Cap­pa­do­cia, Tur­quía

Ca­pa­do­cia, Tur­quía

Ritmo Social - - Ritmopersonal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Un pa­seo por la Lu­na en pleno pla­ne­ta Tie­rra. Es­ta re­gión his­tó­ri­ca pro­me­te trans­por­tar­te a un lu­gar fan­tás­ti­co don­de las ha­das tie­nen chi­me­neas y la pues­ta de sol vis­ta sub­te­rrá­nea.

Di­cen que la per­fec­ción co­mo tal no exis­te y que el úni­co per­fec­to es Dios; pe­ro si ha­bla­mos de sus crea­cio­nes, es­tas, sin te­mor a equi­vo­car­me, no son im­per­fec­tas. Es­ta afir­ma­ción la co­rro­bo­ré una vez más, al mo­men­to en que mis ojos se fas­ci­na­ron al ver uno de los lu­ga­res más her­mo­sos que pue­de ha­ber en la faz de la tie­rra. ¡Y pa­ra na­da exa­ge­ro! Ca­pa­do­cia es una re­gión se­mi­ári­da de Tur­quía cen­tral, que pro­yec­ta uno de los pai­sa­jes más des­lum­bran­tes de to­do el mun­do. ¿Por qué re­sul­ta ser alu­ci­nan­te es­tar allá? Por­que des­de que lle­gas, el asom­bro se apo­de­ra de ti al ad­mi­rar 50 ki­ló­me­tros que mues­tran, de una for­ma es­pe­cial, las ma­ra­vi­llas

de la ma­dre na­tu­ra­le­za. Su te­rri­to­rio es­tá con­for­ma­do por la con­se­cuen­cia de for­ma­cio­nes ro­co­sas al­tas con for­mas de co­nos que se agru­pan en el va­lle de los Mon­jes, Gö­re­me y otros si­tios, dan­do lu­gar al sur­gi­mien­to de “chi­me­neas de ha­das”.

Los cau­san­tes de apor­tar to­da la be­lle­za que tie­ne es­te gran­dio­so es­pa­cio son los va­lles, co­li­nas y ca­ño­nes que se de­jan con­tem­plar des­de las al­tu­ras con los co­lo­ri­dos glo­bos ae­ros­tá­ti­cos que la so­bre­vue­lan, sien­do es­te uno de sus ma­yo­res atrac­cio­nes. Em­pren­der un vue­lo ha­cia el fir­ma­men­to so­lo pa­ra vis­lum­brar las di­vi­ni­da­des que po­see es­te em­pla­za­mien­to, sig­ni­fi­ca una ex­pe­rien­cia má­gi­ca e inigua­la­ble. Por un se­gun­do, cie­rra tus ojos e ima­gí­na­te es­tar so­bre las nu­bes y que a po­cos me­tros es­tán tus ma­nos del cie­lo... pa­re­cie­ra una uto­pía, pe­ro es que es­tan­do en Ca­pa­do­cia to­do lo im­po­si­ble se vuel­ve reali­dad. A pe­sar de que es un po­bla­do pe­que­ño, es­te in­te­gra mu­chos lu­ga­res em­ble­má­ti­cos que va­len la pe­na vi­si­tar, co­mo lo es el Par­que Na­cio­nal de Gö­re­me, un área en la que pri­ma la ar­qui­tec­tu­ra de las cue­vas; en él se en­cuen­tra un mu­seo al ai­re li­bre que es­tá in­te­gra­do por 150 igle­sias y tam­bién hay sa­las de es­tar in­crus­ta­das en­tre las ro­cas. Asi­mis­mo, dos ciu­da­des sub­te­rrá­neas se lo­ca­li­zan en ella: De­rin­ku­yu y Kay­ma­kli. Al­re­de­dor de Gö­re­me se ubi­ca el Va­lle de la Ro­sa, lla­ma­do así de­bi­do a que sus ro­cas son de co­lor ro­sa­do, y hay que des­ta­car que es muy co­no­ci­do por ser un de los pun­tos más ca­lu­ro­sos en ve­rano y un des­tino vi­ní­co­la. Pa­ra los aman­tes de las aven­tu­ras, es­te des­tino les per­mi­te pa­sear en­tre sus cas­ti­llos me­die­va­les y, a su vez, per­der­se en­tre sus glo­rio­sos en­can­tos que, sin ne­ce­si­dad de men­tir, acor­tan has­ta la res­pi­ra­ción de lo su­bli­me y opu­len­tos que son.

Body and soul co­lum­nas rit­mo­gra­ma

Pue­den pa­re­cer ex­tra­ñas sus es­truc­tu­ras, pe­ro lo cier­to es que eso es lo que di­fe­ren­cia a Ca­pa­do­cia de otro lu­gar en el mun­do. Aun­que pa­rez­ca increíble, en ella po­de­mos en­con­trar so­fis­ti­ca­dos ho­te­les en­cla­va­dos en­tre las ca­ver­nas. Es por es­to y mu­cho más que en 1985, su ra­re­za y ma­jes­tuo­si­dad lo­gra­ron que fue­ra de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. Sin du­da al­gu­na, es­te lu­gar es el pa­raí­so en­tre ro­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.