TA­CO­NES CER­CA­NOS

Ga­brie­la Lla­nos

Ritmo Social - - Sumario.ritmo Personal -

MI MA­DRE, ANI­TA, QUE ERA UNA SA­BIA,

nos ha­cía la si­guien­te re­co­men­da­ción a mi her­ma­na y a mí: “si se van a ca­sar que sea con una per­so­na in­te­li­gen­te, que a la be­lle­za uno se acos­tum­bra, pe­ro a la es­tu­pi­dez no”. Y así nos fue edu­can­do en el ar­te de la con­ver­sa­ción: el me­jor termómetro de las re­la­cio­nes de pa­re­ja (exis­ten mu­chos otros, igual de in­tere­san­tes, pe­ro que me­re­cen su pro­pia co­lum­na de opi­nión). Re­cor­dé es­ta fra­se de mi ma­dre mien­tras veía, con des­con­cier­to, la pe­lí­cu­la que ha vuel­to a jun­tar a Kea­nu Ree­ves y a Wi­no­na Ry­der des­pués de ha­ber de­mos­tra­do en cua­tro an­ti­guos éxi­tos de ta­qui­lla (es­pe­cial­men­te en Drá­cu­la) el “qui­mi­cón” que po­día sur­gir en­tre ellos pe­ro que aho­ra, plan­ta­dos en los cin­cuen­ta, no ha pa­sa­do de ser un le­ví­si­mo bur­bu­jeo qui­zás pro­duc­to de la mis­ma nos­tal­gia.

La pe­lí­cu­la que los une nue­va­men­te se lla­ma “Des­ti­na­tion Wed­ding” y se ven­de co­mo una co­me­dia ro­mán­ti­ca en la que es­ca­sean las ri­sas y el amor. To­do el pe­so del fil­me es­tá en la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta y sus eter­nas di­ser­ta­cio­nes so­bre la vi­da, que en al­gu­nos mo­men­tos sue­len ser tan abu­rri­das co­mo sen­tar­se a ver cre­cer el cés­ped, y en otros, los me­nos fre­cuen­tes, con­si­guen (en me­dio de un dis­cur­so pla­ga­do de ar­gu­men­tos) que res­ca­te­mos un par de fra­ses ge­nia­les que ha­cen que las dos ho­ras de diá­lo­go inin­te­rrum­pi­do me­rez­can la pe­na. Pa­ra mues­tra, la es­ce­na en la que la cá­ma­ra los en­fo­ca du­ran­te una vi­si­ta a unos vi­ñe­dos y co­mien­zan a des­po­tri­car so­bre “esos no­vios que se sien­ten tan es­pe­cia­les que no pue­den con­traer ma­tri­mo­nio en sus ciu­da­des na­ta­les”, y te obli­gan a in­ver­tir un fin de se­ma­na y una bue­na su­ma de di­ne­ro en un des­tino que no vi­si­ta­rías por mo­tu pro­prio a par­ti­ci­par de “ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas” que no te pa­sa­rían ni un mal se­gun­do por la ca­be­za. Kea­nu Ree­ves no es­tá muy fa­vo­re­ci­do en el pa­pel de Frank, un cí­ni­co des­creí­do del mun­do, del amor y de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, co­mo si pa­de­cie­ra de una es­pe­cie de As­per­ger que lo ha­ce tor­pe so­cial­men­te; un rol que le hu­bie­se ido co­mo a ani­llo al de­do a Woddy Allen (el neu­ró­ti­co por ex­ce­len­cia) pe­ro que con­vier­te a Kea­nu Re­ves en un bo­bo­lon­go con un sex appel igual a ce­ro. Sin em­bar­go Lin­say, el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Wi­no­na Ry­der (tan exa­ge­ra­da en sus ges­tos co­mo en aque­lla fa­mo­sa en­tre­ga de los Pre­mios del Sin­di­ca­to de Ac­to­res de Holly­wood), pa­re­ce caer ren­di­da an­te las ra­re­zas de ese hom­bre­tón de dis­cur­so des­afor­tu­na­do; aun­que los es­pec­ta­do­res no ter­mi­na­mos de iden­ti­fi­car si es por de­ses­pe­ra­ción (pa­re­ce la tí­pi­ca sol­te­ro­na que ve pa­sar su úl­ti­mo tren) “a un sal­to por biz­co­cho” que di­ría mi ma­dre y, por ello, le vie­ne bien, in­clu­so, es­te cin­cuen­tón fun­da­men­ta­lis­ta de la sol­te­ría.

En to­do ca­so, y tras dos ho­ras que por mo­men­tos re­sul­tan eter­nas, la pe­lí­cu­la in­vi­ta a la re­fle­xión y de­ja un sa­bor dul­ce co­mo men­sa­je. Lin­say le pre­gun­ta a Frank si no cree en la po­si­bi­li­dad de que dos per­so­nas con­si­gan en­ca­jar per­fec­ta­men­te y sin es­fuer­zos. Si bien no hay res­pues­ta, la pe­lí­cu­la de­ja cla­ro que esa po­si­bi­li­dad exis­te siem­pre y cuan­do te enamo­res de las neu­ras del otro. Una te­sis que com­par­to ab­so­lu­ta­men­te por­que soy de las que con­si­de­ra que son nues­tras ra­re­zas las que nos sin­gu­la­ri­zan, las que nos ha­cen úni­cos, es­pe­cia­les, las que nos de­fi­nen… Nues­tras com­ple­ji­da­des, nues­tras fi­lias y fo­bias, nues­tras ma­nías, lo que de­fen­de­mos u odia­mos a ul­tran­za, nues­tra ca­pa­ci­dad úni­ca de en­ten­der el mun­do. Si us­ted, mi que­ri­do lec­tor, con­si­gue enamo­rar­se de las ra­re­zas de otro (y de­pen­de de la ra­re­za, que es­ta­mos ha­blan­do de neu­ro­sis no de psi­co­sis) pro­ba­ble­men­te es­té alla­nan­do el ca­mino a la “lon­ge­vi­dad pa­re­jil” por­que, y es­to tam­bién lo de­cía mi ma­dre, los años ja­más me­jo­ran los de­fec­tos, al con­tra­rio, los acen­túan y los sub­ra­yan en ma­yús­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.