PA­RA SI­BA­RI­TAS

Abou El Sid, Cai­ro

Ritmo Social - - Sumario.ritmo Personal - tex­to Pa­tri­cia Acos­ta fo­tos Fuen­te ex­ter­na

NOS TRASLADAMOS A EL CAI­RO, EN EGIP­TO, PA­RA CO­NO­CER LAS MA­RA­VI­LLAS GAS­TRO­NÓ­MI­CAS DE “ABOU EL SID”.

Si­tua­do en Za­ma­lek, un am­bien­te au­tén­ti­co y bohe­mio que cuen­ta con de­li­cio­sos y abun­dan­tes platos egip­cios. Sus platos son los más ex­qui­si­tos de to­do Egip­to, al­guno de ellos son : Foul con sal­sa de Tahi­na, Kos­ha­ri, Pa­lo­ma re­lle­na con arroz y Mo­lok­he­ya con co­ne­jo.

Los lu­ga­res con his­to­ria son fas­ci­nan­tes y es­te res­tau­ran­te no es la ex­cep­ción, Abau El Sid, co­no­ci­do co­mo "el maes­tro" era un hom­bre de es­ca­sos re­cur­sos y hu­mil­de, fa­mo­so por su ge­ne­ro­si­dad hos­pi­ta­la­ria y so­bre to­do por co­ci­nar los platos más ex­qui­si­tos; su co­ci­na era le­gen­da­ria du­ran­te el Im­pe­rio oto­mano, en El Cai­ro fa­ti­mí. Si tu­vie­ra que ele­gir las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa, se­lec­cio­na­ría los si­guien­tes platos: Tahi­ni, Bes­sa­ra, Pa­sas de lia­na re­lle­na con yo­gurt y dip de men­ta, Yo­gurt con Pe­pino y dip de men­ta, Foul Taa­me­ya con sé­sa­mo y Abou El ape­ri­ti­vo de Sid's Tray. De­bes pro­bar el Ke­bab, que es una de los platos tí­pi­cos de Egip­to más co­no­ci­do y con­sis­te en pin­chos mo­ru­nos de car­ne de cor­de­ro asa­do al car­bón que se sir­ve con mu­cho pe­re­jil. Una va­rian­te es la Ke­bab Hal-la, pla­to en el que los tro­zos de car­ne han si­do pre­via­men­te ade­re­za­dos con es­pe­cias, es­te es de­fi­ni­ti­va­men­te mi fa­vo­ri­to. La ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de Egip­to, ro­dea­da de paí­ses co­mo Palestina, Lí­bano y Si­ria, ha lle­va­do a una con­ju­ga­ción de ideas, per­so­nas y cul­tu­ras que in­flu­yen di­rec­ta­men­te en la co­ci­na del res­tau­ran­te, su de­co­ra­ción y sus platos.

Era tan cé­le­bre, que el sul­tán lo re­qui­rió pa­ra su co­ci­na, pe­ro an­tes de con­tra­tar­lo se dis­fra­zó de po­bre y vi­si­tó el ho­gar de Abou el Sid. Pa­só dos días en su ca­sa, ha­cién­do­se pa­sar por men­di­go y se des­lum­bró con la co­mi­da que le ofre­cía. Cuan­do de­ci­dió re­gre­sar al pa­la­cio, so­li­ci­tó la vi­si­ta del co­ci­ne­ro; cuan­do Abou el Sid lle­gó, el sul­tán le pi­dió que fue­ra su chef per­so­nal. Al pa­sar el tiem­po se sin­tió in­fe­liz con la vi­da en el pa­la­cio e in­ten­tó con­ven­cer al sul­tán de que lo de­ja­ra ir, pe­ro su so­li­ci­tud fue de­ne­ga­da, a cam­bio de su li­ber­tad ten­dría que des­ve­lar sus se­cre­tos cu­li­na­rios. Días des­pués lo­gró es­ca­par y com­pi­ló sus re­ce­tas en un li­bro y las es­con­dió en un lu­gar se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.