien­tras ha­ce lo mis­mo con el cló­set de las da­mas, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, sin per­der esos ai­res clá­si­cos e in­clu­yen­tes que han ca­rac­te­ri­za­do des­de siem­pre a la fir­ma. Eso lo ex­pre­sa a la per­fec­ción so­bre pa­sa­re­las. “Se­re­nity Ro­se” y “Bohé­me” son dos de las co­lec­cio­nes que ha pre­sen­ta­do en Do­mi­ni­ca­na Mo­da des­de su pri­me­ra vez en 2016, y jus­to aho­ra que es­tá su­per­vi­san­do los di­se­ños de la ter­ce­ra, P.S. It's Fancy se vis­te de 9 de las más in­tere­san­tes cu­rio­si­da­des de es­te jo­ven san­tia­gue­ro de gran­des e in­ne­go­cia­bles sue­ños.

1.

Me en­can­ta co­ci­nar, y aun­que no lo ha­go con mu­cha fre­cuen­cia, cuan­do lo ha­go me en­cie­rro en una bur­bu­ja que me re­la­ja bas­tan­te. Los cor­tes de car­ne y las pas­tas es lo que me­jor me sa­le.

2.

Soy una per­so­na ma­ña­ne­ra, por más que quie­ra dor­mir en las ma­ña­nas, sin im­por­tar la ho­ra que me ha­ya dor­mi­do, a las 6:30 a. m. es­toy en pie.

3.

Es­te año me con­ver­tí en pa­dre de una her­mo­sa ni­ña lla­ma­da An­to­ne­lla, ya tie­ne 4 me­ses.

4.

Me gus­ta ver vi­deos en Youtu­be an­tes de dor­mir­me: His­to­ria, do­cu­men­ta­les, pe­ro so­bre to­do las vie­jas co­me­dias de Freddy, Cu­quín y Bo­ru­ga.

5.

Siem­pre tu­ve pro­ble­mas de so­bre­pe­so, no fue has­ta ha­ce un año que me so­me­tí a ci­ru­gía, una de las me­jo­res de­ci­sio­nes que he to­ma­do.

6.

Soy fanático de la For­mu­la1, Scu­de­ria Fe­rra­ri has­ta la muer­te.

7.

Dis­fru­to mu­cho un buen vino, y co­mo buen san­tia­gue­ro, tam­bién el ci­ga­rro. Es­tar en ca­sa con bue­na com­pa­ñía, prin­ci­pal­men­te fa­mi­lia­res y ami­gos muy cer­ca­nos.

8.

Al prin­ci­pio de cual­quier re­la­ción tien­do a ser un po­co ale­ja­do, re­ser­va­do y ca­lla­do, des­pués que hay con­fian­za: ¡la co­sa cam­bia!

9.

Amo lo que ha­go tan­to co­mo es­tar vi­vo. Es­pe­ro po­der se­guir dis­fru­tan­do de to­da es­ta ex­pe­rien­cia por mu­cho tiem­po más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.