Ca­ro­li­na Adriana He­rre­ra

LA DI­REC­TO­RA CREA­TI­VA DE LA CA­SA DE FRA­GAN­CIAS CH

Ritmo Social - - Dinámica - Tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­to Fuen­te ex­ter­na

Su in­trín­se­ca re­la­ción con la mo­da pa­ra na­da es re­sul­ta­do de la ca­sua­li­dad... Por las venas de es­ta her­mo­sa mu­jer co­rre san­gre de una de las di­se­ña­do­ras más pro­mi­nen­tes del ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, Ca­ro­li­na He­rre­ra, quien ha for­ja­do un im­pe­rio que se ha man­te­ni­do por 37 años. ¿Se­rá cues­tión de suer­te que a su ter­ce­ra hi­ja le ha­ya to­ca­do lle­var de nombre y ape­lli­do la mis­ma com­bi­na­ción que tie­ne su ma­dre? Pues se­gún es­ta gran crea­ti­va de los di­se­ños, su vás­ta­go Ca­ro­li­na Adriana es “la au­tén­ti­ca Ca­ro­li­na He­rre­ra des­de que lle­gó al mun­do”. A pe­sar de que ca­da una por­ta un es­ti­lo y per­so­na­li­dad di­fe­ren­te, es­tas tra­tan de com­ple­men­tar sus ideas pa­ra ge­ne­rar pro­yec­tos asom­bro­sos. Es por es­to que su vas­to co­no­ci­mien­to so­bre la in­dus­tria de la mo­da, sin du­da al­gu­na, lo ha he­re­da­do del gus­to ecléc­ti­co de su ma­dre. De­bi­do a su de­di­ca­ción y per­fec­cio­nis­mo, se le con­fió la di­rec­ción crea­ti­va de la ca­sa de fra­gan­cias CH des­pués de años de co­la­bo­ra­ción con los per­fu­mes de la afa­ma­da firma. Des­de que era una in­fan­te, ella veía a su pro­ge­ni­to­ra crear sus pro­pios aro­mas, al mez­clar di­ver­sos acei­tes, por lo que fue apren­dien­do de lo ex­qui­si­to de ese ar­te. “Re­cuer­do muy bien cuan­do mi ma­má se po­nía a mez­clar esos acei­tes. Los íba­mos a com­prar a Bloo­ming­da­le’s… Su pri­mer per­fu­me de la mar­ca tie­ne la mis­ma fra­gan­cia que ella crea­ba”. No obs­tan­te, ella ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en otras áreas, co­mo la jo­ye­ría. En 2015, pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción: Fa­lling Jas­mi­ne, en coope­ra­ción con el ar­gen­tino Gri­llo De­mo. Asi­mis­mo, es la fun­da­do­ra de una tien­da-es­cue­la lla­ma­da Baby De­li, un con­cep­to in­no­va­dor que le brin­da a los ni­ños la opor­tu­ni­dad de apren­der un sin­nú­me­ro de co­sas me­dian­te ta­lle­res edu­ca­ti­vos, don­de se im­par­ten cla­ses de idio­mas, se ven­den li­bros y jue­gos edu­ca­cio­na­les. Tam­bién, los pa­dres pue­den ser par­tí­ci­pes de esa ex­pe­rien­cia, al com­par­tir con sus hi­jos y has­ta me­ren­dar co­mi­da or­gá­ni­ca con ellos en un am­bien­te to­tal­men­te eco­ló­gi­co. Ade­más, son ex­per­tos en la or­ga­ni­za­ción de even­tos in­fan­ti­les. Es­te no­ve­do­so es­pa­cio tie­ne lu­gar en Ma­drid, Es­pa­ña, don­de ella re­si­de jun­to a su es­po­so Mi­guel Báez y sus tres pe­que­ños hi­jos: Olim­pia, Mi­guel y Ata­lan­ta. A ellos los de­fi­ne co­mo su me­jor es­cue­la y al­go que he­re­dó de su ma­dre es su amor in­con­di­cio­nal por la fa­mi­lia. No ca­be du­das, que es­ta­mos fren­te a una mu­jer in­te­li­gen­te, mo­der­na y muy segura de sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.