FRA­SER CAMP­BELL

QUE UN ES­CO­CÉS PUE­DA IR POR EL MUN­DO LLE­VAN­DO LA CUL­TU­RA DEL WHISKY, RE­PRE­SEN­TA UN PRI­VI­LE­GIO, PE­RO PRE­DI­CAR LA MAR­CA CON LA QUE SE IDEN­TI­FI­CA, ES UNA VER­DA­DE­RA FOR­TU­NA.

Ritmo Social - - Sumario.entrevistas - en­tre­vis­ta Nat­ha­lie Her­nán­dez fo­tos Ju­lio Cé­sar Pe­ña lo­ca­ción y agra­de­ci­mien­tos Bar Lu­na, Re­nais­san­ce Ja­ra­gua

QUE UN ES­CO­CÉS PUE­DA IR POR EL MUN­DO LLE­VAN­DO LA CUL­TU­RA DEL WHISKY, RE­PRE­SEN­TA UN PRI­VI­LE­GIO, PE­RO PRE­DI­CAR LA MAR­CA CON LA QUE SE IDEN­TI­FI­CA, ES UNA VER­DA­DE­RA FOR­TU­NA...

El bri­llo en sus ojos al ha­blar de sus queha­ce­res de vi­da, lo de­la­ta. Po­ne al des­cu­bier­to a un hom­bre com­ple­ta­men­te enamo­ra­do y en­tre­ga­do a su mi­sión de vi­da: ir por el mun­do lle­van­do y ex­pli­can­do la cul­tu­ra del whisky de su na­tal Es­co­cia. A Fra­ser Camp­bell le bro­ta pa­sión por sus po­ros cuan­do con­ver­sa so­bre su ex­pe­rien­cia y la­bor co­mo em­ba­ja­dor glo­bal de Dewar’s. Sus pa­la­bras de­ve­lan la pro­fun­da ad­mi­ra­ción que sien­te (y que de he­cho afir­ma con sus pa­la­bras), por la mar­ca mis­ma y por quien co­men­zó a es­cri­bir la his­to­ria de un nom­bre de re­fe­ren­cia en el uni­ver­so de los es­pi­ri­tuo­sos: Tommy Dewar, pri­mer em­ba­ja­dor de whisky en el mun­do. Más allá de las pa­la­bras, es­tá su tra­yec­to­ria de vi­da y pro­fe­sio­nal. Fra­ser es­tu­vo die­ci­nue­ve años tras las ba­rras en dis­tin­tos paí­ses, “mez­clan­do” una de sus pa­sio­nes: la mi­xo­lo­gía, y has­ta allí le lle­ga­ron pro­pues­tas de di­ver­sas fir­mas, las que no con­si­de­ró en lo ab­so­lu­to, has­ta que Dewar’s lle­gó a él. En ese en­ton­ces se de­ci­dió a mi­sio­nar más allá de los ba­res.

SU LLE­GA­DA A DEWAR’S NO re­pre­sen­tó un cam­bio drás­ti­co en su queha­cer pro­fe­sio­nal. Más bien, es­to sig­ni­fi­có la con­jun­ción com­ple­ta de lo que ver­da­de­ra­men­te ama ha­cer en la vi­da. Él así lo afir­ma: “Mis pa­sio­nes en la vi­da son via­jar por di­fe­ren­tes paí­ses, los ba­res y los coc­te­les, y par­te de mis fun­cio­nes es fun­gir tam­bién co­mo bar­ten­der, por lo que no es tan di­fe­ren­te. Es­ta es más una com­bi­na­ción de to­das mis pa­sio­nes: ha­blar de Es­co­cia, ca­tar whis­kies, los coc­te­les, el bar… es un tra­ba­jo per­fec­to pa­ra mí”.

DES­CRI­BIEN­DO SUS FUN­CIO­NES CO­MO em­ba­ja­dor glo­bal de es­te pres­ti­gio­so des­ti­la­do, Fra­ser Camp­bell se mues­tra en­tu­sias­ta. “Nues­tra mi­sión es en­se­ñar a quie­nes tra­ba­jan en el mun­do de los es­pi­ri­tuo­sos, ex­pre­sar nues­tra pa­sión por lo que ha­ce­mos, mos­trar las crea­cio­nes de nues­tra mar­ca, lo­grar que pue­dan en­ten­der nues­tra esen­cia y trans­mi­tir­la has­ta nues­tro con­su­mi­do­res”, aco­ta con gran son­ri­sa.

TRA­YEN­DO A TOMMY DEWAR nue­va­men­te a la con­ver­sa­ción, es po­si­ble per­ca­tar­se de la si­mi­li­tud que exis­te es­pi­ri­tual­men­te en­tre es­tos dos ca­ba­lle­ros. Por ello, se pue­de en­ten­der a la per­fec­ción la ins­pi­ra­ción que fo­men­ta Tho­mas Ro­bert Dewar, en Fra­ser Camp­bell. “To­das las his­to­rias de Tommy son de ins­pi­ra­ción. Al igual que yo, él via­jó por el mun­do, pe­ro a di­fe­ren­cia de mí, en ese en­ton­ces sus he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción eran li­mi­ta­das, sin em­bar­go, trans­mi­tió el es­pí­ri­tu de Dewar’s más allá de Es­co­cia, y eso es inspirador. Él tu­vo dos pa­sio­nes: whisky y ga­lli­nas, y las mías son el whisky y gui­ta­rras, pe­ro creo que Tommy te­nía más pre­mios con las ga­lli­nas, que yo con la gui­ta­rra”, con­clu­ye a car­ca­ja­das. Con es­tas afir­ma­cio­nes se pue­de com­pren­der que no por for­tu­na la fa­mi­lia Dewar’s con­si­de­ra a Camp­bell su Tommy Dewar del si­glo XXI.

HA­BÍA CIER­TAS SI­MI­LI­TU­DES EN­TRE ELLOS. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te am­bos co­no­cie­ron el ca­mino del em­pren­di­mien­to. La his­to­ria de Tommy ya la co­no­ce­mos. Y en el ca­so de es­te em­ba­ja­dor de cla­se mun­dial, es pre­ci­so re­sal­tar que tu­vo la vi­sión de em­pren­der, co­fun­dan­do la pla­ta­for­ma The Glo­bal Bar­ten­der Ex­chan­ge, un me­dio con más de 150,000 miem­bros, que ins­pi­ra a los aman­tes de la coc­te­le­ría, al tiem­po que los ins­tru­ye y les in­di­ca de “opor­tu­ni­da­des de ba­rra”.

SIN DU­DAS, ES­TE CA­BA­LLE­RO DE AL­MA va­lien­te es un aman­te de los des­ti­la­dos, del mun­do de los es­pi­ri­tuo­sos y su his­to­ria. Y lo de­mues­tra tam­bién al re­co­rrer los pa­si­llos del co­ra­zón de las mez­clas de Dewar’s, Aber­feldy, en don­de él ase­gu­ra sen­tir­se re­la­ja­do, en un es­pa­cio que lo lle­na de paz y se­re­ni­dad. “Allí se res­pi­ra his­to­ria por do­quier, y pa­ra ex­pli­car la his­to­ria de Es­co­cia y la tra­yec­to­ria de la mar­ca, no exis­te me­jor lu­gar que es­te; es más au­tén­ti­co”, ex­po­ne. Y así, co­mo dis­fru­ta un tra­go de su es­pi­ri­tuo­so fa­vo­ri­to y los coc­te­les crea­dos con es­te, ex­pli­car el pro­ce­so de crea­ción de Dewar’s, e igual, com­par­tir sus ex­pe­rien­cias e his­to­rias, es al­go que de­lei­ta el al­ma de Fra­ser, por­que con ello trans­mi­te a otros su ra­zón de vi­da, la que sien­do muy jo­ven, des­cu­brió.

“TEN­GO EL TRA­BA­JO PER­FEC­TO PA­RA MÍ. SER EM­BA­JA­DOR GLO­BAL DE DEWAR’S ES LA CON­JUN­CIÓN DE MIS PA­SIO­NES”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.